Música

Claudio Valenzuela y “Mil caminos”, disco que revisa la trayectoria de Lucybell: “Es increíble tomar canciones y ver que pasaron el tiempo”

Desde Idaho, Estados Unidos, donde reside, el vocalista y líder de la banda presentó en Ciudadano ADN el disco que revisita 18 de sus temas clásicos en formato acústico y con la participación de voces como Beto Cuevas y Consuelo Schuster.

Por Ciudadano ADN
Martes 02 de Jun, 2020 - 21:57

En su próximo disco Mil Caminos (título de uno de sus hits más recordados), la banda chilena Lucybell repasa sus 25 años de trayectoria y la actualiza con nuevas versiones, y la compañía de voces como Beto Cuevas y Consuelo Schuster. Desde Estados Unidos, donde reside, el líder de la banda Claudio Valenzuela conversó con Ciudadano ADN para contar detalles del proyecto.

En su ciudad, Boise -capital del estado de Idaho- no hay cuarentena, aunque “los restaurantes están empezando a abrir y la gente ya empieza a salir un poco”, contó el músico. Allí también se vive algo de la tensión social que causó el asesinato de George Floyd a manos de la policía de Minneapolis. “Hay gente que se junta en el Capitolio, con carteles, muy pacífico. Pero no ha pasado lo de Minneapolis o Los Angeles. Allá se puso muy fuerte todo”.

Precisamente sucesos como este llevan a Valenzuela a pensar que “estamos viviendo una época donde las cosas han cambiado. Tener acceso a la información y saber las injusticias nos permite reaccionar de una forma diferente. Hay una especie de despertar de conciencia y darse cuenta que las cosas se pueden cambiar. El ser humano se acostumbra a todo, pero a veces no es bueno acostumbrarse cuando podría haber un poco mas de equidad, de respeto, de igualdad, de equilibrio en todo aspecto”, reflexionó. Lo mismo observa a propósito de la pandemia, donde cree que “las cosas no han sido bien manejadas” por las autoridades. “La gente con mayor razón va a tener ganas de que esto cambie”, dijo.

En lo estrictamente musical, Valenzuela contó que Mil caminos era un proyecto que Lucybell tenía hace varios años, y que recién pudo concretar el pasado mes de noviembre. “Afortunadamente, casi lo corremos para marzo y ahí no hubiera salido”. El resultado lo deja “contentisimo”, al haber podido revisitar los temas históricos de la banda en un formato acústico.

El material también está grabado en video, con la dirección de Felipe Foncea, con quien ya trabajaron en varios videos, y cuenta con músicos invitados como Sebastián Vergara en las cuerdas y Cuti Aste en los teclados. “Fue una gran aventura participativa”, aseguró Valenzuela, que junto a los demás miembros de la banda, se mantuvo “muy abierto a escuchar las ideas. No fuimos para nada controlantes, todos aportaron”.

Son 18 canciones clásicas del repertorio de la banda, más una nueva, que “esperamos más adelante poder presentar”. La idea original era hacer presentaciones en México en marzo y dedicar la segunda mitad del año a recorrer Chile, Argentina y Perú, pero con la pandemia “va a haber que esperar. La industria musical es la más golpeada con todo el encierro. Técnicos, iluminadores, gente del backline, para ellos es durísimo”.

Por ahora, Valenzuela se concentra en la satisfacción del trabajo terminado. “Recuerdo después de grabar, habernos mirado a la cara y decirnos, uf, qué tenemos entre manos. Qué increíble tomar canciones y ver que pasaron el tiempo. Eso se lo debemos a la gente”, confidenció sobre un proceso donde, además, “todos los otros músicos sumaron de una forma mágica”.

De una de las voces que colaboraron, la cantante Consuelo Schuster (quien participó en “Carnaval”), dijo que “la había escuchado un par de veces, tuve la suerte de cantar con ella en un homenaje a Lucho Gatica en la feria Pulsar con el maestro Valentín Trujillo al piano. Quedé muy impresionado con su voz, era una carta increíble para jugar”.

La vida que dos décadas después tienen canciones como la ya mencionada “Carnaval”, o “Milagro” (ahora acompañada con la voz de Beto Cuevas) es para Valenzuela una prueba de que “las canciones dejan de ser de uno y pasan a ser de la gente, y traspasan generaciones. Y esa es una de las cosas mágicas de la música. Me he sorprendido de ver muchos niños, fans que han descubierto la banda a través de sus papás, o incluso al revés. Son cosas que reconfortan de este trabajo que es muy difícil. Esa magia es única”.

Las repercusiones emocionales de la pandemia y el confinamiento también son un tema para la voz de Lucybell. “Somos un poco sensibles los artistas”, admite. Sin embargo, siente que este es un momento donde “hay que reinventarse. Tengo la suerte de tener mi estudio en casa, y estoy trabajando con bandas nuevas, produciéndolas, y con algunos proyectos personales también”. Una agenda de trabajo que, además, incluye lives en las redes sociales de la banda. “Estamos encerrados, pero de alguna forma los músicos nos hemos acercado más a la gente. Hemos visto sus casas, su vida, y eso tiene algo mágico”.

En esos planes también se incorpora lo más casero y familiar, como “jugar con mi hijo, pasar harto tiempo en familia y tratar de disfrutarlo. Hace años que no pasaba tanto tiempo en casa, y hay que aprovecharlo de la mejor manera”, dice Valenzuela desde la calurosa primavera de Idaho, donde las temperaturas alcanzan los 38 grados. “Vivo al lado de un cerro y a veces aparecen animales extraños, venados, coyotes, águilas, y eso hace que la vida se transforme”.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto