Nacional

En ADN todo suma: vecinos de la Población El Barrero de Huechuraba se esfuerzan en ofrecer una “dieta equilibrada” en su olla común

Son varias las iniciativas de ollas comunes que existen en la zona que por estos días tiene altos índices de cesantía entre sus vecinos. “Nosotros pensamos que tiene para rato esta situación”, expresó Eli Roco, coordinadora de la que conocimos en Ciudadano ADN.

Por Ciudadano ADN
Lunes 10 de Ago, 2020 - 20:18

En la población El Barrero de Huechuraba, vecinos y vecinas se organizaron para hacer una olla común, los días lunes y martes. Son los nuevos beneficiados de “En ADN todo suma”, nuestra campaña que va en ayuda de quienes entregan alimentos a quienes más los necesitan durante esta crisis.

Si quieres ayudar, necesitas ayuda o conoces a alguien que la requiera, comunícate al Whatsapp de ADN, +569 7772 7572

“Comedor solidario” es el nombre de la olla común, ubicada en la parroquia Jesús Pastor del sector, y que entrega alimentos a 250 personas. “Pensamos que iba a ser menos gente, estamos muy impactados con la cantidad”, expresó en Ciudadano ADN Eli Roco, coordinadora de la olla, mientras preparaba el menú para hoy: charquicán con harta verdura, “y harta carnecita, que tenemos la suerte de tener hoy día”.

Un menú que dice relación con una constante preocupación por mantener una “dieta muy equilibrada”: el día martes entregan legumbres, y siempre los almuerzos están acompañados con frutas y verduras. “Queremos dar un almuerzo muy digno”. Mañana, además, incluirán test de PCR y vacuna contra la influenza, buscando que la olla común se vuelva un espacio para colaborar con otro tipo de actividades.

Leer también
Imagen post
Fútbol

En ADN Todo Suma: CSD Monterrey de Viña del Mar ayuda con cajas de alimentos

Imagen post
Deportes

“En ADN Todo Suma”: El Club Deportivo Alejandro Navarrete dejó el fútbol en segundo plano

Imagen post
Nacional

“En ADN todo suma”: Grupo de mujeres de Peñalolén llevan 10 años ayudando a sus vecinos y buscan convertirse en fundación

En El Barrero, cuenta Eli, hay una gran cantidad de personas cesantes. “Estamos en un momento muy complejo, y no vemos mucha salida: los bonos y los préstamos no son la solución. Nosotros pensamos que tiene para rato esta situación. Por eso, se hacen necesarias estas ayudas desde la solidaridad de los propios vecinos e incluso de gente de afuera, porque el costo de esto no es menor”.

Eli vive con su hija, que está terminando su tesis universitaria. “Tengo la suerte de poder haberle dado esa posibilidad”. Desde siempre es vecina de la población. “Mis papás llegaron acá a una toma de terreno y hoy día es un barrio”, cuenta. Junto a otras agrupaciones de allegados y juntas de vecinos, mantienen varias ollas comunes: entre todos, completan los siete días de la semana con almuerzos para sus vecinos y vecinas.

Ese llamado a la solidaridad, para Eli, debe abarcar a toda la sociedad. “Yo escuchaba temprano sobre un paro de camioneros. No entiendo algo así en un momento tan complejo como el que estamos viviendo”.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto