Nacional

“Me hicieron sentir que valía nada”: joven secuestrado y torturado por neonazis en Estación Central dio su testimonio sobre lo vivido

El Movilh anunció que presentarán una querella contra los responsables.

Twitter @PDI_Chile
Por Yem Manríquez
Jueves 20 de Ago, 2020 - 13:19
Actualizada el Jueves 20 de Ago, 2020 - 13:26
Compartir

El joven secuestrado y torturado por neonazis en Estación Central en junio, Francisco Araneda (29), dio su testimonio al Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), sobre el ataque que vivió, quienes presentarán una querella contra los responsables.

“Desde pequeño me junté en el Eurocentro, el cual era punto base de junta para tribus urbanas, a las cual yo pertenecí. Ahí conocí a estos ‘neonazis’ cuando eran supuestos punks, dark, etcétera”, expresó el tatuador en referencia a los cuatro agresores formalizados por su ataque, Ángelo Sánchez, Betzabet Soto, Rodrigo González y un menor de edad.

Araneda explicó que llegó en febrero a la casa okupa donde fue torturado, por problemas económicos, y que al poco tiempo comenzaron los problemas, los cuales se agudizaron por su orientación bisexual.

“Últimamente (en la casa okupa) veníamos teniendo problemas de convivencia por diversas razones, nunca una en en especifico; alcohol, drogas hacían que la convivencia fuese cada vez peor y de a poco violenta“, expresó al Movilh.

“Llegó el día donde empecé a retirar mis cosas de ahí, porque ya no me sentía cómodo. Fui a sacar un bolso con mi ropa y a buscar unas agujas para tatuar”, explicó.

El ataque

Pero los neonazis “estaban carreteando y me hicieron la ‘encerrona’. Mi mina estaba embarazada en ese momento, habíamos tenido una discusión”, relató.

Tras esto, lo amarraron a un palo, y le pegaron con “fierros, palos, me tiraban agua constantemente, mientras el hijo de la Betzy (menor de edad) me grababa y aprovechaba de golpearme”.

“Me trataban de ‘hueco y maricón‘. Sus golpes iban acompañados de insultos homofóbicos. Me grabaron,  me sacaron fotos, se dieron el tiempo de sacarse selfies conmigo desnudo y amarrado, ensangrentado y semi inconsciente“, sostuvo.

“La Betzy llamó a varios tipos skinheads de índole NS (neonazis) para que me pegaran. Involucró a gente que yo ni siquiera conocía, y llegaron solo a golpearme. Mientras yo estaba amarrado me dieron golpes de corriente incluso”, afirmó.

Las lesiones que sufrió

Quedé con fractura maxilofacial, fractura en la costilla. Llegué con hipotermia, ya que estuve 6 horas amarrado, me tiraban agua helada constantemente, y nunca pararon de golpearme. Quedé inconsciente, y llegó un momento en que asumí realmente que me iban a matar. Ya no di más y solo me entregue a lo que venía”, confesó Araneda.

Me iban a violar, pero no lo concretaron, porque debido a mis gritos los vecinos llamaron a los pacos, los cuales no hicieron nada. Yo solo quería salir de ahí cuando llegaron, y debido al estrés comencé con convulsiones, llegué inconsciente a la Mutual que está en el Metro Ecuador”, detalló.

“Debo aclarar también que nunca estuve de acuerdo con denunciar, ya que estuve constantemente bajo amenazas yo y mi familia, si es que esto se hacía público”, señaló.

Fui torturado por 6 horas, las peores 6 horas de mi vida donde me hicieron sentir que valía nada“, expresó el joven.

“Comparto esto ahora para que se haga público y tengan cuidado con estos sujetos, porque lamentablemente esto seguirá pasando si no cambiamos como sociedad“, concluyó.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto