Nacional

AstraZeneca, embarazadas y tercera dosis: director (s) del ISP respondió dudas sobre el plan de vacunación contra el COVID-19

En conversación con Tu Nuevo ADN, Heriberto García explicó por qué se vacunará sólo a los hombres con la inoculación producida en Cambridge y los estudios que se realizan frente a la circulación de variantes del SARS-CoV-2.

Por Pamela De Vicenzi
Viernes 23 de Abr, 2021 - 15:31
Compartir

El director (s) del Instituto de Salud Pública (ISP), Heriberto García, respondió en Tu Nuevo ADN algunas dudas en torno al proceso de vacunación contra el COVID-19. Esto, en alusión a las inquietudes sobre la inoculación de AstraZeneca, cuyo primer cargamento llegó al país durante esta jornada.

“Una vez que se liberen documentalmente los controles de calidad, es decir, todos los chequeos que se hacen en el laboratorio, nosotros automáticamente en el ISP permitimos su uso para ser distribuido en los vacunatorios y ser aplicado de acuerdo al plan de vacunación, en este momento a hombres“, indicó García.

Acerca del porqué se aplicará esta fórmula a la población masculina y si esto tiene relación con la situación de esta vacuna en Europa, señaló que “lo que ocurre es que aparecieron unos casos de trombos, estamos hablando de algunos casos, muy pocos, 85-86 casos en 25 millones de vacunados en Europa y por lo tanto se toma como precaución dejar a la población que está menos propensa a producir trombos. De esta manera se evitan los riesgos y cualquier situación que complique la vacunación”.

“Hay que dejar súper en claro que la vacuna de AstraZeneca es segura, que demostró en los estudios clínicos ser adecuada, segura y eficaz“, remarcó García. “Pero hay una situación de muy pocos casos, es casi seis casos en un millón, pero que claramente hay que evitar para la seguridad de, en este caso, las mujeres menores de 55 años, que son más propensas a producir trombos por una situación específica de hormonas y por lo tanto cuando toman anticonceptivos aumenta y cuando fuman, también”.

Consultado sobre por qué esta vacuna podría producir trombos, el director (s) del ISP explicó que “lo que se sabe es que es una respuesta autoinmune, que también ocurre con la heparina. Lo que pasa es que la heparina se está usando a nivel de hospital. Entonces cuando ocurre esta situación, el paciente está en observación”.

“En el caso de una vacuna, esto le puede pasar en dos semanas más, pero la persona no está en observación directa, está en su casa”, continuó. “Pero es una respuesta autoinmune, al parecer, todavía se está investigando que lo que hace es que el propio sistema autoinmune produce anticuerpos que destruyen plaquetas. Automáticamente el sistema circulatorio tiene que responder y produce otras plaquetas en otra parte. Eso parece que produce los trombos y es una reacción muy rara”.

También hubo preguntas sobre si hay una solicitud en el ISP para autorizar de emergencia la Sputnik V en Chile. “Todavía no es oficial, pero sí hay una intención de tener esa vacuna acá en Chile. Ya hay conversaciones con la Federación Rusa, con un laboratorio que podría aportar esta vacuna para Chile, pero todavía no está la solicitud formal, que es la que necesitamos para avanzar“, apuntó García.

La llegada del cargamento de AstraZeneca a Chile. Foto: Agencia Uno

Vacunación a embarazadas

El titular del ISP fue consultado sobre la petición que se formuló desde la comunidad médica, especialmente la Sociedad Chilena de Obstetricia y Ginecología (Sochog) para integrar en el plan de vacunación a las embarazadas, considerando que las mujeres en lactancia sí pueden ser inoculadas.

“Creemos en general que primero hay que poner en perspectiva el asunto. Lo que pasa es que estas vacunas todavía están en estudio, la fase 3 está avanzando en algunos países y la revisión de la fase 3 termina en dos años más, termina finalmente toda la evolución de un paciente que se inoculó con las dos dosis, está siendo estudiado y seguido”, planteó García.

Agregó que “efectivamente tampoco se han hecho estudios en embarazadas y por eso que en el fondo se produce la duda puntual de los investigadores chilenos de decir ‘esperemos qué ocurre con las embarazadas antes de opinar’. Pero ya se están haciendo estudios de Pfizer acá en Chile para mujeres embarazadas. Entonces a medida que este estudio avance, creo que la vacuna de Pfizer podrá ser una que se pueda colocar a embarazadas”.

Y la vacuna de Sinovac en particular funciona muy parecida a la de la influenza, que es de virus inactivado. Y si esa vacuna se aplica en embarazadas, pareciera ser razonable que también se ocupe la vacuna de Sinovac para embarazadas. Pero es parte de lo que estamos analizando y estudiando para dar la certeza y recomendación adecuada para la población”, sostuvo.

Respecto de los niños y niñas, García respondió que “eso requiere mayores estudios, porque hay que ver cómo se comporta la enfermedad en niños y niñas y también ver cómo se comporta el sistema inmune. A medida que la edad avanza, van respondiendo de distinta manera. Entonces se supone que en los niños, el sistema inmune es mucho más fuerte y eso también hay que tener cuidado, porque la dosis tiene que ser distinta, para evitar que la reacción autoinmune se genere, que se generen anticuerpos para tratar el coronavirus y no para atacar al mismo cuerpo”.

Las variantes del SARS-CoV 2 y la tercera dosis

Sobre las variantes y una posible tercera dosis, Heriberto García señaló que “primero, hay que aclarar que no es que hayan siete variantes circulando, hay muchas más. Las variantes se producen por cualquier mutación del virus. Lo que pasa es que hay siete variantes que son de interés mundial, porque se ha visto que tienen comportamientos distintos del virus y en el contagio. Es decir, o se contagia más o se produce una situación que sea de mayor preocupación, como más estadía de hospitalización”.

“Lo otro, es que efectivamente hay que ir revisando cómo se comporta también el proceso de vacunación con las variantes y eso es de preocupación, porque en el fondo si la variante genera mucha mutación ya estaríamos hablando de otra cepa, que es un poco lo que se hace con la vacuna de la influenza, que se vacuna todos los años porque cada año cambia la cepa que circula en los países”, añadió.

Asimismo, afirmó que “es necesario estudiarlo para darse cuenta de cuánto dura la inmunidad de una vacuna y en base a eso hacer el análisis si es necesario vacunarse más veces o con otro ciclo de vacunas. Pero eso es parte de lo que estamos analizando no solamente en Chile, sino en el mundo”.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto