Conciertos y festivales

Orquesta Clásica del Maule se reencontró con su público en aniversario del Teatro Regional

La agrupación volvió a la presencialidad, junto a su director titular, Francisco Rettig, presentando un exitoso concierto con obras de Silvestre Revueltas y Ernest Bloch.

@Eduardo Arenas
Por Álvaro Gallegos
Lunes 27 de Sep, 2021 - 21:48
Compartir

Cuando ya la larga tormenta del Covid parece por fin amainar, y la actividad de las artes escénicas comienza a reactivarse, llegó el esperado tiempo para que las orquestas pudiesen volver a sentir el contacto directo con las audiencias. En Santiago, la Filarmónica en el Teatro Municipal y la Sinfónica Nacional de Chile en su teatro de Plaza Italia ya están realizando sus primeros conciertos, mientras que en regiones, Temuco, Antofagasta y Copiapó han hecho lo propio.

El pasado viernes 24 de septiembre fue el turno de la Orquesta Clásica del Maule (OCM), cuerpo artístico del magnífico y bien equipado Teatro Regional del Maule, que aprovechó hacer coincidir el retorno de la agrupación presencial con el concierto celebratorio de los dieciséis años de existencia del recinto. Tan solo dos semanas antes, el teatro había presentado una gala lírica en torno a los pueblos originarios, con la participación de destacados cantantes chilenos.

Desde su creación, esta orquesta ha estado al mando de una de las batutas nacionales de mayor reconocimiento de nuestro país, el maestro Francisco Rettig, quien por supuesto dirigió un concierto que resultó potente, tan sólido que es como si el año y medio transcurrido desde la última actuación previa a la pandemia no hubiese existido nunca.

Orquesta Clásica del Maule

Francisco Rettig y Orquesta Clásica del Maule

Es cierto que la orquesta ha estado muy activa desde entonces, con conciertos grabados previamente y todo lo que ha permitido la actividad online. A eso sumémosle que el período transcurrido ha conllevado también espacios para la reflexión, tanto para músicos como públicos, por lo que escuchar una orquesta en vivo nuevamente es como volver a contemplar la música desde una mayor sabiduría emocional.

El evento contempló dos piezas. Primero, el “Homenaje a Federico García Lorca” de Silvestre Revueltas, una reacción directa a la muerte del poeta en pleno 1936, que no se queda en un mero lamento, sino que es una música llena de ricos contrastes en sus diez minutos de duración. Es intensa, áspera, denotando el lado más revolucionario del extraordinario compositor mexicano. Rettig y los músicos talquinos ofrecieron una versión visceral, pujante, resonando con fuerza en la magnífica acústica del teatro.

Para la segunda parte, la pura sección de cuerdas de la orquesta y la pianista invitada Cristina Naranjo, interpretaron el Concerto Grosso No.1 de Ernest Bloch. Este compositor suizo es recordado principalmente por un puñado de piezas, además de su labor como maestro de otros compositores, pero esta obra es como un recóndito diamante al cual Rettig sacó el más reluciente brillo a través de una dirección más que persuasiva. Notables el solo de cello del solista Alan Comicheo, el impacto emotivo del movimiento lento, y la exquisita fuga con que concluyó la obra, detonando sendos aplausos por parte del público que completó el aforo permitido.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto