Polideportivo

“Deportes con historia” y grandes hitos del boxeo chileno

Cristián Arcos repasó la carrera de Arturo Godoy y Godfrey Stevens en Ciudadano ADN.

Por Rocío Novoa V.
Lunes 10 de Feb, 2020 - 19:04

En una nueva columna de “Deportes con historia”, en Ciudadano ADN, el periodista Cristián Arcos recordó una efeméride “llena de leyenda”: ayer domingo se cumplieron 80 años del título mundial de peso completo entre el iquiqueño Arturo Godoy y “el bombardero de Detroit” Joe Louis.

Fue un 9 de febrero de 1940 en el Madison Square Garden cuando el knock-out técnico que dio por vencedor a Louis se transformó en “el estandarte de los triunfos morales del deporte chileno” tras los esfuerzos que dio Godoy y en un fallo dividido: uno de los jueces dio como ganador al crédito local.

Godoy nació en Caleta Buena, cerca de Iquique, y tenía un biotipo muy particular: medía 1.90 metros. Comenzó a trabajar como pescador y se inicia en el boxeo durante su servicio militar, en el Regimiento Carampangue. Su carrera en el boxeo estuvo representada por Luis Bowey, con quien logró internacionalizar su carrera.

Precisamente en el combate con Louis surgió la frase “Agáchate, Godoy”, casi un refrán en el argot nacional: en “una estrategia muy inteligente y hecha por él mismo”, el boxeador se dio cuenta que lo mejor era pelearle a Louis prácticamente inclinado, idea en la que insistió durante prácticamente toda la pelea.

En la época, tiempo de gloria de la radiofonía, se instalaron radios fuera de los lugares más importantes, con multitudes de gente escuchando la pelea. Según recordó Arcos, apenas el chileno pierde, se programó de inmediato la revancha para el 20 de junio del mismo año, con un Godoy “con mal estado físico” nuevamente derrotado por Louis en el octavo round.

El tenor escritor desclasificó la intervención de la firma de películas Republic en el rubro boxeril: quienes perdían con Louis, por contrato tenían participación en una película. Por eso, a Godoy le tocó estar en “Grandpa goes to town”, donde tuvo una escena junto a su esposa argentina.

El filme es legendario porque apenas existen dos copias en una universidad de Los Angeles, por lo que prácticamente no puede ser visto hoy. “Dicen todas las crónicas que la película es un bodrio”, según Arcos, que recordó que en el deporte chileno son dos las cintas que no se pueden ver: esta película y el partido de la Selección Chilena en Moscú en 1973 post Golpe de Estado, con casi nulos enviados especiales y donde “se ha tenido que rearmar la historia de un partido que nadie vio”.

Godoy, fallecido a los 76 años, siempre fue visto como un hombre “muy carismático, muy amable” que “se vestía de traje y lo saludaba todo el mundo en Iquique”, ciudad donde era tomado como “una especie de embajador deportivo que llevó el nombre de la ciudad al firmamento deportivo”.

“No me gusta el boxeo, pero las historias de los boxeadores son tremendas biografías”, agregó el columnista, que recordó que el 8 de febrero de 1970 -hace casi 50 años exactos- un chileno disputó otro título mundial: esta vez se trata de Godfrey Stevens, hijo de padre inglés y madre iquiqueña, que a los 22 años peleó con un campeón de la talla del japonés Shozo Saijo. Uno de los hitos de esta pelea fue ser una de las primeras transmitidas por una incipiente Televisión Nacional de Chile. Stevens, en tanto, hoy está radicado en Australia. “Ha tenido un par de visitas esporádicas y uno de los más grandes boxeadores chilenos pasa como cualquier hijo de vecino”.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto