Series y películas

José Ignacio Valenzuela y ¿Quién mató a Sara?: “Habla de esa impunidad con la que se mueven los villanos de hoy”

En conversación con ADN.cl, el primer autor chileno tras una serie original de Netflix revela cómo el país lo inspiró y por qué, al mismo tiempo, no se ven sus creaciones en la TV local: “Me dejan fuera inmediatamente”.

Instagram José Ignacio Valenzuela
Por ADN.CL
Martes 23 de Mar, 2021 - 11:29
Actualizada el Martes 23 de Mar, 2021 - 11:30
Compartir

Han habido actores, directores, técnicos, productos previamente estrenados y grandes artistas locales al servicio de Netflix, el gigante del streaming. Pero nunca la historia de un chileno había llegado a ser parte de lo más selecto de la plataforma: sus series originales. Eso lo logró José Ignacio “Chascas” Valenzuela con ¿Quién mató a Sara?, que llegará de una manera inédita para una serie en español: doblada a ocho idiomas y con estreno simultáneo, este 24 de marzo, en los 190 países donde tienen acceso.

La ficción, que sigue la búsqueda de justicia de un hombre injustamente encarcelado por 18 años, fue una forma que tuvo el autor de explorar la maldad de estos tiempos. “Tiene que ver con los nuevos villanos que estamos viendo hoy en día, muy encarnados en César Lazcano (interpretado por Ginés García Millán): villanos multimillonarios, para los cuales no hay cárcel, no hay condenas. A lo más hay perdonazos o llamadas de atención”, reveló en conversación con ADN.cl. 

“Estos villanos son también muy seductores, forman parte de la vida social, de las páginas de los diarios. Son estos villanos encantadores que invitan a la tele, a programas políticos y, por lo tanto, la serie habla un poco de eso, de esa impunidad con la que se mueven los nuevos villanos hoy en día”, agregó, dando cuenta de elementos con los que podrá reflejarse la audiencia en todo el mundo y que tienen un origen común: su propia visión de Chile que tiene desde Estados Unidos, país al que migró hace más de una década.

Pantallazo del tráiler de ¿Quién mató a Sara? / Netflix

Pantallazo del tráiler de ¿Quién mató a Sara? / Netflix

Al respecto, Valenzuela aconseja y se sincera: “Si tú escribes para lo global, te jodiste, porque te va a quedar desabrido. Cuando escribes para todos no escribes para nadie. En mi caso, para ser lo más universal posible, tengo que mirarme el ombligo. Tengo que ponerme lo más auténtico y lo más específico posible. ¿Y cuál es mi especificidad y mi autenticidad? Chile. No puedo evitarlo”. 

¿La receta? Series estadounidenses y melodrama latinoamericano

De esta manera, ¿Quién mató a Sara? “es una serie que sucede en México, donde hay un patriarca que es español que emigró hace muchos años. Los personajes se mueven por el mundo permanentemente. Pero, de alguna manera, yo estoy seguro que todo el mundo, y cuando digo todo el mundo me refiero a los 190 países en los cuales va a ser lanzada, se va a sentir identificado con la impunidad, con la injusticia, con hacer pagar a otros por los crímenes que tú cometiste. Y de eso, evidentemente, podemos encontrar ejemplos en Chile por cientos”, relató el “Chascas”. 

“A un pobre vendedor de CD lo metieron preso y murió calcinado en una cárcel. Y unos ejecutivos que se desbancaron millones de dólares los mandaron a clases de ética. Eso es una inspiración de ¿Quién Mató a Sara?. Lo que pasa es que está contado el núcleo, no el hecho en sí mismo. Está ahí, rondando, y frente a eso se van a sentir identificados en Italia, en Francia, en Medio Oriente, en Australia, porque eso se vive en el mundo entero. Es parte de estos nuevos villanos a lo que nos estamos enfrentando”, añadió.

Cuando la idea es parte del inconsciente colectivo, la forma de contar se vuelve clave. Y en Valenzuela, demandó dos años de escritura más varios años de preparación y la conciencia de su ventaja de venir de esta parte del mundo. “Los huesos de ¿Quién mató a Sara? son absolutamente estadounidenses, es un esqueleto clásico reconocible, con el que hemos crecido todos viendo series. Pero, por otro lado, yo tomé este componente tan latinoamericano que es el melodrama: la lucha del bien y el mal, la exacerbación de las pasiones, la confrontación evidente. Todo eso fue la piel con la cual yo revestí este esqueleto anglosajón”, contó el creador de la ficción a modo de “receta”.

Es una mezcla que además, de alguna manera, le da por fin un sentido a mi vida: Yo soy latinoamericano, sigo escribiendo para ese mercado, pero vivo en Estados Unidos hace muchísimos años y cada vez más hago esta suerte de crossover. Creo que si hay algo que yo puedo aportar en este momento a esa búsqueda que está teniendo el mercado anglo es precisamente la combinación de estos dos mundos. De alguna manera, chasconear lo clásico a mí se me hace súper sabroso”, reflexionó.

Pantallazo del tráiler de ¿Quién mató a Sara? / Netflix

Pantallazo del tráiler de ¿Quién mató a Sara? / Netflix

Historias del “Chascas” en Chile: “Creo que me olvidaron un poco en la industria”

Mientras muchos critican a través de redes sociales la calidad de la ficción local, al “Chascas” lo llena de orgullo, aunque se siente “olvidado” por los canales y productoras locales.

“Creo que hay productos chilenos, sobre todo a nivel de libretos, que son superlativos. He estado viendo clips de Demente, la nueva telenovela de Mega, y me pareció sublime, espectacular, tanto a nivel de contenido como de hechura. Pero es cierto que en Chile en este momento no hay una administración en pantalla que le dé el respeto que esos productos debieran tener: cortan las telenovelas, las sacan, las ponen, las cambian de horario. Eso no sería un problema si los capítulos fueran escritos para esos tiempos, pero no. Te piden que escribas capítulos más largos, después los cortan donde quieren. Esa parte, creo yo, ensucia mucho el proceso audiovisual”, reflexionó. 

Al mismo tiempo, comparte por qué cree que nada de su autoría, desde la exitosa Dama y Obrero, de 2012, se puede ver en las pantallas locales. “Tengo la sensación de que me convertí en un viejito gruñón para la industria chilena, en el sentido de que no quiero trabajar y esforzarme como me esfuerzo yo para que me corten los capítulos o para que no la den. Me resisto a eso. A lo mejor me va a caer el escupo de vuelta y voy a terminar haciéndolo, no lo sé, yo nunca digo nunca. Pero los poquitos acercamientos que he tenido con la industria chilena, que tampoco han sido muchos… yo creo que me olvidaron un poco en Chile en ese aspecto. Cuando hablo de esto, pues me dejan fuera inmediatamente”, reconoce. 

¿Qué viene después de ¿Quién Mató a Sara? para “Chascas” Valenzuela? Definitivamente, un cambio en la forma de afrontar su trabajo. “Cuando esté en mi lecho de muerte, para ponerme bien melodramático, bien de telenovela, y mire para atrás, voy a pensar en Amor a Domicilio y voy a pensar en ¿Quién Mató a Sara?, porque sé que las dos cambiaron mi vida de alguna manera”, y explica que su creación para Netflix “me enseñó a escribir de una manera distinta, me enseñó a pensar historias de una manera distinta. Me enseñó a subir la vara en los procesos creativos y en los procesos de producción de una manera distinta”, guiándolo hacia un nuevo horizonte profesional, además de la escritura de guiones y de literatura: la producción ejecutiva.

“De pronto también me dan ganas de ser productor ejecutivo, en el futuro, de historias ajenas. De, a lo mejor, buscar un buen libro, no mío, de otra persona, y, a lo mejor, transitar ese proceso de adaptación y ser productor ejecutivo de ese proyecto“, puntualizó.

Revisa aquí el tráiler de la serie que se estrenará este miércoles 24 de marzo:

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto