Política

“Pase lo que pase el 4 de septiembre, Chile ya cambió”: así fue el discurso de cierre del vicepresidente Gaspar Domínguez

El segundo al mando de la mesa directiva destacó la historia de Chile, el estallido social, la solidaridad y la posición de la naturaleza en la propuesta de nueva Constitución.

Por Diego Bravo
Lunes 04 de Jul, 2022 - 11:30
Compartir

Poco después de las 10:30 de este lunes comenzó el cierre del trabajo de la Convención Constitucional. Tras la presentación del himno nacional a cargo de la Fundación de Orquestas Juveniles e Infantiles (FOJI) de Chile, el primero en dedicar palabras al ente redactor y al proceso mismo fue el vicepresidente de la última mesa directiva, el médico rural Gaspar Domínguez.

Parte de la alocución del vicepresidente estuvo en la diferencia generacional y cómo esta incidió en el cambio de perspectiva desde el estallido social: “Quienes tenemos menos de 40 años creíamos que la democracia estaba dada. Pero no fue sino hasta octubre de 2019 que yo entendí que la democracia hay que cuidarla. Y cuidarla es difícil, requiere de un gran esfuerzo, y Chile decidió encausar esta profunda crisis política a través de un proceso democrático, inédito, sin recetas. Y aquí estamos, justo un año después de haber empezado. Mostrando al mundo que somos una república madura”.

Luego, refiriéndose al texto mismo de propuesta constitucional, destacó el lugar medular que tiene la naturaleza, con la crisis climática como tema central en los diálogos internacionales. Y así, destacó luego la solidaridad: “Somos una pieza en un sistema más grande. Nos necesitamos. Dependemos el uno del otro. Por eso esta nueva Constitución no podría sino acoger y resguardar a todas las personas con relaciones más justas y solidarias”.

“Pase lo que pase el 4 de septiembre, Chile ya cambió. Es un impulso que nació y se ha vuelto realidad. La herencia de este proceso marca un nuevo estándar para esta sociedad, en que ya sería inaceptable pensar, por ejemplo, sin paridad o sin participación popular. También volvieron a nuestras casas, a nuestras conversaciones, los temas de educación cívica. Hemos vuelto a hablar de lo que queremos avanzar. No podemos volver atrás”, añadió luego.

Otro asunto destacado por el vicepresidente Domínguez fue la historia de Chile: “No es fácil sanar las heridas de un país que tiene historias y memorias como la nuestra. Pero no es imposible. Esta Convención se disuelve, pero no es el principio ni el fin de un proceso”.

“Les invito no sólo a debatir para ganar, sino más bien a escuchar para entender al otro y encontrarnos. Les invito a esa gran conversación que nuestro país necesita”, agregó luego.

Casi hacia el final del discurso, hubo un momento donde recibió una ovación, y fue cuando hizo referencia al himno, al escudo y a la bandera nacional: “El artículo 13 de esta propuesta dice: Son emblemas nacionales de Chile la bandera, el escudo, y el himno nacional. Y es algo que nos enorgullece. Pero amar la patria es mucho más que los emblemas, es amar y respetar a las personas que la componen, y este respeto es darle al pueblo la soberanía para escribir sus propias reglas, el poder de definir su futuro. Escribir una constitución democrática, que fortalezca la protección de los derechos, es un profundo acto de patriotismo”.

Puedes revisar el discurso a continuación.

El texto lo puedes revisar aquí.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto