Nacional

Exfiscal Gajardo por fin de la “doctrina Barraza” en el SII: “Salvó a buena parte de la clase política”

Crítico de la inacción del Servicio de Impuestos Internos (SII) en los casos de financiamiento irregular de campañas políticas, el abogado conversó con ADN Hoy de las últimas señales entregadas por el organismo, hoy dirigido por Hernán Frigolett.

Por Diego Bravo
Viernes 24 de Jun, 2022 - 08:56
Compartir

El director del Servicio de Impuestos Internos (SII), Hernán Frigolett, llegó a cambiar la forma en la que la entidad aborde los casos de evasión: según trascendió durante el jueves, el organismo, desde marzo a la fecha, ha presentado más de 20 acciones judiciales “contra quienes resulten responsables” por delitos tributarios.

Esta nueva “doctrina“, como se le ha llamado (comparándolo con lo que hacía el antecesor de Frigolett, Fernando Barraza, destacado por no actuar judicialmente en los casos de financiamiento irregular de la política) podría tensionar a los grandes grupos económicos del país. Sobre esta nueva actitud conversó el exfiscal Carlos Gajardo la mañana de esta jornada en ADN Hoy. 

“Más allá del tema político, esta es una muy buena señal para el combate a la evasión en general”, evaluó de entrada el abogado: “La evasión en nuestro país está en tasas de alrededor del 20%, que a nivel comparativo en Latinoamérica es baja, pero sigue siendo evidentemente alta”.

Con Fernando Barraza a la cabeza del SII, en las querellas que la entidad presentó se borró una frase clave: “contra todos quienes resulten responsables”. Explicó Gajardo: “Esta fue la llave que utilizamos en las causas políticas de los casos Penta, SQM y Corpesca, para que, cuando comenzaron a revelarse esos delitos tributarios, pudiéramos investigar a todos los que iban apareciendo: los que emitían las boletas, los que las pedían, los que hacían de intermediarios”.

“Eso generó una investigación muy importante, con muchos involucrados. Y es en ese momento, en 2015, que el SII cambia esta doctrina histórica y comienza a hacer querellas nominativas: es decir, solo en contra de la persona que el SII dice. Eso dejaba de manos atados al Ministerio Público para investigar a otras personas que podrían aparecer en el curso de la investigación”, añadió.

La “doctrina Barraza”, a juicio del exfiscal, “salvó a buena parte de la clase política, porque impidió efectuar investigaciones profundas. Con mucha nitidez, por ejemplo, no se pudo investigar en casos concretos, el exsenador Pablo Longueira, quien tuvo sobreseimiento definitivo porque no hubo querella en su contra. Por otro lado, no se pudo investigar la situación de Rodrigo Peñailillo: en 2021, la Fiscalía decidió no perseverar por la ausencia de querella”.

Así, la inacción fue transversal. Pero aparentaba un cierto respaldo de la clase política: “Nadie pidió una acusación constitucional al director del SII o algo semejante, porque evidentemente era algo que favorecía que no se siguiera investigando esa situación que, bien sabemos hoy, afectaba a buena parte de quienes fueron candidatos esos años”.

Y más que táctico, desde su punto de vista, fue un acuerdo “bien expreso: acá a eso se sumó a que, junto con esta intervención del SII, donde se descabeza a la administración y se nombra a Fernando Barraza, algo semejante sucedía en el Ministerio Público, también en 2015, con el nombramiento de Jorge Abbott. Eso fue transversal, requirió 2/3 de los votos de los senadores, y en los discursos y propuestas que se hacían, este tema estaba sobre la mesa: que la fiscalía tenía que ser más prudente, más acotada para hacer las investigaciones de estos casos, etc. Esto fue bastante expreso, ocurrió bastante a la vista de la ciudadanía, que, impotente, vio por una parte la intervención del SII y la nueva doctrina, y por otra, se nombraba un fiscal nacional que estaba en esa misma línea. Estos hechos influyeron en el malestar social y el estallido social”.

Gabinete Irina Karamanos

Cuando se supo del decreto que cambiaba el nombre del gabinete de la pareja del Presidente Gabriel Boric, Irina Karamanos, Gajardo fue crítico. Sobre esto, dijo en ADN:

“Se hizo fue evidentemente algo extraordinariamente torpe, jurídicamente torpe. Era algo que no se sostenía. Comunicacionalmente era torpe. Era evidente que esto iba a ser mal visto. E incluso uno podría hacer un análisis político también, que era algo que estaba mal hecho. La pregunta es: ¿cómo algo tan burdo, tan torpe, nadie lo preparó? Mi explicación, creo, está en que, desgraciamente mucho de los cargos que se han llenado de la administración del Presidente Boric no han contando con la validez profesional ni experiencia requerida”. 

 

Síguenos en El Mostrador Google News
Lo más visto