;

Un encargo con destino a España: todo lo que se sabe del caso de los dos funcionarios de la PDI detenidos en el aeropuerto por tráfico de drogas

El testimonio del pariente de un narcotraficante fue el que finalmente permitió conocer el rol del ex subcomisario Cristián Acevedo Bórquez y el exinspector Camilo Pastor Cárdernas, ambos expulsados de la Policía de Investigaciones (PDI).

PDI, 1024x576 jpg ok

PDI, 1024x576 jpg ok

Revisa la seccion lo ultimo

Por seguridad «de los propios imputados y por la materia en discusión». Esos fueron los argumentos expuestos por la jueza del caso para prohibir el ingreso de la prensa al proceso por el que el ex subcomisario Cristián Acevedo Bórquez y el exinspector Camilo Pastor Cárdernas, ambos de la Policía de Investigaciones (PDI) están siendo formalizados tras ser aprehendidos en el marco de una investigación por tráfico internacional de drogas.

Hasta la jornada de este lunes, lo que se conocía de los dos policías era que colaboraban con el transporte y suministro de dos sustancias ilícitas: cocaína con destino a Europa y MDMA que llegaba a Chile. Una nota del diario La Tercera dio cuenta que la Brigada Antinarcóticos (Briant) de la propia policía civil vio que gran parte de las transacciones se realizaban en el Aeropuerto Arturo Merino Benítez. Lo que no descubrieron fue que había un agente encubierto y otro oficial de guardia que colaboraban con el narcotraficante.

Hubo un delator, un hombre de iniciales F. E. M. J, cabo segundo del Ejército y familiar del principal imputado del caso, quien contó su versión de los hechos, lo que pudo ser constatado a tal punto que cámaras de seguridad del Aeropuerto mostraron cómo los expolicías incluso habían llegado con la carga hasta el terminal. 

El pariente del principal imputado fue interceptado por la policía en 14 de octubre pasado, en el Aeropuerto de Santiago: venía de Madrid, España, con 20.254 comprimidos de MDMA. Al momento de la aprehensión, aseguró que solo era un colaborador, que había un tercero implicado y que quería colaborar: y si bien no nombró a los expolicías, sí dio luces sobre la forma en la que los expulsados PDI habían colaborado.

El delator aceptó la propuesta de un cercano a su familia: viajar a España con todo pagado, lo que fue confirmado para el 29 de septiembre. Había una única condición: tenía que llevar una maleta. Lo relató así:

“Él no me pasó la maleta, pero el día del viaje vino un Uber a buscarme a mi casa y cuando llegamos al aeropuerto él me pasó la maleta (…) Una vez dentro del aeropuerto, él (el familiar) se contactó conmigo por WhatsApp, para señalarme que tenía que ingresar a un baño ubicado en la zona de embarque internacional y que ahí adentro encontraría un bolso y que simplemente tenía que sacar lo que tenía dentro para introducirlo a la maleta que me había entregado el chofer”.

A minutos de abordar, pensó que recular «podría ser peor», por lo que resolvió seguir.

El que había dejado la droga en el baño fue el exinspector Pastor Cárdenas: ese día de septiembre, empezó sus labores a eso de las 16:50 horas. Luego, alrededor de las 19:45 horas, entró al terminal internacional portando «una mochila de color negro, la cual se observa con un peso considerable», de acuerdo a la carpeta de investigación, citada por el medio antes mencionado.

Minutos después, se reunió con el ex suboficial Acevedo. Entraron por la guardia de la Brigada Antinarcóticos del Aeropuerto por la puerta de funcionarios, subieron al tercer piso y minutos después, Pastor Cárdenas entró al baño a dejar el paquete.

El tribunal dispuso que los imputados quedaran «en tránsito» (detenidos) hasta que se resuelva la solicitud de arresto domiciliario total hecha a la Corte de Apelaciones de Santiago.

Contenido patrocinado

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen vivo

ADN Radio
En vivo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Ciudades

Elige una ciudad

Compartir

URL copiada al portapapeles

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad