Nacional

Carmen Gloria Valladares y rol de la primera dama: “Las mujeres ya no estamos para decorar a nadie”

La secretaria relatora del Tribunal Calificador de Elecciones conversó en la Pauta B de contingencia, su vida profesional y personal, el posicionamiento que tomó en el último año, los desafíos para el próximo gobierno y para la Convención.

Por Diego Bravo
Miércoles 19 de Ene, 2022 - 10:43
Actualizada el Miércoles 19 de Ene, 2022 - 10:56
Compartir

Carmen Gloria Valladares (65), secretaria relatora del Tribunal Calificador de Elecciones, es funcionaria pública de carrera, pero en 2021 se posicionó como una de las piezas fundamentales para la consagración de la Convención Constitucional: su temple y actitud republicana fueron destacados, tanto por las nuevas autoridades, como por la ciudadanía. Y esta mañana conversó con la Pauta B, de Radio ADN. 

Uno de los temas que abordó fue el rol de la primera dama, asunto que se ha tomado el debate público en las últimas semanas: “La compañera, en este caso, del Presidente de la República, tiene que tener un rol afín a lo que está el Presidente. No puede ejercer como periodista o abogado o lo que hacía hace cinco o 10 años antes, porque la Presidencia le cambia la vida al ciudadano, no solo a él, sino a su compañera. Es bueno dedicarse a tareas sensibles a la ciudadanía, como la infancia, la mujer. Lo cambiaría en esa parte: no ser un elemento decorativo. Las mujeres ya no estamos para decorar a nadie”. 

En línea con lo anterior, Valladares cree que el desafío es que “se dignifique el rol, no que se eliminara. Una autoridad como el Presidente de la República debe tener una compañera o un compañero y que por su tarea, no debe dejarlo solo, y ella cumplir un rol a la tarea competentes, como la infancia, la migración, las mujeres. Tantas tareas que puede hacer”, explicó.

Este repensar el rol de primera dama está directamente vinculado al feminismo, que para Carmen Gloria es “justo y legítimo”.

“Hay que reconocer el rol que le ha correspondido al hombre, porque si no hubiese comprendido que la mujer puede entregarle sensibilidad al sistema, no habría podido. Soy de la convicción de que la mujer no deba ocupar los puestos que debe ocupar por ser mujer. No me gusta la discriminación positiva”, agregó.

Gobierno y Convención Constitucional

Valladares ve con buenos ojos el recambio generacional en la próxima administración: “Tengo la esperanza que esta nueva generación que yo, con 65 años, y muchas autoridades, ministros, colegas, le estamos entregando este poder a gente joven. Es entregarle la institucionalidad a este país, que no tiene que ser como el nuestro, pero que tiene una institucionalidad que tiene que respetarse”. Pero los resultados no dependerán solo de las autoridades: “Lo van a hacer bien, pero no depende solo del gobierno: depende de todos”.

Uno de los gestos concordante con estos parabienes fue la entrega de la papeleta al Presidente electo Gabriel Boric al momento de ser proclamado en el cargo por la misma institución. Reveló el trasbambalinas: “Un colega tuvo la gentileza de mandar a colocar un cuadrito (la papeleta) la cédula electoral, lo que hace la diferencia“.

Y sobre esta serie consecutiva de votaciones que hubo en los últimos dos años en el país, precisó a que, en parte, se debe al “chileno, que es esencialmente democrático. El pueblo cuenta sus votos. Nosotros tenemos un sistema bueno y que funciona. Es tan importante esa papeleta para el ciudadano (que le regaló al Presidente Boric), que entra como ciudadano y sale como Presidente electo. Y para el país es el cómo puede cambiar el destino una cédula electoral”.

“El Servicio Electoral hace una estupenda tarea y el prestigio que tiene la justicia electoral en Chile, no solo nacional sino que también internacional, porque somos veedores internacionales, nunca ha estado en duda. Hace un trabajo profesional, profundo. Nosotros estamos en la parte dura del problema. Ese trabajo la gente lo rescata y lo reconoce“, resumió.

Sobre el proceso constituyente, propuso como desafío que la próxima Carta Magna “tenga la capacidad de aunar los extremos. Que tenga lenguaje sencillo y claro y que pueda congregar el centro, donde quepamos todos”, propuso.

“La gran mayoría queremos un país en paz. No sé si eliminando la desigualdad, de ser posible, sino proporcionar. A lo mejor a uno hay que darle tres y a otro dos. Eso no es igual, pero el caso puede ser proporcional. Falta el plebiscito de salida, que no deja de ser, y ahí tendremos que resolver si estamos o no de acuerdo con el trabajo que ha hecho la convención, que lo ha hecho bien”, añadió.

Vida personal

Sobrina nieta de la premio Nobel nacional, Gabriela Mistral, estudió Trabajo Social y Derecho en la Universidad Católica. Sus primeros pasos como profesional fueron en la Corte Suprema en 1984 (“tuve la suerte de no tener la dificultad por le hecho de ser mujer, tampoco una conducta paternalista. Se me exigía lo que ellos pensaban que podía dar. Creo que era lo que me correspondía“, dijo). A sus 65 años, explicó que postergó la maternidad para priorizar su vida profesional.

Los hijos fueron un poquito postergados porque privilegié el trabajo, sin duda. Estoy en paz con esa decisión. Estoy buscando una persona para reemplazarme en el trabajo. Tengo 65 años, trabajo sábados, domingos. Es mucha la tarea. Buscar la combinación entre un hombre y una mujer, que tenga esa capacidad de entrega no es fácil”, contó.

De alguna forma, en el último tiempo su vida sí cambio. Y un ejemplo es esta misma entrevista: “Hoy estar acá. En eso me ha cambiado la vida. Me sorprende, pero si puedo servir a que la ciudadanía sepa lo que es la justicia electoral, la voluntad popular, la soberanía, estoy encantada de hacerlo”.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto