Gaspar Domínguez y propuesta de reducción de quórum de actual Constitución: “Está bien que la democracia siga funcionando”

En conversación con ADN Hoy, el vicepresidente de la Convención recordó que en julio, cuando se entregue el borrador, los convencionales saldrán de la escena. Y ante las críticas por el resumen del nuevo texto, puso ejemplos comparativos.

Por Diego Bravo
Jueves 09 de Jun, 2022 - 09:43
Actualizada el Jueves 09 de Jun, 2022 - 11:07
Compartir

Las encuestas están mostrando un avance de la opción del rechazo en el plebiscito de septiembre próximo. Los motivos para esta tendencia podrían ser muchos: un texto engorroso, convencionales que mintieron para estar en la Convención Constitucional, otros que votaron desde la ducha, o aquellas que se han referido con insultos de grueso calibre a sus pares sin siquiera respetar normas sanitarias mínimas en un contexto de pandemia.

Con el término de la comisión de Normas Transitorias y con la de Armonización en sus últimas horas de existencia, el vicepresidente del órgano redactor, Gaspar Domínguez, miró en retrospectiva este escenario: “Es muy lamentable y probablemente la peor parte”, dijo en conversación con ADN Hoy.

Pero luego agregó: “Por eso (todo lo anterior) tenemos que tener la suficiente altura de miras: las personas, la ciudadanía, los medios de comunicación, de centrarnos en lo que importa, que son las normas obtenidas en la nueva Constitución. Eso es lo que importa (…) El protagonista es la nueva Constitución. Es por eso que cuando el proyecto sea recibido por el Presidente Gabriel Boric el 4 de julio, los convencionales vamos a salir de la escena, el protagonista va a ser el borrador y ahí la ciudadanía tendrá que someterlo a escrutinio: los expertos, la sociedad civil organizada, en las onces, las universidades. Y da lo mismo que un convencional o dos hicieran payasadas, porque lo que importa es la nueva Constitución”.

Superado el protagonismo de los constituyentes, otro de los aspectos a resolver es el lenguaje del borrador de la nueva Carta Magna:  “Por eso hemos decidido hacer esta guía práctica del borrador de la nueva Constitución, que básicamente es tomar los artículos escritos en el borrador, pero resumirlos y escribirlos en un lenguaje más claro, que es lo que hace hoy la biblioteca el congreso nacional con la Ley Fácil”.

Serán en total 400 mil ejemplares físicos los que se entregarán, además de la posibilidad de poder acceder a ellos por descarga de internet.

Pero este mismo resumen ha recibido críticas por, quizás, usar un lenguaje optimista. Sobre eso, Domínguez pone ejemplo:

Sobre lo más democrático: “Alguien podría o no estar de acuerdo con la iniciativa popular de ley, alguien podría o no estar de acuerdo con la derogatoria de ley porque creía que no era razonable que las personas deroguen leyes. El hecho es que el sistema democrático que tenemos incluya elecciones de representantes, como ahora, y además se agregaron la iniciativa popular de ley y la derogatoria de ley. Es decir, tenemos más instrumentos para la democracia. Eso es un hecho”.

Sobre lo inclusivo: “La Constitución actual no menciona ni siquiera una vez a las personas con discapacidad, a la diversidad sexual, a las mujeres, a los adultos mayores, a los niños, niñas y adolescentes, ni a los pueblos originarios. La Constitución actual les da un artículo especial y establece clausulas de no discriminación. Entonces evidentemente es más inclusivo, uno podrá estar de acuerdo o no, pero incluye grupos que estaban invisibilizados”.

Y sobre tradición institucional: “Seguimos siendo un país presidencialista, sigue siendo un sistema político con dos cámaras, sigue habiendo un Banco Central autónomo, una Contraloría que tiene más atribuciones que las que tenía antes, y una institucionalidad que se mantiene”.

Definiciones de quórums

Otro de los temas que se ha tomado el último tramo del proceso constituyente son los cambios de quórums para modificar la nueva Constitución en caso de ser aprobada: así lo estableció la comisión de Normas Transitorias, que propuso que de aquí al 2026, fecha en la que ya debería estar plenamente vigente la nueva Carta Magna, las modificaciones se hagan por 4/7 y plebiscito (en algunos temas puntuales).

Respecto de la Constitución vigente, es muchísimo menos exigente (…) Me parece que da una flexibilidad que va a permitir reformar la actual Constitución con mayor facilidad que la actual”, planteó Domínguez.

Sobre los quórums que implicarán, por ejemplo, un referéndum (plebiscito) “lo que dice el texto es que reformas sustantivas, es la expresión que se usa, reformas que sean gravitantes, relevantes, como sistema político, por ejemplo, y otros temas, son temas que van a requerir plebiscito”, dijo el vicepresidente.

Sobre la propuesta de Chile Vamos de modificar la Constitución en el Congreso, Domínguez acotó: “Me parece muy bien que después de tantas décadas hayan logrado bajar este quórum tan alto, que son 2/3, para tantos capítulos, sin posibilidad de un quórum más bajo con referendum, como hemos planteado. Me parece que está muy bien, qué bueno que al fin se dieron cuenta de la conveniencia de esto. Lo que sugeriría humildemente es considerar en esta reforma también el derecho a la vivienda, el Estado social de derecho y tantas otras cosas que fortalecerían la Constitución actual si la idea es hacer que se parezca en algunos aspectos más al borrador si el quórum está planteando la comisión de Normas Transitorias. Lo que me parece normal y está bien, que la democracia siga funcionando: que las Cámaras del Congreso y el Presidente sigan legislando y haciendo lo que haya que hacer. Yo prefiero una Convención y una Constitución nacida en democracia”. 

“Por ejemplo, si se quiere cambiar el modelo de Estado Regional o si se quiere pasar de tener dos cámaras como la actual a tener uno, o sea, algo gravitante, sustantivo, requiere un quórum de 4/7, que es relativamente bajo, comparativamente, pero además requiere un plebiscito, porque entendemos que los cambios sustantivos requieren la opinión de la ciudadanía. Ahora, si es que no queremos hacer este plebiscito o hay un amplio consenso de 2/3 en el Congreso, en esa situación podría saltarse el plebiscito. Pero creo que es buena noticia que en los cambios sustantivos la ciudadanía tenga que tener la posibilidad de intervenir y opinar”, agregó.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto