;

“Es algo que no quiero volver a ver nunca más”: Los crudos relatos sobre la primera ejecución con gas nitrógeno en EE. UU.

Las autoridades de Alabama decían que sería mas rápido y menos doloroso, pero los asistentes vieron al condenado resistir y convulsionar, entre otras cosas.

“Es algo que no quiero volver a ver nunca más”: Los crudos relatos sobre la primera ejecución con gas nitrógeno en EE. UU.

“Es algo que no quiero volver a ver nunca más”: Los crudos relatos sobre la primera ejecución con gas nitrógeno en EE. UU. / Jerry Cabluck

Revisa la seccion lo ultimo

Hace un par de semanas, se llevó a cabo la primera ejecución con gas nitrógeno en Alabama, Estados Unidos. Solo un pequeño grupo de personas, incluidos los familiares de la víctima, pudieron ver morir a Kenneth Smith, condenado por el brutal asesinato en 1988 de Elizabeth Sennett en el condado de Colbert. Un reportaje del periódico estadounidense The New York Times recopiló los relatos de los asistentes a la ejecución.

Revisa también:

ADN

El acusado ya había sobrevivido a una ejecución fallida, cuando los enfermeros no pudieron encontrar su vena. Es por eso que las autoridades de Alabama vendieron esté innovador método como una gran alternativa para que otros estados del país norteamericano buscaran alternativas para la inyección letal: Este modelo era más rápido y menos doloroso para el condenado.

Pero los relatos de las personas que vieron a Smith amarrado a una camilla, atemorizado y luchando por sus últimos minutos de vida dicen lo contrario. “Durante cuatro minutos estuvo sin aliento. Parecía estar consciente. Estaba convulsionando, se retorcía, la camilla temblaba notablemente”, dijeron los testigos, según consignó el medio estadounidense.

Inicio de la procesión

Algunos testigos que estuvieron presentes en la ejecución aseguraron que mientras el personal penitenciario le leyó la sentencia de muerte a Smith, él no dejó de mirar a sus familiares.

Smith siempre se resistió a entrar a la cámara de ejecución. “Les estoy haciendo pasar un infierno (...) Tienen que atarlo y, obviamente, si te resistes a eso, no será algo fácil de hacer”, le dijo un oficial al condenado, según testigos.

Según el reverendo que lo despidió, momentos antes de abrir las cortinas, Smith movía la cabeza “como si estuviera escuchando música”.

Comienzo de la ejecución

En una sala de cuatro metros cuadrados estaban cinco reporteros, el reverendo, los familiares de la víctima y los de Smith. Kim Chandler, reportera de The Associated Press, escribió “Smith, vestido con un uniforme carcelario color canela, ya estaba atado a la camilla y envuelto en una sábana blanca. Una máscara respiratoria con borde azul le cubría el rostro desde la frente hasta la barbilla. Tenía un protector facial transparente y un tubo de plástico”.

Durante cuatro minutos estuvo sin aliento. Parecía estar consciente. Estaba convulsionando, se retorcía, la camilla temblaba notablemente”, dijeron testigos al inicio de la ejecución.

“¿Cuánto tiempo va a tomar esto?”, preguntó un hijo de la víctima de Smith, luego de ver como este aguantaba la respiración y luego convulsionaba en la camilla. ”Nos dijeron que tomaría dos o tres respiraciones y se iría. Eso no es lo que pasó (...) con toda esa lucha, sacudidas e intentos de bajarse de esa mesa, es algo que no quiero volver a ver nunca más”, finalizó.

El el hombre ejecutado con gas nitrógeno, es uno de los tres condenados por el asesinato a puñaladas de Elizabeth Sennet. Fue el mismo marido quien contrató a los hombres para matarla.

Contenido patrocinado

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen vivo

ADN Radio
En vivo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Ciudades

Elige una ciudad

Compartir

URL copiada al portapapeles

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad