Tiempo Libre

Claudio Arredondo post round con Alberto Plaza: “En la televisión hay debates como de kindergarten”

El actor conversó con Ciudadano ADN sobre cómo vivió el momento que fue ampliamente viralizado en redes sociales, y entregó su perspectiva de la crisis social que vive Chile.

0:00 / 0:00
Por Ciudadano ADN
Lunes 11 de Nov, 2019 - 12:48

Tuvo una semana altamente expuesta tras su comentado cruce con Alberto Plaza en el matinal "Bienvenidos", de Canal 13. De eso, y de cómo está enfrentando esta crisis social en su rol de artista, conversó el actor Claudio Arredondo con Ciudadano ADN.

"Yo soy un tipo muy impulsivo, entonces estaba Alberto Plaza y empezó a decir un par de cosas que para mí no eran correctas", recordó. "No eran las palabras que se tenían que escuchar en estos momentos, no digo que yo tenga la verdad. Yo venía en el bloque posterior y me metí antes, nomás", dijo sobre la conversación que fue ampliamente viralizada en redes sociales.

Arredondo cuestionó el nivel de debate que se da en los paneles televisivos. "En la televisión son como de kindergarten los debates. Ya, terminó él, te toca a ti. No intercambian ideas, es un discurso. Y parece ser que esta otra forma de entender una conversación no es muy bien vista", dijo después de su experiencia.

Asegurando "no tener nada" contra Alberto Plaza, "de su pensamiento quizás", ese día "me sentí muy solo, arrinconado, en ese matinal. Terminé tomando un vaso de agua y el único que se me acercó fue Gonzalo Müller". 

Al actor este estallido social le ha disparado memorias del Golpe de Estado de 1973, el que le tocó vivir de niño, según recordó. "Vivíamos en Apoquindo con Hernando de Magallanes. Venían los tanques a la casa de Allende, en Tomás Moro. Mi mamá me apretó la mano y me dijo 'no mires para atrás, camina, camina'. Cruzamos la calle y vino una balacera brutal", contó.

"Donde están las torres de Apoquindo, habían unos escombros, que eran el punto negro de Las Condes, ahí jugábamos. Pasaban autos disparando. Pasó una bala, yo me cagué ahí, me quedé como en blanco, un amigo se puso a llorar. De ahí para adelante los recuerdos que yo tengo son de llanto, de todo muy oscuro", rememoró el actor, agregando que "el otro día fui a ver un documental y ahí descubrí que me habían robado mi infancia".

Sobre el estallido actual, su opinión es tajante. "Se dice que 'a los estudiantes no se les puede disparar en el Metro'. A los estudiantes no se les puede disparar en ninguna parte. La cantidad de jóvenes que se están quedando sin un ojo es abismante y no he escuchado a nadie del gobierno decir nada. Escuchar al general Rozas decir que ahora van a cambiar el protocolo, es un escándalo mundial", sostuvo.

También criticó la cobertura televisiva de las movilizaciones. Para él, "dónde pones el acento es lo importante. Si hablas de diálogo y detrás de la pantalla hay saqueos, bombas molotov, perdigonazos, no estás llamando al diálogo. No es que mientan pero omiten. Está desbalanceado".

A la hora de vislumbrar una posible salida a la crisis, Arredondo expresó que "cualquier cambio va a pasar por el presidente, que es un empresario, es un tipo que compra acciones más que crea empresas. Y la gente quiere que todo pase por el cambio de la constitución, y es difícil pensar que Piñera vaya a hacer un cambio tan radical".

En su rol de artista, Arredondo expresó que "yo tuve la suerte de ser un privilegiado, pero la mayoría de mis colegas son contratados por lo que dura la teleserie. Tienes lagunas gigantes. Los números no dan. Si el sistema de la AFP fuera tan bueno, ¿por qué no están las Fuerzas Armadas?". Un rol que ha complementado con el de concejal por la comuna de La Florida, donde "he tratado de estar en las peleas lo que más pueda, a los concejos voy a todos, pero los concejales tenemos un rango de acción muy pequeño".

Ahora que Mega decidió dar por terminado su contrato en el área dramática, Arredondo se lo toma con calma: "Son necesidades de la empresa, él canal dijo que qué sacaba con tener actores contratados si afuera no se estaba haciendo nada. Yo tenía un contrato que cuando me lo ofrecieron no lo quería pero era la opción, nunca en mi vida había tenido un contrato indefinido, y me pagaban las cotizaciones y yo no entendía nada. Me decían 'es indefinido'. Yo respondía 'pero me pueden echar cuando quieran'. Es así en cualquier empresa. Yo lo veía venir, no estoy ni enojado ni sentido'", finalizó.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto