Series y películas

Festival de Toronto tributa a Dionne Warwick: “No cambiaría nada de lo que he vivido”

El documental “Dionne Warwick: Don´t make me over” registra la formidable carrera de esta cantante estadounidense, la primera afroamericana en ganar un Grammy y vender 100 millones de discos. A los 80 años conversa con la prensa acreditada en TIFF sobre sus éxitos y colaboraciones musicales.

TIFF
Con información de Ernesto Garratt Viñes, desde el Festival de Toronto
Domingo 12 de Sep, 2021 - 17:00
Compartir

Dionne Warwick nunca para de sonreír. La legendaria cantante afroamericana se mueve delante de las cámaras tranquila y sin grandes sobresaltos. Está en las calles y salas de cine de Toronto presentando “Dionne Warwick: Don´t make me over”, completo trabajo documental sobre su vida y obra en la industria discográfica. De manera telemática conversa con la prensa acreditada fuera de Canadá sobre este trabajo audiovisual que rinde tributo tanto a su talento como a su pionera figura a la hora de derribar barreras sociales, raciales y musicales.

Parte de la selección oficial de la versión 2021 del Festival de Toronto, se trata de un documental hecho para disfrutar y apreciar el notable talento vocal de esta estrella que comenzó a probar suerte en los coros de iglesia de New Jersey y comenzó su salto a la fama cuando ganó la Noche Amateur en el legendario teatro Apollo. Con la voz e imagen de la propia Dionne Warwick recordando aquella noche fundamental en su carrera, este título crece con el acucioso testimonio de gigantes como Elton John, Calos Santana, Barry Gibb, Alicia Keys, Snoop Dog y Burt Bacharach.

Dionne Warwick

Es justamente Burt Bacharach quien recuerda el salto de Dionne Warwick a la posición de estrella cuando grabaron la primera canción de ella como solista Don´t make me over. El documental dirigido por Dave Wooley y David Heilbroner muestra cómo la artista, durante su juventud, fue un espíritu indomable y que no obedecía las reglas que segregaban en el sur de Estados Unidos a los blancos y a los afroamericanos, evitando así cualquier integración. También “Dionne Warwick: Don´t make me over” reconstruye las colaboraciones con Barry Gibb y sus hermanos en el hit que marcó su desembarco europeo, el disco Heartbreaker.

Incluso coopera dando su testimonio Snoop Dog: un artista gansta y de malas pulgas que, según confiesa, cambió de actitud “mafiosa” cuando lo encaró Dionne Warwick y le encaró que no podía llamar a las mujeres con improperios.

Vi el documental recién completo en el teatro Apollo- dice la estrella de actuales 80 años. Hay muchas cosas que había olvidado en mi vida y me sirvió para recordar. Claro, en general fue un hermoso viaje el que tuve viendo este documental y espero que así sea para los espectadores.

De carácter oficial, sin entrar en grandes controversias, “Dionne Warwick: Don´t make me over” es un triunfo musical. El arte de esta artista y su generación flota por sobre cualquier defecto o minucia humana. Incluso, cuando le pregunto via telemática que consejo le daría a su versión joven con tal de evitar cualquier dolor o tiempos difíciles, ella, la estrella, responde con el espíritu del documental, es decir, políticamente correcta:

No cambiaría nada de lo que he vivido. Alterar el pasado no es posible y no creo posible llegar hasta este lugar sin haber tenido todas las experiencias que tuve.

Dionne Warwick

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto