Fútbol

Roberto Álvarez, autor de Palestino ’78: “Palestino jugaba bien, pero llegó Elías y su estampa ganadora le dio otra cosa”.

El autor del libro “Palestino 78” conversó con Aldo Schiappacasse en un nuevo capítulo de “Los Tenores Puertas Adentro”.

Por Juan Vera Valdés
Jueves 20 de Ago, 2020 - 21:39
Por Diego Sáez.
En el día del aniversario número 100 de Palestino, Aldo Schiappacasse conversó con Roberto Álvarez, director de la escuela de Economía y Negocios de la Universidad de Chile, hincha de la tienda árabe desde niño y autor del libro “Palestino ’78”, que repasa la historia del Tino y se detiene especialmente en sus años de gloria, con ese mágico equipo liderado por Elías Figueroa y Óscar Fabbiani, que se consagró campeón del fútbol chileno, bajando la segunda y última estrella del club.
Nacido y criado en El Tabo, Álvarez recuerda que se hizo fanático de Palestino cuando era muy chico, en 1977, “cuando llegó Elías Figueroa y se formó un equipazo. Mi padre, que era muy admirador de Elías, por lo que empezó a seguir esa campaña. Entonces íbamos los dos al estadio como hinchas. Y para mi ver jugar a Sergio Messen, Manuel Rojas, a Óscar Fabiani, disfrutar sus goles, me atrapó. Fue mi primer amor”.    
Este especialista en comercio internacional y desarrollo económico deja los fríos números de lado y acentúa su lado romántico, para retroceder cuatro décadas, hasta 1979. “Ese año fui por primera vez al Estadio Nacional. Era un partido por la Copa Libertadores ante Gauraní, que terminó con un empate a cero. Es uno de los recuerdos más lindos que tengo, en los hombros de mi padre, viendo a ese tremendo equipo que tenía Palestino por esos años”. 
“Mi ídolo era Manolito Rojas, con esa zurda que tenía y un gran talento. También Fabbiani, terrible goleador, que yo admiraba mucho. Mis tíos incluso me decían “Keko”, por Messen, que también me gustaba mucho. Tengo gran admiración por los jugadores de esos tiempos”, comenta emocionado. Pero tiene más cracks para señalar: “También estaba Manuel Araya, un gran arquero; o Pedro Pinto, un puntero velocísimo. Es decir, un equipazo, por completo”.
Consultado sobre qué le provoca Elías Figueroa, lo resume así: “Cuando lo entrevisté, me dijo que ese Palestino era un equipo que jugaba muy bien, pero le faltaba convencimiento. Y él con su estampa ganadora, con su extraordinaria seguridad, le dio otra cosa al equipo”.   
El ex hombre del BID y del Banco Central, avanzó unos pocos años para detenerse en el equipo de 1986, ese que jugó y perdió una final con Colo Colo. “Entonces jugamos con tres sobrevivientes del equipo del ’78: Marcos Cornez, Rodolfo Dubó y Fabbiani. Después de eso, vino una época difícil. Se sufrió con una liguilla de promoción, descensos, varias penurias. Tiempos que hacen valorar aún más el cariño de la hinchada y de la colonia por el Tino”, destaca.
De lo más reciente, señala que “con Luis Musrri como DT también e hizo buena campaña (otra vez se perdió la final con los albos), pero eran campeonatos cortos, no tan fuertes, ni con el nivel de figuras que había antes”.
El libro “Palestino ’78”, además de capítulos especialmente dedicados a Figueroa, Rojas , Messen y Fabbiani, tiene otros en que recuerda el gran aporte de su entrenador Caupolicán Peña y de Gustao Cortés. Tendrá su lanzamiento el próximo jueves 27 de agosto. Será vía zoom y con presentaciones a cargo de Carlos Costas y Danilo Díaz.
¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto