;

“Tengo náuseas todo el tiempo”: los días previos del primer preso de Estados Unidos que será ejecutado con nitrógeno

Luego de que la muerte vía inyección letal no funcionara, ahora la justicia dictó que Kenneth Eugene Smith fallezca a través de este método que nunca se ha utilizado anteriormente.

Departamento Correccional de Alabama

Departamento Correccional de Alabama

Revisa la seccion lo ultimo

En Alabama, Estados Unidos, se preparan para llevar a cabo una ejecución única en su tipo. Kenneth Eugene Smith, condenado a muerte, podría convertirse en el primer hombre ejecutado utilizando gas nitrógeno. Smith, quien ya enfrentó un intento de ejecución fallido en 2022, ha sido centro de atención debido al método controversial que se empleará para privarle de la vida.

La primera vez que se intentó ejecutar a Smith, los verdugos lucharon durante horas para inyectarle una mezcla letal de sustancias químicas, sin éxito. Ahora, el estado de Alabama ha aprobado un plan para usar una máscara hermética que obligará a Smith a inhalar nitrógeno puro, privándolo de oxígeno y causándole la muerte. Este método nunca antes ha sido utilizado y ha generado preocupaciones a nivel internacional.

Revisa también

ADN

Smith fue condenado a muerte en 1996 por el asesinato de Elizabeth Sennett en un homicidio a sueldo. Aunque un jurado recomendó cadena perpetua, el juez optó por la pena de muerte. Smith admitió haber estado presente en el asesinato, pero negó su participación activa.

Las declaraciones del primer preso que morirá por inhalar nitrógeno puro

Smith, uno de los pocos hombres en Estados Unidos que enfrenta su segunda ejecución, ha pasado décadas en el corredor de la muerte. En un mensaje, describió su estado de salud como deteriorado, instando a las autoridades de Alabama a detener la ejecución.

Mi cuerpo se está desintegrando, no dejo de perder peso (…) Tengo náuseas todo el tiempo. Me dan ataques de pánico con regularidad… Esto es solo una pequeña parte de con lo que he estado lidiando a diario. Tortura, básicamente”, dijo ante las preguntas que le hizo llegar la BBC. Y luego hizo un llamado a las autoridades para que detengan la ejecución “antes de que sea demasiado tarde”.

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos expresó su inquietud, señalando que este método podría constituir tortura u otros tratos crueles. A pesar de las advertencias, Alabama avanza con la ejecución, programada para este jueves.

Los peligros de la ejecución a través de gas nitrógeno

El uso de gas nitrógeno ha generado críticas y preocupaciones. Expertos médicos y activistas advierten sobre posibles efectos adversos, incluyendo convulsiones violentas y riesgo de fuga de gas (lo que podría costar varias vidas).

El consejero religioso de Smith, el reverendo Jeff Hood, también expresó preocupación por su propia seguridad debido a la posibilidad de una fuga de nitrógeno. Y es que, incluso, le hicieron firmar un documento en el que, se señala que, si llegase a morir, no será culpa del Estado.

Estoy seguro de que Kenny no tiene miedo a morir, lo ha dejado muy claro. Pero creo que tiene miedo de que lo torturen aún más en el proceso”, comentó en conversación con el medio británico. Y tras ello, se refirió a los riesgos por los que pasará él mismo: “Estaré a varios metros de él, y varios expertos médicos me han advertido repetidamente de que estoy arriesgando mi vida al hacer esto”.

Alabama es conocido por su alta tasa de ejecuciones. Actualmente, cuenta con 165 personas en el “corredor de la muerte”, y desde el 2018 el Estado ha sido responsable tres ejecuciones vía inyección letal en la que los condenados sobrevivieron. Todo esto en un país, Estados Unidos, en el que de los 50 estados, en 27 todavía está vigente legalmente la pena de muerte.

Contenido patrocinado

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen vivo

ADN Radio
En vivo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Ciudades

Elige una ciudad

Compartir

URL copiada al portapapeles

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad