Música

El minimalismo a la chilena de Katherine Bachmann

La compositora conversó con ADN sobre los variados proyectos musicales en que participa, que incluyen estrenos por diversas orquestas del país.

@Romina Urra
Por Álvaro Gallegos
Jueves 23 de Jun, 2022 - 17:54
Actualizada el Jueves 23 de Jun, 2022 - 18:09
Compartir

La corriente estética del minimalismo musical, desarrollado en Estados Unidos de la mano de compositores como Steve Reich, Philip Glass o Terry Riley, nunca tuvo un impacto muy profundo en la composición chilena.

Por lo mismo, no es habitual encontrar creadores nacionales que carguen con esa influencia, pero entre esas excepciones se cuenta el trabajo de la compositora Katherine Bachmann (originaria de Valdivia, nacida en 1983), quien se va consolidando en el actual escenario de la música chilena, ya que su nombre comienza a aparecer en distintos escenarios y proyectos discográficos.

En lo inmediato, una de sus piezas más difundidas, “Caos” para orquesta, se escuchará en la temporada de la Sinfónica de Antofagasta, los días 7 y 8 de julio. En conversación con ADN, la compositora formada en Valparaíso, pero radicada en Santiago, manifiesta que “se nota una apertura a la nueva música por parte de las orquestas chilenas en los últimos diez años”.

Sobre la pieza, indica que “la compuse en el 2008, inspirada por el momento personal que estaba viviendo, una época muy difícil y caótica, de ahí el nombre. La música fue saliendo de manera natural, pero no refleja el título de manera directa, no tiene elementos aleatorios, es una escritura tradicional”, agregando que “compongo siempre sintiendo que la música resultante me gusta, sin nada tan programado ni planificado”.

Acerca de su estilo, afirma que “la tendencia minimalista en mi música no fue algo que yo buscara, se dio de forma natural cuando empecé a componer, porque yo venía del mundo de la música popular, concretamente el rock, y cuando ya llevaba varias composiciones, la gente me empezó a decir que sonaba a minimalismo, y ahí empecé a investigar a esos compositores”.

La compositora integró por diez años la banda Cajistas Rectangulares como bajista, y ve una conexión directa entre minimalismo y el rock: “El minimalismo tiene eso de repetir patrones, de sacarle el máximo provecho a una célula musical; por otra parte, pienso que el rock sigue siendo muy vigente hoy, y eso es porque es muy de piel y transversal para la gente”.

Bachmann es también es activista feminista, y ha participado en varias organizaciones. Además integra Resonancia Femenina, un colectivo de compositoras dedicado a apoyar la composición con una perspectiva de género, de donde han surgido conciertos temáticos, discos y la realización anual del Festival Leni Alexander, en homenaje a quien fuera una figura líder de la vanguardia chilena del siglo veinte.

“Con Resonancia vamos a lanzar este un año un disco de paisajes sonoros de diez compositoras”, reveló, “se titula “Hui-Sound”, porque los sonidos fueron grabados en el Fiordo de Huinay, a la altura de Chiloé, por el continente. Yo aporto la obra “Bosquemar”, con sonidos grabados del bosque y el mar, más piano y violín”.

Proyectos recientes incluyen haber compuesto obras para la Orquesta Infantil de Vitacura (“El Reloj”) y la Orquesta Juvenil de Vitacura (“Laberintos”), ambas dependientes de la Corporación Cultural de esa comuna. Al respecto, comenta que “es todo un desafío hacer obras extremadamente sencillas para que sean tocadas por los más jóvenes, y que a la vez mantengan una coherencia musical”.

También últimamente dio forma a su primera obra con voces. Se trata de “Raíces”, sobre texto de Gabriela Mistral. “La compuse para la Orquesta de Mujeres de Chile, más coro femenino”, explicó, “y es un proyecto que será grabado junto a otras obras de María Carolina López, Amalia Garay y Yoseline González“.

Por último, Bachmann se mantiene ocupada en la que es probablemente su empresa más ambiciosa: “Estoy trabajando una obra para la Filarmónica de los Ríos, inspirado por el terremoto de Valdivia de 1960. He estado trabajando con una sismóloga, ya que quería datos científicos, y eso traducirlo en música en base al registro del sismograma. Llevo más de tres años en este proyecto”.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto