Televisión

“Ciudadano a pata” y un viaje retro a la televisión cultural: Desde “Mundo” y “Creaciones” hasta “Informe especial”

En la columna sobre patrimonio y gastronomía de Ciudadano ADN, Mario Cavalla recordó los más emblemáticos programas culturales, periodísticos e incluso de cocina, como el recordado “Cocinando con Mónica”, desclasificando la verdadera razón del seudónimo de la fallecida Mariana Salinas.

Por Ciudadano ADN
Viernes 22 de May, 2020 - 20:09

“Ciudadano a pata”, la columna sobre patrimonio y gastronomía de Ciudadano ADN, hizo un viaje a la era dorada de la televisión, a propósito de la conmemoración de los 33 años de la muerte del emblemático periodista científico Hernán Olguín.

El periodista Mario Cavalla recordó que, en la década de los 80, el Consejo Nacional de Televisión impuso, a los cuatro canales de televisión abierta existentes, dos horas de producción cultural los días jueves. El bloque que se denominó “Franja cultural” motivó, además de la compra de series extranjeras de gran calidad como la recordada “Cosmos” de Carl Sagan, varios programas de producción propia.

Así surgió en las pantallas de Canal 13 el programa “Mundo”, donde Hernán Olguín “nos abrió los ojos con su camarita y nos mostró cosas tan cotidianas hoy y tan mundanas, como que el microondas y los cierres velcro provenían de la tecnología espacial, la manipulación genética para escoger el sexo de un hijo, o la tecnología de las zapatillas. Estábamos todos los jueves pegados al televisor”, recordó Cavalla sobre el legado del periodista fallecido en 1987, con solo 37 años de edad.

Otra figura de la televisión ochentera recientemente fallecida es Mariana Salinas, del clásico “Cocinando con Mónica”. Y mientras mucha gente pensaba que Mónica era su nombre verdadero, Cavalla desclasificó por qué escogió llamarse Mónica. “Cuando ella hizo unos cursos de televisión en la Universidad Federico Santa María, un profesor le dijo, por qué no pruebas con el nombre Mónica, me suena mucho más directo”. Fue el apodo que dio origen a un programa propio “de la televisión de aquellos tiempos, lo más cercano a la construcción de un plato en 4-5 minutos, y un tremendo aporte a todo lo que vino después en gastronomía en  televisión”. Cavalla recordó además que “Mónica” era, además, la tía del conocido periodista deportivo Eugenio “Keno” Salinas.

Dentro de los programas importados, también fue emblemática la serie animada francesa “Érase una vez… el hombre”, cuya producción tomó casi 6 años después de realizarse, para permitir la intervención de historiadores, científicos, antropólogos y filósofos. Fue exhibida en Chile a fines de 1981 y comienzos de 1982, marcando una época. “Lo entretenido es que te lo explica en fácil”, contó Cavalla, quien recordó que el capítulo dedicado a la Revolución Rusa no se exhibió en Chile, por razones obvias. “En la versión en fascículos tampoco iban incluidas las páginas dedicadas a la Revolución”, rememoró el periodista.

Volviendo a la Franja Cultural de los jueves, otros programas clásicos fueron “La tierra en que vivimos” de TVN y “Al sur del mundo” de Canal 13, cuyo enfrentamiento generó “la guerra de los programas de naturaleza y ecológicos”. Ambos continuaron durante los años 90: mientras el de TVN mantuvo su línea, el de Canal 13 giró hacia mostrar tradiciones culturales y oficios, un sello similar al que tuvo en TVN Paul Landon en los 90.

Los años 80 también hicieron espacio para la música folclórica. Ahí destacó “Chilenazo”, de Canal 11, conducido por Jorge Rencoret y con la dirección musical de Miguel Zabaleta, presentando distintas representaciones folclóricas de todo Chile. La canción más famosa que surgió en el programa fue “Noticiero crónico”, de Oscar Andrade. Otros que brillaron en el espacio fueron Florcita Motuda y Patricio Manns, que años más tarde ganaría la competencia “Una canción para el invierno”, de “Martes 13”.

Los domingos por la mañana, en tanto, eran de “Creaciones”, programa cultural de Canal 13 que “te involucraba en la historia del ballet y la ópera con este hombre maravilloso que era Jorge Dahm, que dibujaba muy bien también, era como el Profesor Rossa”, según lo recordó Cavalla. Su compañero era justamente un dibujo de su creación: el ratón Roscapumpa, que adquiría diversas personalidades según el músico o tema al que estaba dedicado cada programa. Así, “a través de la ilustración te iba sumergiendo en el mundo de la música docta”, contó el columnista sobre un programa que “cuando fallece Jorge Dahm ya no fue lo mismo”.

“Teleduc” era otro clásico de las mañanas de Canal 13, ofreciendo diversos cursos de educación a distancia. Cavalla recordó que en el bloque llegó incluso a haber un “Condorito enseña francés”. Un poco más atrás en el tiempo, en el mismo Canal 13 pero a fines de los años 70, estuvo “Un millón para el mejor”, pionero en los programas de concursos, conducido por Javier Miranda y dirigido por Gonzalo Bertrán. El espacio contaba con “participantes expertos en temas específicos, como Beethoven, la Edad Media o Platón, a los que un jurado les hacía preguntas dificilísimas. Además un millón de pesos en ese tiempo era una fortuna”, recordó Cavalla. Sin embargo, cuando ocurre un incidente de filtración de las preguntas a través de uno de los jurados, “fue un escándalo”, que terminó para siempre con el espacio.

Ya entrados los años 90, Canal 13 estrenó “Contacto”, con la conducción de Mercedes Ducci. Un programa periodístico que tuvo su origen en TVN durante la década anterior con “Temas”, donde la conductora presentaba todo tipo de reportajes y encuestas callejeras. Llegados los 90, todo ese equipo se cambia al en ese entonces canal católico, creando el espacio de reportajes que se volvió emblemático de la estación.

Una importancia similar a la que alcanzó “Informe especial” de TVN, que nace en los 80 con su formación original: Santiago Pavlovic, Marcelo Araya, Alipio Vera y Guillermo Muñoz, impactando al Chile de la época con reportajes como el del Sida “cuando era sentencia de muerte y no existía la posibilidad de que las personas llevaran una vida normal, como ahora”. Su capítulo de mayor rating fue la entrevista de Marcelo Araya al agente de la DINA Michael Townley, “en una época en que se hacia un periodismo duro, activo, investigativo. Llegaron al personaje luego de una trastienda larguísima. Alguna vez hablé con Marcelo Araya sobre el proceso, y eso da para un libro”, contó Cavalla.

“La gente no es tonta, está ávida de contenidos y en la manera que les entregues buenos contenidos los va a acoger de buena manera”, comentó el columnista como reflexión final a un recorrido por una televisión de antaño de la que quedan solo recuerdos.

Por último, “Ciudadano a pata” entregó sus tradicionales datos de delivery a cargo de emprendedores para sobrellevar mejor estas semanas de confinamiento. “Ensaladas a luca” y la comida árabe del restaurante Karim. Ambos están presentes en Instagram y son buenas opciones para “alimentarse rico, sano y barato”.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto