Novedades

Los desafíos creativos de Macarena Rosmanich

La compositora chilena presentó una obra en el Teatro de la Zarzuela en Madrid, y actualmente se apronta para una serie de piezas a pedido.

Macarena Rosmanich
Por Álvaro Gallegos
Martes 22 de Jun, 2021 - 18:43
Compartir

Macarena Rosmanich pertenece al grupo de compositores chilenos que han desarrollado su trabajo creativo en Alemania, donde podemos encontrar, por nombrar algunos, a Daniel Osorio, Francisco C. Goldschmidt, Ramón Gorigoitía, Maximiliano Soto, Martín Letelier, Ignacio Veillon, o el veterano Juan Allende-Blin.

Nacida en 1981 en Santiago, Rosmanich vive en la ciudad de Colonia, y ha trabajado junto a conjuntos especializados en nueva música, como el Ensemble Recherche, y el MusikFabrik, y no es ajena en nuestro medio, ya que ha aparecido en festivales y también en registros discográficos.

El pasado 6 de junio estrenó una obra en un ciclo de música contemporánea llevado a cabo en el Teatro de la Zarzuela, en Madrid, donde llegó por recomendación del prestigioso compositor español José María Sánchez-Verdú. Se trató de un trío de cuerdas, titulado “El vacío es un lugar lleno de nombres”, basado en un poema de Elicura Chihuailaf (Premio Nacional de Literatura 2020).

Creo que la escritura de Chihuailaf es un espacio en el cual se dejan fluir las palabras de una manera muy orgánica”, comentó a ADN la Macarena Rosmanich. “No hay pretensiones, ni filtros, ni imposiciones. Eso es exactamente lo que intento hacer con mi música”, explicó.

No es lo único en la agenda de Rosmanich: “En este momento estoy escribiendo para un dúo de voces, encargo de la soprano Irene Kuka y el bajo Martin Wistinghausen, que se estrenará en octubre de este año. Luego debo responder a encargos del Kommas Ensemble, el Xenon Saxophone Quartet y del Ensemble Broken Frames Syndicates”.

Todo lo anterior dentro de un estilo que, según ella, “no obedece las leyes de la lógica o la razón”, y donde “se trata de dejar que fluyan libremente las ideas y así concentrarme más en el trabajo con el sonido. Se van encadenando unos a otros y es esto lo que va dando forma a cada pieza sin anteponerme a ella”.

Rosmanich se formó en la Universidad de Chile, con Aliocha Solovera y Jorge Pepi-Alós. “El año que entré era la única mujer en composición”, recordó. Aunque reconoció que las cosas están cambiando: “Efectivamente acá en Alemania hay un interés por visibilizar el trabajo de tantas compositoras, y normalmente los programas de concierto son más bien parejos. Pero tengo la impresión de que eso pasa más a nivel de ensambles, no así con las orquestas sinfónicas, que no programan mucha música actual”.

Consultada sobre si existe aún mucho machismo en el ámbito de la música contemporánea, respondió: “Mientras se siga pensando en la mujer como ‘lo otro’ seguirá siendo así”.

Y respecto del medio musical chileno, es más bien crítica: “Creo que en general el arte en Chile se hace desde la precariedad misma. No se toma en serio como un trabajo que debe ser remunerado. Quien no tenga la suerte de tener una cátedra como profesor en una universidad la tiene muy difícil. Es triste ver cómo hay gente muy talentosa que pelea año tras año por llevar adelante un proyecto, y que no se les da la validación que debiesen tener”.

“Hacer arte en Chile es un acto de resistencia”, concluyó.

Varias de las obras estrenadas de Rosmanich se pueden escuchar en su página Soundcloud.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto