Tiempo Libre

Benjamín Vicuña y “Pacto de fuga”: “Pueden ser delincuentes o héroes. La película no adoctrina”

El actor de la película, cuyo postergado estreno llega por fin este 23 de enero, la analizó en Ciudadano ADN, junto al estallido social y a su rol en la próxima teleserie de Mega.

0:00 / 0:00
Por Ciudadano ADN
Viernes 17 de Ene, 2020 - 13:23

Su estreno original fue suspendido en octubre, a raíz del estallido social. Pero este jueves 23 de enero por fin verá la luz en salas de cine "Pacto de fuga", película dirigida por David Albala e inspirada en la fuga masiva de 49 presos políticos de la Cárcel Pública de Santiago, quienes cavaron un túnel con elementos como cucharas y destornilladores, en pleno fin de la dictadura de Augusto Pinochet. Para conversar sobre el filme, Ciudadano ADN recibió a uno de sus protagonistas: Benjamín Vicuña.

"Hoy la película cobró un nuevo sentido", asegura el actor, tras el drástico cambio que ha vivido el país en tres meses. Antes, según contó, "le estábamos tratando de sacar el bulto al tema político, diciendo que es una película de acción. Pero los protagonistas, más allá de escaparse, hablan de este Chile que regresó a la democracia pero no está cambiando en nada. Los temas son los que tenemos hoy en la calle".

En "Pacto de fuga", Vicuña interpreta a León Vargas, un ingeniero y líder de la fuga, aunque "es una película coral, estamos casi todos los actores de Chile", como Roberto Farías, Amparo Noguera, Francisca Gavilán, Diego Ruiz y Patricio Contreras, en una historia "grupal, de superación y de solidaridad, donde para ellos escapar era un deber".

Una cinta que requirió "un súper esfuerzo", de tres meses de filmación, que incluyó un entrenamiento de 10 días para los actores en Catapilco, con Raúl Blanchet, uno de los miembros del Frente Patriótico Manuel Rodríguez que protagonizó la fuga, y que falleció en 2019. "Lo tenemos como uno de los ángeles de esta película". Con su experiencia, lograron retratar la fuga de estos 49 presos, cifra que Vicuña subraya. "Es bien bonito, porque se podrían haber escapado 6, los líderes, pero abrieron esto. Y eso fue una provocación para Gendarmería".

Sin embargo, Vicuña tiene claro que se trata de personajes que "el público puede decir ‘para mí son delincuentes, para mí son héroes'", pero 'la película no adoctrina, no tiene una bajada de línea, sino que instala el tema. Y David Albala es un súper director, que tiene una formación gringa. Es una película de género, corre bien, es rápida. No es una película política".

Para Vicuña, filmar con el director, que vive en situación de discapacidad, es "súper inspirador. Desde su silla de ruedas tiene un liderazgo y una fuerza impresionantes. Me acuerdo de decirle en las filmaciones 'sabes, estoy raja', y me contestaba 'sabes qué, yo me levanté dos horas antes de ti para vestirme y ducharme, y me voy a demorar dos horas más en acostarme'. Desde ese lugar de fuerza y compromiso con su historia, nos pusimos todos a las órdenes de este súper director".

Además, el actor acaba de terminar las filmaciones de la serie "Inés del alma mía", basada en la novela de Isabel Allende, producida por Turner, Amazon y Televisión Española, y estará en Chile hasta mayo, encabezando el elenco de la próxima teleserie nocturna de Pablo Illanes en Mega, junto a un elenco donde también forman parte Gonzalo Valenzuela, Paz Bascuñán y Andrés Velasco. Aclaró que "no es una teleserie sobre el estallido social ni mucho menos, pero te tienes que hacer cargo de lo que está pasando", adelantando que "es un thriller psicológico sobre el secuestro de un niño y yo soy el papá".

"Estoy feliz de estar en Chile. Mucha gente me dice ‘justo ahora’, pero es un momento para no esquivar el bulto", expresó el actor, que también está a cargo de sus salas de teatro Mori. "También esto se padece, hemos tenido que cerrar, despedir gente, es muy duro, pero uno entiende que estamos subordinados a una movilización mucho más grande". El estallido social, dice, le parece "legítimo" y "algo que sí se veía venir, quizás no en la forma pero sí en años y años de abuso, indignación y rabia. Chile maduró 20 años en estos últimos dos meses". Sin embargo, espera que "ojalá que no nos pase lo que pasó en Argentina, la famosa grieta, de pensamientos opuestos que son irreconciliables. Si uno es optimista esto debería servir para que Chile fortalezca su democracia".

Desde su rol, ahora mira hacia el futuro, pensando en que las películas y series sobre este estallido "se van a hacer antes de lo que pensamos. Ya está cambiando el eje de las producciones y las historias. El cine chileno tiene esa misión que es contar nuestra historia, nuestros orígenes, nuestra identidad. Nos sirve para reflexionar. Y ahí está la importancia de "Pacto de fuga", hoy más que nunca".

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto