Panoramas

Natalia Valdebenito y César Muñoz presentan “Crimen”, show de improvisación con grandes invitados

Claudia Di Girolamo, Héctor Morales y Paly García estarán en el Teatro San Ginés poniendo a prueba sus capacidades de improvisación junto a los dos comediantes.

0:00 / 0:00
Por Ciudadano ADN
Martes 07 de Ene, 2020 - 13:07

Este miércoles 8 de enero, Natalia Valdebenito y César Muñoz -junto a un invitado especial en cada función- estrenan “Crimen”, un show de improvisación que estará en cartelera del Teatro San Ginés hasta el 29 de enero.

“El crimen es la improvisación”, explicó Valdebenito en entrevista con Ciudadano ADN, contando que el show invita a improvisar a actores y actrices que no tienen en su registro normal este tipo de ejercicios, como Claudia Di Girolamo, Paly García, Josefina Fiebelkorn, Héctor Morales, Francisco Pérez-Bannen y Francisco Gormaz.

La improvisación “es una técnica que todo el mundo puede aprender. Es un juego de volver a lo básico, como cuando uno era niño”, explicó César Muñoz, conductor de Súbela Radio, y hace 3 años a cargo del programa “¿Y qué pasó?” en Vía X, donde asegura que “nos ve más hetero que cola”.

Natalia Valdebenito ha estado presente en diversas actuaciones durante el estallido social, y a partir de eso reflexiona que “ha sido difícil actuar con el corazón roto”. “Me cuesta empezar, me da mucha pena, y me he emocionado en el escenario, que antes no me pasaba ni por si acaso”, confesó.

La comediante contó que el estallido social “no me pilló con show en cartelera ni con giras, me pilló escribiendo y observando. Y me estaba preguntando ¿para quién era esto? ¿para las mujeres? Era mi percepción”. Ahora, reconoce que “me siento en mi salsa, este es el Chile que yo quería”, comprometida con su rol de “hacer reír y dar esperanza cuando estoy sintiendo lo mismo que tú, el corazón roto por las violaciones a los derechos humanos”. Lo suyo, agregó, “es una forma de decirnos a todos ‘hey, despierta, escribamos de lo que queremos escuchar, hagamos reflexión social'”.

Uno de sus momentos profesionales más importantes en estas semanas fue su presentación, junto a Ana Tijoux, en el Año Nuevo en la Plaza de la Dignidad. Una idea que “salió de nuestros productores y nosotros nos sumamos, en un escenario improvisado en la casa de una persona, que era un techo, muy peligroso. Una cosa muy rara pero muy pedestre, que nadie crea que hay una organización detrás”, contó.

En ese momento, recuerda que sintió “miedo primero, ¿por qué me van a querer?”, pero se dio cuenta que “existe un nuevo respeto al público, después que en muchos momentos se pasaron por cualquier parte la inteligencia del público y les dieron mugre: mugre de música, mugre de obras de teatro, y la gente se resiente. Y cuando ve alguien honesto también lo percibe”.

Natalia y César fueron compañeros de colegio, y están cumpliendo 10 años trabajando juntos. “Siento una admiración profunda, es un referente, una actriz que admiro”, dijo César de su compañera. “Siempre encuentro más secas a las actrices que a los actores”, agregó quien reconoce haber sufrido discriminación “muchas veces, en trabajos, y en mi propia familia, por eso me planto como me planto. Yo no soy un hombre tan masculino, exacerbo mi femineidad para mostrarle al mundo que habemos hombres más femeninos y está todo bien, no pasa nada. No por ser gay me van a gustar todos los hombres o voy a ver a un hetero en una disco y le voy a agarrar el poto”.

Una lucha que también mueve a Natalia, quien no disimula su admiración por Las Tesis y el movimiento que lograron. “Estoy muy contenta de lo que pasó con ellas. Hice desde mi lugar algo desde algunos años. No es que tomen la posta porque necesitamos todas las voces de todos lados, pero agradezco es el refill que nos dieron”, dijo, agregando que “es difícil de entender porque las cabras son bien académicas, pero tiene que ver con el contexto. Yo hablé de feminismo el 2016 en el Festival (de Viña) y era hablar en cetáceo, la gente no nos comprendía. Ahora somos más valientes y nos atrevemos a hacer Las Tesis”.

La comediante también tuvo críticas para la gestión de la ministra de la Mujer, Isabel Plá, cuya gestión siente “insuficiente, muy cuadrada con la misión del gobierno, y le ha faltado humanidad. Siendo mujer le daba el beneficio de la duda, porque una siempre por ser mujer le da la oportunidad, y lo ha hecho pésimo”. De la diputada Marcela Sabat, una de las impulsoras de la paridad de género en el proceso constituyente, dice que le agradece, pero “con su deber nomás cumple”.

A la hora de repasar su paso por el Festival de Viña, Natalia hace énfasis en que “es un lugar que merece el trabajo de uno, uno no puede ir y decir ‘voy’ como cualquier cosa. El humor es súper honesto, percibe el miedo, la poca preparación, la poca seguridad en la rutina”. Por eso, también recordó el fracaso de su colega Jani Dueñas. “Es muy lamentable por ella, si uno se pone en su lugar de verdad se te paran los pelos, pero cuando ella habla de lo poco que se preparó, ahí entiendo todo”.

Y ahora, que en la versión 2020 están anunciados en el humor nombres como Ernesto Belloni, ambos comediantes tuvieron palabras para él. “Yo lo entrevisté en la radio, y hay ene cosas que uno no tiene idea de él, como que estuvo mucho tiempo trabajando con personas con VIH en dictadura. Uno cree que no está cerca de la diversidad pero está cerca”, dijo César Muñoz. Por su parte, Natalia Valdebenito aclaró que “no es lo mismo ser humorista que comediante, y Che Copete es comediante. Lo mismo Javiera Contador, aunque no he visto su rutina. Es un manejo de escenario, de ritmo, te comunicas con la gente, no le temes a la gente, ni estás pensando en tu texto”.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto