La Roja

La Roja Femenina en Tokio 2020: Más que un penal

Repasamos el segundo partido de la Selección Chilena frente a Canadá.

Getty Images
Por Rocío Ayala
Domingo 25 de Jul, 2021 - 17:16
Compartir

Ya no solo podemos decir orgullosamente que la Selección Chilena Femenina disputó por primera vez unos Juegos Olímpicos, sino que también gritamos todos y todas su primer gol. El nombre de Karen Araya ha quedado impreso en la historia.

La goleadora de Santiago Morning siempre recuerda sus inicios en el fútbol en “Las mascotas”, equipo que creó su mamá en Puente Alto para que ella pudiera jugar. Yo también quiero hacerles mención porque es importante resaltar a quienes han creído en nosotros, y más valor tiene en este caso, porque en ese tiempo una mujer futbolista era algo impensado en nuestra sociedad.

Esto no se trata de celebrar victorias morales, sino de destacar hitos históricos. Es fácil exigir una medalla sin saber en qué momento estamos. Hace solo 13 años que existe el torneo oficial de mujeres en nuestro país, con Everton como las primeras campeonas. Hace nueve que Colo-Colo levantó la única Copa Libertadores que tiene el fútbol femenino chileno. Hace tres años que la Roja quedó subcampeona de la Copa América y consiguió clasificar al Mundial de Francia. Recién hace dos que Santiago Morning se convirtió en el primer equipo en realizar contratos profesionales. Hace uno que el cuadro albo y Universidad de Chile siguieron sus pasos, posteriormente se sumarían Palestino y Fernández Vial con algunas contrataciones remuneradas. 

Con estos antecedentes, ¿Cómo no sentir orgullo de la Roja Femenina que se está midiendo contra las mejores del mundo, primero en la Copa del Mundo y ahora en los Juegos Olímpicos? ¿Cómo no emocionarse con que Chile convirtió su primer gol en la cita de los anillos y que aún hay chances de pasar de fase?

En lo futbolístico, a mí parecer la Roja se vio mejor que contra Gran Bretaña, porque en ese partido prácticamente no llegaron al arco rival. Con el cambio de esquema que propuso el DT José Letelier, se intentó mejorar la generación de juego, que se vio en el primer minuto con una llegada de María José Urrutia, pero que se retomó recién hasta después del primer gol de Canadá. 

En lo defensivo, se tardaron en mecanizar los movimientos y cómo posicionarse para cerrar los espacios, tanto así que en los primeros minutos la central Kadeisha Buchanan anotó el primero, que fue anulado debido a una mano. La idea se centró en anular a la histórica Christine Sinclair, que no se vio en el partido. Sin embargo, el protagonismo se lo llevó Beckie, que junto a Prince y después Rose, generaron peligro por las bandas. 

Destacar en Chile la garra de la línea defensiva compuesta por Pardo, Guerrero y Sáez, que físicamente se pudieron ver superadas a ratos, pero aún así se las arreglaron para trabar y hacer sentir incomodas a las octavas del ranking FIFA. Alabar la entrega de María José Urrutia y Daniela Zamora, que a pesar de que no han tenido muchas pelotas profundas para aprovechar frente al arco rival, han luchado para recuperar balones e iniciar jugadas. Un capítulo aparte para Karen Araya, que no solamente tuvo la jerarquía para anotar un gol histórico, sino que su entrega en la mixtura de funciones defensivas y ofensivas fue esencial.

Han sido unos Juegos Olímpicos ingratos para la capitana Endler, que no se ha podido lucir con tapadas increíbles ni tampoco se ha visto tan segura como en otros partidos. Lamentablemente ha tenido un pequeño grado de responsabilidad en un par de goles. En este duelo, no se vio cómoda a Rosario Balmaceda, que está acostumbrada a jugar más como puntera que como volante. Mientras que Yanara Aedo como enlace no pudo marcar la diferencia con pases filtrados, ya que adelante tenía a jugadorazas como Buchanan y Zadorsky. Sería ideal tener más suelta a Yessenia López, que ha estado concentrada en frenar jugadas más que crearlas y no se ha podido aprovechar su inteligencia que la hace distinta. Finalmente, el capítulo de los cambios tardíos se repite, ojalá le den más minutos de confianza a Yenny Acuña, que talento lo sobra para ayudar a crear peligro. 

Chile en Tokio 2020

Chile tuvo una actitud diferente, con el maldito travesaño de María José Urrutia quedó la sensación que merecíamos algo más. El fútbol en general está intoxicado con la idea de no perder, pero en el femenino y sobre todo en Chile va más allá, se cree que lo más importante es no ser humillados. Para este partido que queda contra Japón hay que borrar ese miedo, si quieren seguir con posibilidades de continuar en los Juegos Olímpicos solo sirve ganar y la Roja Femenina tiene talento de sobra, quizás los años de experiencia nos juegan en contra, pero estoy segura que nadie tiene más pasión que nosotros.

El ansiado gol que estaba atorado en la garganta ya se desbloqueó, ahora vamos por la primera victoria histórica. Después crucemos los dedos para que se nos den los otros resultados.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto