Nacional

Doctor Valdés analiza el coronavirus desde su cuarentena en Madrid: “Reaccionamos tarde por el tema económico”

El reconocido cirujano plástico está en cuarentena, desde donde evalúa las diferencias entre España y Chile a la hora de enfrentar una enfermedad por la que “vamos a pasar prácticamente todos”.

Por Ciudadano ADN
Martes 24 de Mar, 2020 - 21:11

Una visión de cómo se vive la pandemia en Europa, específicamente en Madrid, es la del reconocido cirujano plástico Héctor Valdés, quien desde la cuarentena en la capital española se declaró “muy preocupado” en entrevista con Ciudadano ADN.

El médico considera que “lo bueno es que en Chile se adelantaron medidas. Aquí se miró la pandemia como un tema muy lejano”, donde con “100 millones de chinos que tiene una renta que les hace viajar por todo el mundo, el contagio vino del turismo”, según consignó. En Madrid “reaccionaron tarde por el tema económico. En Italia a los dueños de restaurantes y cafeterías les dolió tener que cerrar hasta que la situación se tornó insoportable. Ahora las pérdidas van a ser mucho más de las que podrían haber sido”.

En España, según recordó Valdés, gran parte de los afectados son de edad avanzada, un segmento que “vivió la Guerra Civil con mucho dolor, y la post guerra mundial, las carencias, la reconstrucción de Europa, y hoy está siendo la generación más castigada”.

Antes de la explosión del coronavirus, Valdés observó que todavía se apresuraban cirugías selectivas, poniendo en riesgo la futura disponibilidad de camas de hospitales. “Mal se vivió en Europa y los países turísticos el aprovechar hasta el último momento. Y esto no es un tema para aprovechar”. Por eso, “apelo a la población a que seamos solidarios. Si una persona va al hospital por otra cosa y se contagia en el post-quirúrgico, del hospital hay que salir un poco corriendo”. En la misma tónica, recordó que “es un error” ir al hospital ante síntomas como fiebre. “Lo que hay que hacer es llamar a un consultorio, recibir instrucciones, aguantarse la fiebre en casa con paracetamol”.

La realidad local es distinta. Según observa el médico, en Chile “se ha actuado a nivel social, con una respuesta de las personas que comenzaron a aislarse y a tomar más conciencia” ante la lenta reacción de las autoridades.

Una de los anhelos en medio de esta crisis es la creación de la vacuna contra el virus, carrera que ya disputan las grandes potencias mundiales. La vacuna, dice Valdés, “ya está”, sin embargo, los protocolos de seguridad impiden su uso inmediato y masivo. Primero hay que comprobar “que no te cause una enfermedad colateral. Podemos sacarla al mercado y quizás te causa una encefalitis o una enfermedad hepática”.

Por eso, los ensayos clínicos de la vacuna deben durar varios meses. “La pregunta es cuánto un país o un mundo está dispuesto a esperar”. Sin embargo, Estados Unidos ya está hablando de flexibilizar el protocolo. “Se va a acortar a alrededor de 3 meses”, adelantó el experto.

Valdés evalúa positivamente la cuarentena, que “está funcionando bien” en disminuir la curva de contagios, ya que -como se sabe- el virus se transmite no solo cuando la persona desarrolla los síntomas, sino desde el primer minuto en que está contagiada. Sin embargo, “se sabía que el resultado del aislamiento no iba a ser inmediato: a lo menos 10 días para bajar la curva de contagio”.

“El mundo científico cree que por esta infección vamos a pasar prácticamente todos”, consignó Valdés, lo que en Chile podría producirse de aquí a septiembre. Incluso, hoy “muchos están pasando por él y es asintomático, sobre todo la gente joven”. El tema, insistió, es que ese contagio “sea despacio para que los enfermos graves, que son un 2%, tengan acceso a los hospitales y a ventilación mecánica cuando se requiera. Si entran cinco millones de chilenos de una vez, no da abasto el sistema”.

Sin embargo, Valdés opinó que “lo que estamos haciendo está muy bien, el tema es cuánto va a aguantar la economía”, al tiempo que quiso “felicitar a la gente joven, la menos afectada por la enfermedad, pero están ayudando a sus padres o abuelos para que no se contagien. El mundo depende de la generación joven”.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto