;

Mario Lobo Zagallo, el “amuleto” de Brasil en los Mundiales

A lo largo de sus 92 años, fue protagonista en cuatro de las cinco Copas del Mundo que posee el “Scratch”, dentro y fuera de la cancha.

Mario Lobo Zagallo, el “amuleto” de Brasil en los Mundiales

Mario Lobo Zagallo, el “amuleto” de Brasil en los Mundiales / ANTONIO SCORZA

Revisa la seccion lo ultimo

Santiago

Con su fallecimiento durante la noche de este viernes, la vida de Mario Lobo Zagallo pasó a convertirse en una verdadera leyenda, considerando los éxitos que marcaron su carrera deportiva con Brasil.

Hay que considerar que el protagonismo del “Viejo Lobo”, como se lo apodaba cariñosamente en el gigante sudamericano, comenzó primero dentro del rectángulo de pasto: como extremo izquierdo, fue parte de los planteles con los que el “Scratch” ganó los Mundiales de Suecia 1958 y Chile 1962. Eso en paralelo a su gran rendimiento como jugador del Flamengo y Botafogo.

Sin embargo, una vez retirado de la actividad, Mario Lobo Zagallo comenzó a aportar su sapiencia ahora como director técnico. Luego de hacer sus primeras armas en Botafogo, se hizo cargo de la selección brasileña, liderando a un equipo de leyendas, como Pelé, Jairzinho, Tostao y Rivelino, al título en la Copa del Mundo de México 1970.

Revisa también:

ADN

Con ello, se transformó en el primer jugador en ser campeón del mundo como jugador y como entrenador. Cuatro años más tarde, fue cuarto en Alemania 1974, tras lo cual pasó las siguientes dos décadas dirigiendo clubes en Brasil, además de las selecciones de Kuwait, Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos.

Sin embargo, el “Scratch” volvió a llamar a la puerta de Mario Lobo Zagallo, luego que Carlos Parreira le pidió que fuera su ayudante. Dicha dupla terminó logrando el éxito máximo, ganando el tetracampeonato en el Mundial de Estados Unidos 1994. Posteriormente, volvió a tomar el mando en solitario, y aunque ganó la Copa América 1997 y la Copa Confederaciones el mismo año, fue subcampeón planetario en Francia 1998.

Luego, Parreira volvió a ser el líder de la selección brasileña y, con el “Viejo Lobo” como ayudante, fueron campeones continentales y de la Confederaciones entre 2004 y 2005, pero protagonizaron una temprana eliminación en los cuartos de final de Alemania 2006. De ahí en más, no volvió a ser parte de ningún cuerpo técnico y, entre broma y broma, muchos aseguran que si hubiera estado involucrado en algo durante el Mundial 2014 que organizaron los pentacampeones el mundo, quizá se hubieran ahorrado el humillante 7-1 a manos de Alemania.

Contenido patrocinado

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen vivo

ADN Radio
En vivo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Ciudades

Elige una ciudad

Compartir

URL copiada al portapapeles

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad