Economía

Cámaras térmicas que controlan aforos y temperatura podrían usarse en el plebiscito: “Esta tecnología llegó para quedarse”

Estas nuevas tecnologías permiten manejar flujos humanos en espacios abiertos, emitiendo alertas para evitar contagios, e incluso con la capacidad de tomar la temperatura y detectar el uso de mascarillas. Más detalles entregó en Ciudadano ADN el experto de Hikvision Latam, Samuel Ramírez.

Por Ciudadano ADN
Martes 20 de Oct, 2020 - 22:22

Frente al plebiscito de este domingo, existen tecnologías que se pueden aplicar para ayudar en el control de la pandemia y evitar un nuevo rebrote, junto con cumplir con todas las medidas establecidas en los protocolos sanitarios. Una de ellas son las cámaras térmicas de biovigilancia, que además de tomar la temperatura, permiten vigilar que el distanciamiento físico se mantenga.

Según explicó en Ciudadano ADN el Business Development Director de Hikvision Latam, Samuel Ramírez, las cámaras de biovigilancia pueden indicar cuántas personas hay en un sitio, con el fin de mantener el aforo indicado, arrojando una alerta en el caso de que no se esté respetando el distanciamiento. “Quizás yo, por distracción, no me di cuenta que la fila avanzó y me quedé muy cerca de otra persona”, explicó Ramírez. Frente a esa situación, una luz roja puede orientar a las personas al cambio de conducta.

Estas cámaras cuentan con un lente termográfico que mide la temperatura desde la piel de las personas. Además, a través de un algoritmo de inteligencia artificial, son capaces de determinar si las personas que entran a un lugar porten correctamente su mascarilla.

“Es paradójico que las medidas sanitarias del ministerio de Salud hablaran de distanciamiento y temperatura, pero en televisión veíamos a una persona acercándose a menos de un metro de otra para tomar la temperatura. Para cumplir con una medida rompían con otra”, recordó Ramírez. Por eso, estas cámaras funcionan a una distancia regulable entre 1.5 y 9 metros, sin exponer a encargados como guardias o recepcionistas a personas que porten el virus, ayudando a que el flujo de personas sea “lo más normal posible”.

Si bien estos aparatos entregan información en tiempo real, es imposible que funcionen por sí solos, sin supervisión humana. Por ejemplo, explicó Ramírez, “si tú te expusiste mucho tiempo al sol, probablemente tu temperatura será mayor porque la radiación del sol va a hacer que tomes más temperatura”. “La tecnología también tiene que ver con su aplicación”, sentenció el experto.

El uso de estas cámaras puede ser “un poco excesivo en algunos lugares, pero en otros es muy importante, como en los colegios”, aseguró Ramírez. Son estas instituciones el principal foco de contagio de una infección viral en los niños. Si a un niño se le detecta fiebre, lo óptimo será pasarlo a enfermería, comprobar que no porta el virus y, en caso de que sí esté contagiado, evitar que propague ese virus en su sala de clases.

Esto, pensando más allá del Covid, sino en tradicionales enfermedades respiratorias invernales como la influenza o las amigdalitis bacterianas, enfermedades, de las que “nos hemos olvidado, pero vamos a tener que convivir”. La situación actual es, para el experto, “un muy buen impulso para implementar estas tecnologías”.

Lo mismo aplica para espacios como estadios o recintos de conciertos. Una vez que esté la vacuna para el Covid, se espera que el público vuelva a recitales o eventos deportivos, por lo que estas tecnologías servirán para controlar el aforo, y los flujos o las filas. “Nos harán vivir una experiencia más cómoda cuando nos enfrentamos al día a día. Esta tecnología llegó para quedarse”.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto