Noticias

Rodrigo Jordán es parte de la campaña #HagamosSalud: “Que se acabe la cuarentena, no es que se acabe el virus”

Rodrigo Jordan, de la red Nuevo Pacto Social, conversó con Ciudadano ADN sobre esta campaña que busca mitigar los contagios durante el desconfinamiento, apelando a la responsabilidad individual, pero también a un sentido de comunidad.

Por Ciudadano ADN
Viernes 04 de Sep, 2020 - 21:13

La campaña #HagamosSalud busca invitar a la sociedad a ser parte de un movimiento de cuidado colectivo, donde la empatía y la preocupación por el otro es fundamental, con el fin de disminuir el nivel de contagios durante el desconfinamiento.

La iniciativa es parte del Nuevo Pacto Social impulsado por una serie de organizaciones y líderes de la sociedad civil, entre ellos Rodrigo Jordan, quien conversó con Ciudadano ADN. “Es un trabajo tremendamente colaborativo, y todos participamos gratis: la agencia de publicidad, los medios y nosotros”, expresó.

Fue ese grupo de creativos el que detectó la importancia de tener “voces autorizadas, y esas voces no somos los rostros, sino la gente que está realmente en esto”. Por eso, la campaña está protagonizada por figuras como la enfermera Isidora Quiroz, la vecina de Conchalí Jessica Aguilar -que lleva meses entregando alimentos a quienes lo necesitan-, o el barbero Reinier Castillo. “Ellos llaman a hacer salud en serio, porque si no nos cuidamos, puede ser que vengan los rebrotes”. El concepto de la campaña se resume en un solo mensaje: “porque se acabe la cuarentena, no es que se acabe el virus”.

Jordan recordó que “no hay autoridad posible para tener a la gente resguardada, aunque pongas todos los Carabineros en la calle. La cosa es un cuidado de nosotros”. Por eso, la campaña es de carácter eminentemente ciudadano, sin Gobierno ni empresas. “Es de la ciudadanía para la ciudadanía”, recordó Jordan. “No tiene que ver con los gobiernos, porque muchas veces los gobiernos regionales dan medidas contradictorias”.

La campaña es “cuidadosa”, entendiendo que “hay personas que se gana la vida saliendo a trabajar durante el día, como feriantes y comerciantes. No es un ‘quédate en tu casa’. Pero, por favor, que lo hagan con mucho cuidado y lo estrictamente necesario. La normalidad no va a volver hasta que no tengamos una vacuna. La única forma de evitar un rebrote y que volvamos para atrás -porque el paso a paso también pueden ser pasos para atrás- es que la gente se cuide”.

Leer también
Imagen post
Nacional

Minsal informó 1.965 nuevos casos y hay un total de 418.469 contagiados con Covid-19 en Chile

Imagen post
Ciencia

Vacuna rusa contra el Covid-19 obtuvo resultados positivos en su primer ensayo en humanos

Imagen post
Nacional

Eduardo Engel de ICovid Chile: “Desgraciadamente el mundo de la pandemia no es un mundo de certezas, sino de probabilidades”

Uno de los ejemplos más claros de este problema es la pieza audiovisual protagonizada por el barbero Rainier Castillo, quien instaló una pequeña barbería en su casa, pero la gente no puede ir. Sin embargo, está intentando tomar todos los resguardos del caso, “porque si no no puede darle de comer a sus hijos. Es un equilibrio muy delicado”.

A Isidora Quiroz, en tanto, “se le ve muy desgastada, tras meses trabajando en la primera línea de la salud”. Jordan recordó que “a todos nos gustaría irnos a tomar algo a un bar, pero hagámoslo en serio. Vamos a tener que guardarnos nomás, la cerveza va a ser más adelante”. El rebrote no solo tendrá consecuencias en la salud, sino sociales. “La gente va a tener que volver a cerrar, se van a volver a perder trabajos. El desempleo es brutal en Chile”, enfatizó Jordan.

Las organizaciones de la sociedad civil, recordó el activista, recibieron 20 millones de dólares para continuar con sus proyectos durante la pandemia. “Una sociedad equilibrada es la que tiene entre armonía entre sus estratos: el mundo de las empresas privadas grandes y chicas, y su sociedad civil”. Más allá de las masivas, como el Hogar de Cristo o la Teletón, existen 200.000 organizaciones activas, y “el Estado reconoce que solo a través de esas organizaciones se puede tener acceso a las poblaciones más remotas, donde ni el Estado ni las empresas son capaces de llegar”.

En la misma sintonía, Jordan cuestionó que necesitamos un sistema único desde los ministerios sociales para ir en ayuda de quienes más lo necesitan. “Salud o Educación trabajan como compartimentos estancos. Cuando un ciudadano tiene un problema, tiene que ir a distintas dependencias. ¿Cómo no va a ser posible que el Ministerio de Desarrollo Social  aglutine todos los servicios en una sola ventanilla?”. En ese tipo de situaciones se busca avanzar en la llamada “Mesa del nuevo trato”, dirigida por ese ministerio. “Se busca simplificar que las organizaciones de la sociedad civil puedan trabajar codo a codo con el Estado sin tanta burocracia. Y eso va a quedar, después de la pandemia”.

Otro tema que preocupa a las ONG es el inminente plebiscito constituyente del 25 de octubre. En la red Nuevo Pacto Social, aseveró Jordan, “llamamos a la participación, pero somos neutrales. No estamos ni por el apruebo ni por el rechazo. Pero como queremos que participe la gente, no queremos que haya un rebrote que dificulte la participación”, sentenció.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto