Internacional

Cientista Político señala que visita de Nancy Pelosi a Taiwán refleja “una política que se conoce como ‘ambigüedad estratégica’”

Andrés Bórquez analizó el panorama internacional con este movimiento y reconoce que existe una mayor tensión entre Estados Unidos y China.

Por José Campillay
Martes 02 de Ago, 2022 - 21:02
Compartir

Andrés Bórquez, cientista político especializado en relaciones internacionales, conversó con La Prueba de ADN sobre la visita de Nancy Pelosi a Taiwán.

La reciente llegada de la presidenta de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos al país asiático ha generado un gran revuelo y diversas reacciones a nivel mundial.

Ante un escenario de tensión y cierta incertidumbre frente a la acción del país norteamericano, el especialista apuntó a “una política que se conoce como ‘ambigüedad estratégica’ en el asunto de Taiwán“.

“Por un lado se manifiesta respaldando la política de una sola China y al mismo tiempo ha ido estableciendo señales que reflejan una interacción más compleja que pueden contradecir esto”, explicó.

Estados Unidos: Complejidad de decisiones

Desde EE. UU. se mantiene de manera evidente esa división que señala Andrés, ya que hay versiones, declaraciones y comportamientos completamente opuestos entre sí.

“El secretario -Antony- Blinken dice que mantienen el respeto de la política de una sola China y se desmarcan de este viaje de una congresista norteamericana“.

Con esto se alude al funcionamiento de poderes independiente; “por un lado la presidencia y por otro el legislativo. Tienen un estatus que les permite articular ese tipo de agendas”.

A pesar de esto, Bórquez dijo que “llama la atención que Pelosi, parte del partido Demócrata, parte de la misma coalición” pueda actuar con cierta independencia en temas tan relevantes como estos.

China: Recibiendo señales

Otra perspectiva de la visita de Nancy Pelosi a Taiwán es la visión que tenga directamente China, siendo una de las aristas más comentadas y de lo que más genera especulaciones en torno al escenario político-internacional.

Andrés Bórquez sostiene que “este tipo de señales son consideradas una provocación“. Con esto refiere a que contradice los acuerdos y concepciones de unidad que Estados Unidos respetaba desde hace décadas, al menos diplomáticamente.

“Es una especia de convención internacional, porque son 181 países que respetan esta política. Ahí se genera esta lógica de ambigüedad que eventualmente va a tener implicaciones“, aseguró.

Contexto de rivalidad

Un factor que destacó el cientista es que desde el año 2016, bajo el mandato de Donald Trump, se comenzó “una lógica de tensiones bilaterales“.

“Hay conflictos de la potencia hegemónica y la potencia emergente como el caso de China (…) una categoría de rival sistémico, rival o competidor estratégico”, detalló.

Asimismo, hizo hincapié que este contexto lleva a una tensión aún mayor dentro de lo que antes eran espacios incluso de cooperación como ámbitos tecnológicos.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto