Novedades

Graciela Muñoz: paisajes sonoros y mucho más

La compositora estrenará una nueva obra en el marco del Festival “Darwin Vargas” de Valparaíso, que se desarrolla del 11 al 15 de octubre, y conversó con ADN acerca de este y otros proyectos creativos.

Graciela Muñoz
Por Álvaro Gallegos
Sábado 09 de Oct, 2021 - 08:01
Compartir

En su trabajo se conjugan la escritura instrumental, registros sonoros de la naturaleza, la improvisación en violín y la electrónica. Y en un año particularmente ajetreado, muy cargado de proyectos creativos, Graciela Muñoz Farida (nacida en 1982) prepara su participación en la siguiente versión del Festival Internacional de Música Contemporánea “Darwin Vargas”, que organiza el Instituto de Música de la U. Católica de Valparaíso, y que tendrá su versión online del 11 al 15 de octubre, a las 20 horas, por el canal YouTube de Extensión IMUS-PUCV.

El día martes 12, se estrenará su composición “Albatros”, titulada por el ave marina. “Es una de las aves más amenazadas del mundo”, explicó Muñoz a ADN, “y la pieza se imagina un monólogo del albatros, que contempla la tierra desde su vista aérea”.

Está escrita para oboe solo, y “surge del trabajo con sonidos eólicos que hace José Luis Urquieta, quien me pidió que hiciera esta pieza, que y es un oboísta que hace una labor muy minuciosa”. La compositora detalló que posee sonidos indeterminados y la utilización del oboe de manera invertida en uno de sus pasajes.

Y se viene más música. “Estoy trabajando en una pieza sobre el cambio climático, que surge sobre datos científicos tomados de la Estación Quinta Normal, desde 1950 hasta hoy”, reveló, “y esos números fueron transformados por un software (Pure Data) en frecuencias, entonces los sonidos representan lo que ha llovido en una década, así creo un auténtico órgano, utilizando la voz, pista electrónica, contrabajo, piano y percusiones”.

También adelanta la creación, como proyectos del Fondo de la Música 2021, de una obra para acordeón convertor y flauta, la cual se inspira en el proceso social que vivimos en Chile, y otra para guitarra eléctrica, dedicada al músico Andrés González.

Graciela Muñoz

Graciela Muñoz improvisando

Paralelamente, como intérprete, dio a conocer que “estoy trabajando en un disco de obras para violín con y sin electrónica, que contendrá música propia, junto a obras de los compositores nacionales Rosario Severin, Crishea Koyck, Fernando García, Cristián López, Enrique Schadenberg, y el maestro español Andrés Lewin-Richter”.

Todo esto se fragua en Tunquén, donde vive con el también compositor Cristián López. Ambos fundaron el Laboratorio de Arte Sonoro, “un colectivo heterogéneo, conformado por Cristián, Sebastián Tapia, y yo, que es un espacio de creación, de investigación, cuyo centro son los paisajes sonoros”.

La compositora define paisaje sonoro como “algo que está sonando en el mundo exterior a mi propia cotidianeidad, por tanto, son encuentros inesperados, algunos los busco, grabando un río o un lago, y otros que apareen en la vida cotidiana y nos son grabables”. Esto lleva, según ella, a una transformación “que puede quedar como un contexto, un ambiente o una atmósfera, dependiendo el deseo creativo”.

Consultada sobre si prefiere la denominación de música o arte sonoro, respondió que “prefiero dejar la ambigüedad donde una pueda estar en la otra, y desconocer esos límites estéticos, ambos son arte, y se trabaja desde lo poética”. Y agregó: “Investigando a Tomás Lefever (1926-2003), me he involucrado con un pensamiento creativo que tiene ver con la espontaneidad, otro tipo de escrituras, o que un signo escrito se pueda entender de distintas maneras”.

Como acápite se puede agregar que Muñoz trabaja también en la publicación de dos cuartetos de cuerda inéditos de Lefever, recordado compositor chileno que impulsaba el concepto de “música espontánea”.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto