Cultura y Educación

Alberto Montt y su libro “Antiayuda”, una crítica al positivismo tóxico: “Se convierte en una especie de fascismo del bienestar”

El dibujante ecuatoriano-chileno conversó con el Ciudadano ADN sobre su más reciente trabajo, en donde expresa una irónica mirada social. “Tanto la autoayuda como el positivismo tóxico son espacios terribles de abusos”, comentó.

Por Matías Catalán
Martes 22 de Nov, 2022 - 16:14
Compartir

En el Ciudadano ADN conversamos con el destacado ilustrador Alberto Montt, a raíz del lanzamiento de su libro “Antiayuda: Guía para sentirte especial aunque no lo seas”.

“El tema de la autoayuda me viene preocupando desde hace mucho rato. Y durante la pandemia explotó violentamente, entonces ya pasó de gris a negro”, comenzó diciendo el artista.

Respecto a la inspiración que generó el nacimiento de su libro “Antiayuda”, el dibujante comentó que fue por su rol de espectador ante situaciones de estafa de algunos de sus cercanos.

“Hay gente que conozco que tienen cercanos que dejaron tratamientos de cáncer por ponerse cuarzos en la cabeza. Ya me pareció que no daba. Hay una gran cantidad de charlatanería”, expresó.

“Es una industria multimillonaria. Tanto la autoayuda como el positivismo tóxico son espacios terribles de abusos”, añadió.

Alberto Montt en contra del positivismo tóxico

“Yo siento que es muy evidente cuán eficiente es el positivismo tóxico para mantenernos estupidizados”, reflexionó el dibujante.

“Al final termina siendo una herramienta de manipulación total y de ventas. Cuando te están diciendo que tienes que ser la mejor versión de ti mismo, que tienes que estar feliz y poner buena cara, se convierte en una especie de fascismo del bienestar que es muy espeluznante“, agregó.

En cuanto a la manera en que comunica su mensaje y punto de vista, el que posee tintes de humor e ironía, Montt explicó que a veces es sin querer.

“A veces uno está poniendo en el papel un pensamiento sin querer pasarlo por el humor y termina siendo humorístico de lo ridículo que es”, explicó.

Una artística crítica social

Para el reconocido dibujante, indudablemente es bueno tener una actitud positiva. Sin embargo, agregó que “cuando te dicen que si no tienes actitud positiva es porque eres básicamente un inepto, se pone complicada la cosa”.

“Estás transfiriendo una responsabilidad que es social, del Estado en la que interviene incluso la suerte, en una persona. Es como la gente que dice ‘no, el pobre es pobre porque quiere'”, reflexionó.

“Cuando uno ve la gente que imparte estos talleres, también es gente que está bien económicamente. Son, no sé, chicas herederas que son capaces de ir a sus retiros en Pucón para hacer yoga y que después se quejan porque no vibras alto. De verdad, la fila de cacheteo hace falta”, añadió.

Síguenos en El Mostrador Google News
Lo más visto