;

Emotivo retorno de Maximiano Valdés a la Sinfónica de Chile

La más importante orquesta del país se reencontró con el laureado director chileno, en un concierto que contó con la brillante participación del cellista israelí Amit Peled.

Emotivo retorno de Maximiano Valdés a la Sinfónica de Chile

Emotivo retorno de Maximiano Valdés a la Sinfónica de Chile

Revisa la seccion lo ultimo

Fue una triste coincidencia. El viernes en la tarde noche se desarrollaba una de las veladas más emotivas de la actual temporada de la Orquesta Sinfónica Nacional de Chile, que contó con la presencia internacional del cellista israelí Amit Peled, quien vino a tocar la obra central del programa, el Concierto Op.85 de Edward Elgar.

El cálido recibimiento llevó a un momento sublime, en que el músico ofreció la “Oración”, del ciclo ‘Jewish Life’ del compositor suizo Ernest Bloch. Una música tan sentida, tan conectada a la tradición musical hebrea, que conmovió a todos los presentes en el Teatro Universidad de Chile, quienes como todo el planeta, nos despertamos al día siguiente con la noticia del nuevo brutal conflicto que remece a Medio Oriente.

ADN

Amit Peled

Sin duda, el recuerdo de esa “Oración” tomó un nuevo sentido, en lo que, reiteramos, fue un concierto de alta carga emocional. Primero, porque era el retorno a la orquesta del reputado director chileno Maximiano Valdés, quien siempre imprime credibilidad y peso artístico a las interpretaciones firmadas por él. Y luego, porque toda la música oída en lo que fue una única función (debido al masivo corte de agua capitalino), era de corte expresivo.

Dos obras breves del chileno Andrés Maupoint sirvieron de apertura. ‘Velas Negras’ y ‘Árbol Sin Hojas’ son evocadoras, y despiertan cierta sensibilidad en el oyente a través de cristalinas texturas, y un material melódico envolvente, que en la segunda pieza se caracteriza por un dúo de solos en el primer violín y el clarinete (Alberto Dourthé y David Medina). Valdés hizo un loable trabajo de equilibrio colorístico.

ADN

Maximiano Valdés

Luego vino la obra de Elgar, la respuesta nostálgica de un compositor sobre un mundo que se desvaneció (a saber, la esfumación de la sociedad victoriana tras la primera guerra mundial). Y este concepto puede hacer sentido a muchos oyentes en la presente década. Amit Peled es, definitivamente, un gran solista. Interpreta con amplia libertad, cuasi-improvisando, pero manteniendo un sentido de unidad. El parte orquestal estuvo a la altura, logrando una claridad arquitectónica envidiable.

Finalmente, las macizas ‘Danzas Sinfónicas’ de Sergei Rachmaninov, una partitura muy exigente de armar para las orquestas, y aquí se nota la experiencia y la profundidad del maestro Valdés, quien lideró una lectura convincente y maciza de las tres partes que la componen. Mención especial al solo de saxofón interpretado en el primer movimiento por Pedro Portales.

Las colaboraciones entre Maximiano Valdés y OSNCH no han sido tan numerosas a lo largo del tiempo. Pero óptimo sería que este elogiado director chileno pudiese volver más a menudo a pararse frente a la más importante orquesta del país.

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen vivo

ADN Radio
En vivo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Ciudades

Elige una ciudad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad