Nacional

Efectos del confinamiento infantil: especialista entregó recomendaciones para afrontar las “regresiones”

Volver a hacerse pipí, ocupar pañales cuando los había dejado, querer usar chupete otra vez, tomar leche en mamadera son algunos de los comportamientos.

Por Yem Manríquez
Miércoles 05 de Ago, 2020 - 09:43
Actualizada el Miércoles 05 de Ago, 2020 - 09:50

La docente de la Escuela de Enfermería de la Universidad de Valparaíso, especialista en Cuidados de la Niñez, Francisca González, se refirió a las regresiones, un efecto no deseado que se produce en niños y niñas producto del confinamiento.

Volver a hacerse pipí, ocupar pañales cuando los había dejado, querer usar chupete otra vez, tomar leche en mamadera son algunos de los efectos que provoca la regresión infantil, según detalló en ADN Hoy la experta.

González explicó que esto se produce debido a que en el contexto de confinamiento ha habido un “cambio de rutina” para los niños.

Esto se produce porque los pequeños sufren un “cambio inesperado en la vida” y “les genera estrés, y al enfrentar este hecho inesperado, que los agobia, angustia, ocupan este comportamiento como un mecanismo de defensa para buscar seguridad“.

Recomendaciones

Debido a esto, la docente entregó una serie de recomendaciones para actuar frente a las regresiones infantiles.

La especialista destacó la importancia de la “instalación de rutinas familiares dentro de este contexto de confinamiento, que haga que los niños tengan cierta estructura dentro de su día, que se asemeja, básicamente, a lo que hacen en el colegio (rutinas en el diario vivir)”.

“En la medida de las posibilidades, también el contacto con pares es súper necesario, viendo también un poco la edad de los niños”, expresó.

Además, es recomendable que los padres y tutores reconozcan esta situación y que haya “calma” hacia el pequeño.

“La expresión afectiva, de seguridad, tiene que estar súper presente, y de acoger a los niños cuando estén pasando por estos periodos, porque son periodos“, a medida que se sientan más seguros, va a ir pasando esto “poco a poco”, afirmó González.

Eso sí, recalcó que hay que “evitar castigos y frases negativas de la conducta, como ‘pareces guagua‘  y ‘ya estás grande, ¡para!'”.

De igual forma, recomendó que es importante que las familias lo “destaquen o mencionen en controles infantiles, en el ámbito público o diferentes atenciones, para que si esto persiste haya otra estrategia de colaboración”.

Asimismo, la especialista señaló que hay que “entender que la forma de los niños no es la misma de los adultos“.

“Mientras más afecto se entregue y seguridad este proceso debería ser un poquito mejor para todos“, concluyó.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto