;

Revelan declaración de “falso Giorgio Jackson” por robo de computadores en Mindeso

Miguel Ángel Apablaza entregó su versión sobre el bullado robo que afectó al ministerio de Desarrollo Social cuando Giorgio Jackson aún era jefe de la cartera.

Miguel Ángel Apablaza, ministerio de desarrollo social, 1024x576 jpg ok

Miguel Ángel Apablaza, ministerio de desarrollo social, 1024x576 jpg ok

Revisa la seccion lo ultimo

Se han dado a conocer nuevos detalles sobre el notable robo perpetrado por un grupo de delincuentes en el Ministerio de Desarrollo Social. Recordemos que el delito se planificó a raíz de una llamada efectuada por un recluso de la cárcel de Puente Alto, quien engañó a un guardia del edificio ministerial en Santiago. Posteriormente, sus cómplices ingresaron al inmueble y sustrajeron 23 computadores y una caja fuerte.

Con el avance de la investigación, que ha sido declarada en reserva debido a la naturaleza de los antecedentes emergentes, se han revelado detalles clave, como la declaración de Miguel Ángel Apablaza, el recluso dueño del chip desde el cual se realizó la llamada al ministerio.

Según reportó La Tercera PM, en su testimonio inicial, Apablaza aclaró que se le había solicitado el chip específicamente para cometer la estafa el 19 de julio. Relató cómo se planeaba engañar a alguien utilizando el «cuento del tío», un método común de estafa donde se llama a un guardia haciéndose pasar por un superior para obtener información o acceso.

El sujeto explicó que “en esta y en otras cárceles hacían el cuento del tío. Por ejemplo, llaman a un guardia y se hacen pasar por el jefe, si el guardia engancha, le dan instrucciones para tomar nota del número al que debían llamar del servicio de grúa, algunos guardias enganchan y otros no”, señala La Tercera.

Agregó que “habían rescatado un número de una empresa para ‘cagarse’ a alguien, para robarle, estaban estafando a alguien para la calle”, dijo el imputado.

«Cuento del tío elaborado»

Apablaza reveló que, tras la divulgación del caso en la prensa, se generó alarma en la cárcel. Se le aconsejó destruir el chip para evitar ser vinculado al delito. Siguiendo esta recomendación, dejó el chip pegado en la pared cerca de su cama y pidió a un compañero de celda que lo destruyera más tarde.

A cuatro meses del incidente, las investigaciones continúan, apuntando a la hipótesis de un «cuento del tío» elaborado. Hasta el momento, hay tres detenidos relacionados con el caso, pero aún falta por identificar a los «falsos sobrinos» del entonces ministro, quienes podrían aportar información crucial sobre los autores intelectuales del robo.

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen vivo

ADN Radio
En vivo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Ciudades

Elige una ciudad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad