Nacional

Movilh pidió renuncia de subsecretaria de DD.HH. por dichos sobre terapias de conversión de homosexualidad y transexualidad

Durante una sesión de la comisión de DD.HH. del Senado, Recabarren puso reparos a una indicación que buscaba prohibir estas prácticas, porque, según ella, la forma en que estaba redactada atentaba contra la voluntad de las personas que pudieran someterse a ellas voluntariamente.

Agencia Uno
Por Francisco Espinoza
Martes 15 de Sep, 2020 - 08:11
Actualizada el Martes 15 de Sep, 2020 - 08:14

El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) cuestionó los dichos de la subsecretaria de Derechos Humanos, Lorena Recabarren, durante una sesión de trabajo para modificar la Ley Zamudio, y pidió su renuncia.

La agrupación consideró “abominable y totalmente contraria a la dignidad humana” que la autoridad expresara que la normativa no podía impedir que una persona se sometiera a una tratamiento de conversión de homosexualidad o transexualidad si lo hacía de forma voluntaria.

“Que Recabarren valide la existencia de estas terapias si es que una persona quiere someterse a las mismas, como lo señaló hoy en el Senado, refleja una abierta violación a los derechos, un desconocimiento total de la dignidad humana. Por esto, exigimos su renuncia. Debe renunciar, si está posibilitando o pretendiendo que una persona se someta a torturas porque esa es su voluntad. Esto es como legalizar la tortura, una violación a los derechos humanos que proviene nada más, ni nada menos que de la Subsecretaria de Derechos Humanos“, dijo el vocero del Movilh, Óscar Rementería, en un comunicado publicado por la organización.

En su intervención en la comisión de derechos humanos del Senado, Recabarren presentó reparos a una indicación de la senadora Adriana Muñoz, la que proponía la prohibición a todo evento de las terapias de conversión. “Discriminación arbitraria todo acto, práctica, tratamiento médico, psicológico o psiquiátrico, o de cualquier otra naturaleza, que tenga como objetivo modificar la orientación sexual o la identidad y expresión de género de una persona”, decía el propuesto por Muñoz.

Ante esto, Recabarren apuntó: “El Estado de Chile siempre ha señalado que se opone a las terapias de conversión. Pero la forma que está redactada está en términos absolutos, es decir se podría aplicar a casos donde se podrían contar con la anuencia de una persona que quisiera tratarse, y ahí estamos en un problema, porque iríamos contra la voluntad de una persona”.

“Teniendo presente la prohibición de las terapias de conversión, que obliguen a las personas a intentar cambiar su identidad, expresión de género u orientación sexual, teniendo clarísimo esto, podría ocurrir que una persona que sí quisiera y tuviera la voluntad de hacerlo y estaríamos diciendo que este tipo de actos es discriminatorio. Por tanto no está adecuadamente redactada”, agregó.

Para Rementería, “Recabarren está diciendo, en otras palabras, que si una persona LGBTI piensa que su homosexualidad o transexualidad es una enfermedad, tiene derecho a someterse a terapias de conversión, que de acuerdo a la OMS, no tienen ningún resultado, porque no hay nada que curar. Por el contrario, sólo provocan más daño en las personas”.

“Por dignidad, Recabarren debe renunciar. Presentaremos una carta al Gobierno y al presidente Sebastián Piñera exigiendo ello”, añadió.

La Subsecretaria, en tanto, se defendió en Twitter. “En tramitación del proyecto sugerí mejorar redacción de una indicación determinada, hubo acuerdo de la Comisión en elaborar nueva propuesta, y quedó pendiente de votación. Nunca he dicho que las terapias de conversión puedan ser voluntarias”, dijo.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto