Series y películas

“Nahuel y el Libro Mágico”: de qué se trata esta historia de fantasía con una dosis alta de realidad

El director Germán Acuña y el productor ejecutivo Pato Escala conversaron con ADN.CL sobre este largometraje animado de factura nacional, que entrelaza la mitología del sur de Chile con un potente mensaje sobre la familia y la superación de los miedos.

{"multiple":false,"videos":[{"key":"bNjUNx","duration":"00:12:28","type":"video","download":""}]}
Por Pamela De Vicenzi
Miércoles 19 de Ene, 2022 - 15:18
Actualizada el Miércoles 19 de Ene, 2022 - 15:21
Compartir

Este jueves 20 de enero llegará a los cines nacionales un largometraje animado que promete cautivar con una historia tan cargada de fantasía como de realidad. Se trata de Nahuel y el Libro Mágico, la ópera prima de Germán Acuña, con la producción ejecutiva de Punkrobot, los ganadores del Oscar por Historia de un oso.

La película gira en torno a Nahuel, un niño de 12 años que vive con su padre, un hombre de mar. Sin embargo, este protagonista le tiene miedo al mar, por lo que es objeto de burlas de sus amigos. Su vida también está marcada por la prematura pérdida de su madre.

De pronto, su padre es capturado por un brujo. Para rescatarlo, Nahuel debe enfrentar sus miedos con la ayuda de su amiga Fresia y otros compañeros de batalla. En este punto se entrelaza la mitología del sur de Chile con un punto de realidad: la unión familiar.

Un universo entero en un producto pop

ADN.CL conversó con Germán Acuña, quien cuenta con una sólida trayectoria en la animación nacional, mediante su productora Carburadores. También participó en este diálogo Pato Escala, productor ejecutivo de la cinta, que entregó su punto de vista desde una industria que ha ido en crecimiento no sólo en el cine, sino también en la televisión abierta.

Pero volvamos a Nahuel y los orígenes de su producción, que data de hace casi una década. “La historia tiene que ver con una inspiración personal, que nace a partir de un viaje a Chiloé. Estando allá vi estos escenarios que son sublimes, de mucha naturaleza, de paisajes hermosos, de una arquitectura particular, de un imaginario particular y una dimensión cultural y mitológica que está súper viva“, expresó Acuña.

En esa línea, comentó que para él fue impactante “darme cuenta que muchas de estas cosas que como santiaguinos, no chilotes, entendemos como algo pintoresco, hay muchos lugares del archipiélago donde esas historias y esas formas y esa tradición es parte de las realidades, están muy entrelazadas con el tejido de la realidad. Hay historias cotidianas donde estos elementos aparecen y la gente vive y funciona alrededor de estos elementos”.

Acuña escribió el guion junto a Juan Pablo Sepúlveda, su colega y amigo de la infancia. “Para ambos es importante hacer una historia de una relación entre un padre y un hijo. Era otro elemento que sabíamos que queríamos que estuviera en el centro de todo”, señaló.

Sobre ese punto de las relaciones familiares, ¿cuál es el simbolismo que hay detrás de los roles de esta historia? Está el niño que se enfrenta a sus miedos, el perfil del villano, la figura del padre, la presencia espiritual de la madre, los referentes femeninos como Fresia. Quizás profundizar en ello, considerando a los niños, niñas y adolescentes que están ávidos de enfrentar este mundo, que lo vemos distinto desde la adultez.

“En todas las historias aparecen, en muchas películas y obras, aparecen los temas personales. Tanto Juan Pablo como yo somos amigos de la infancia y tenemos temas con la paternidad. Venimos de familias un poco ausentes. Entonces sentíamos que allí había un elemento importante a poner en la película”.

“Nosotros cuando armamos la historia… como que la relación padre e hijo, aislada, no es algo muy tocado. En general el papá siempre se ha visto como la figura de un proveedor, la fortaleza de la familia, tiene este rol súper asignado. Era interesante poder contar una historia donde quizás no pasara eso, donde el papá no fuese necesariamente ese ancla de solidez emocional, sino todo lo contrario. En la historia aquí vemos a un papá un poco ausente emocionalmente, un poco distante”.

“Vemos la falta de la figura materna, es una familia un poco truncada, que trata de entenderse entre ellos. Estos elementos están envueltos por esta dimensión mitológica, de fantasía, de magia. Sentíamos que ese era un objetivo, tratar de despachar una película que viva y exista en el nivel de la cultura pop, pero que dentro tuviera escondida una relación entre un padre y un hijo”.

Pato Escala: “Es uno de los proyectos más relevantes que se han hecho”

Desde la perspectiva de la industria y su labor en la producción ejecutiva a través de Punkrobot en Nahuel y el Libro Mágico, Patricio Escala se refirió al presente de la animación chilena y la lucha que se ha extendido por años para prevalecer estas obras con el incentivo siempre necesario. Y sobre todo, considerando las nuevas plataformas de difusión que se han generado, especialmente en el contexto de la pandemia del covid-19.

A propósito de la cultura pop, esta historia tiene elementos que remiten a Studio Ghibli. ¿Cuáles fueron los referentes en este caso y cuáles son los referentes por los que se está guiando el cine chileno, cada vez más fortalecido?

“No sé si hay mayores referentes que la misma realidad que vivimos. En general me da la impresión que los realizadores chilenos se impactan y crean sus historias que puedan ser interpretadas tanto en documentales, ficciones, animaciones, llevándolas también a la fantasía, pero con un reflejo de lo que nos pasa a nosotros“.

“Como decía Germán antes, cómo te emocionas y cómo te mueves. De repente ver el sur de Chile, el norte de Chile, las personas, sus rasgos. En el mundo de la animación, donde hay tanta observación sobre estos detalles, creo que hay una mayor sensibilidad al momento de reflejarlas en una pantalla“.

“Entramos a trabajar y colaborar en este proyecto en 2015 y para nosotros el mayor desafío ha sido ver cómo este proyecto que lleva casi 10 años y en el que nosotros estamos participando en los últimos seis, se estrena el 20 de enero, lo que para nosotros es muy emocionante. Nos tiene demasiado contentos y orgullosos de poder traer una pieza de esta calidad, tanto en animación como en arte, a las salas de cine de Chile”.

El director Germán Acuña y el productor ejecutivo Pato Escala.

Siguiendo en la línea de hablar de la base que ha tenido este cine dirigido a niños, niñas y adolescentes, ¿cómo ven el escenario actual para este tipo de producciones? A propósito del gran impulso que tuvo TVEduca y NTV, que es el canal infantil de TVN. Ahora están estas ventanas para que los realizadores y los creadores puedan conectarse con los niños, niñas y adolescentes.

“Esta nueva señal de televisión abierta permite generar un espacio en pantalla que hacía falta y que nosotros mismos desde el gremio de animación muchas veces fuimos a exponer en la Cámara de Diputados para que entendieran el rol de la televisión pública“.

“Hoy en día, otra de las aristas que hemos conversado y en las que hemos estado trabajando y hemos tratado de acercarnos a los diferentes ministerios de Hacienda en los últimos ocho años es lograr que en Chile, además de financiamiento público, existan incentivos tributarios para poder atraer inversión extranjera“.

Todavía nos queda un largo camino para poder generar el ecosistema idóneo para la producción de animación nacional y que logremos tener constantemente obras nacionales exhibiéndose en las salas de cine, en pantallas de streaming y en televisión abierta”.

“Creo que ir contando con estos pequeños espacios que ojalá vayan de la mano con un aumento de recursos, porque finalmente una cosa es tener espacio para exhibir y otra es poder tener recursos para la producción. Todavía nos falta mejorar ciertas herramientas y ciertos incentivos que podrían ayudarnos sin duda a sacar adelante los proyectos no en una mejor calidad, sino en una menor cantidad de tiempo”.

“Finalmente, cuando uno hace este tipo de producciones, cuando decide no sacrificar la calidad, como es el caso de Nahuel, lo que sí termina sacrificando son los tiempos de producción y se termina extendiendo, lo que no quiere decir que una producción como esta no haya tenido apoyo estatal también. Tuvo apoyo del CNTV, del Ministerio de las Culturas, y en esta última etapa de Corfo”.

“Entonces uno va viendo cómo las institucionalidades también van trabajando de forma coherente y cohesiva para poder lograr proyectos de esta envergadura, que la verdad es algo para mí un hito de la animación nacional y creo que también es uno de los proyectos más relevantes que se han hecho en esta época“.

Mira aquí el tráiler de Nahuel y el Libro Mágico:

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto