;

Emotivo homenaje y profunda batuta en la Sinfónica Nacional

La agrupación estatal recordó al importante compositor chileno León Schidlowsky, fallecido el año pasado, en un heterogéneo programa dirigido por Lautaro Mura.

Orquesta Sinfónica Nacional

Orquesta Sinfónica Nacional

Revisa la seccion lo ultimo

Una de sus fechas más especiales de la presente temporada vivió la Orquesta Sinfónica Nacional de Chile el pasado fin de semana. Por un lado, por la presencia en el podio del director chileno Lautaro Mura, quien ha desarrollado una interesante carrera en Alemania en base a la nueva música, y que además hizo un motivante concierto el año pasado junto a la Orquesta de Cámara de Chile.

Y luego, por incluir un homenaje al fundamental compositor chileno León Schidlowsky, fallecido en octubre del año pasado. Este consistió en el estreno de uno de sus tantos frescos sinfónicos aun sin ser interpretados, en este caso ‘In Memoriam György Ligeti’, escrita en 2006 por motivo del deceso del compositor húngaro, a quien Schidlowsky sin duda admiraba como un nombre que estableció nuevos modos de ver el modernismo musical. Y no olvidemos que este año es además el centenario de Ligeti.

La obra se inicia con un segmento en divisi por parte de los vientos, seguido por un pasaje análogo en las cuerdas, donde explora el color ligetiano, aludiendo a las obras sesenteras «micropolifónicas» del húngaro. Y luego da paso a un desarrollo donde aflora la propia voz de Schidlowsky, con fulgurantes glissandi en cuerdas, arpa y teclados, contrastes que otorgan dramatismo, deviniendo todo en un vívido clímax sonoro. Mura guió compenetradamente a la orquesta para resaltar todo el valor de esta música. Ante los aplausos levantó la partitura para dar crédito al recordado compositor, en lo que fue un emotivo gesto.

ADN

Lautaro Mura

Rápidamente, la Orquesta Sinfónica Nacional se encogió para interpretar la atemporal, y siempre chispeante Sinfonía No.35 «Haffner» de Wolfgang Amadeus Mozart. Un cambio de estilo que demuestra el amplio espectro de repertorio de la orquesta. Director y músicos mostraron una interpretación llena de energía, de brillo, y que nos entregó nuevas luces sobre las tremendas capacidades de Mura en la batuta.

El cierre de este programa era algo así como un imperdible del año. Desde 1967 que no se ejecutaba en Chile la rapsodia orquestal «Taras Bulba» (1918) del compositor checo Leos Janácek, autor que lamentablemente no se oye tan a menudo en nuestro país, pues su música es atractiva e increíblemente bien hecha.

Inspirado en la novela homónima de Nikolai Gogol, sus tres movimientos se caracterizan por el desenvolvimiento vertiginoso de su material, el cual va cambiando velozmente. Su orquestación es rica en color y en cuanto a tratamiento rítmico. Un gran acierto de la OSNCH en programar esta obra tras más de cinco décadas, y la loable labor de Mura en extraer las riquezas de esta impactante pieza.

Ahora, Lautaro Mura se queda en Chile, ya que dirigirá al grupo alemán Kommas Ensemble y la Sinfónica U. La Serena, como parte del festival de música contemporánea Musicahora (www.musicahora.cl), que se desarrollará en La Serena, del 4 al 8 de septiembre.

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen vivo

ADN Radio
En vivo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Ciudades

Elige una ciudad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad