;

Inmunóloga salió a explicar sus dichos sobre vacuna Sinovac: «Mi intención no era confundir a la población, sino informar»

En conversación con ADN, la académica María Carmen Molina repasó los argumentos que entregó en una entrevista sobre por qué los adultos mayores de 60 años no deben vacunarse con esta tecnología, lo que generó controversia en el mundo académico e incluso desde la Universidad de Chile, casa de estudios en la que trabaja.

18 ENERO 2020 / ARICAEnfermera con la inyeccion   durante la vacunación de la vacuna    Pfizer-BioNTechen el Hospital Juan Noe de la ciudad de Arica .
FOTO: NICOLAS LE-BLANC / AGENCIAUNO

18 ENERO 2020 / ARICA Enfermera con la inyeccion durante la vacunación de la vacuna Pfizer-BioNTechen el Hospital Juan Noe de la ciudad de Arica . FOTO: NICOLAS LE-BLANC / AGENCIAUNO

Revisa la seccion lo ultimo

En medio del proceso de vacunación que se realiza en el país, las declaraciones acerca de la vacuna Sinovac de la inmunóloga y académica de la Universidad de Chile, María Carmen Molina, causaron controversia incluso en la misma casa de estudios.

En diálogo con el sitio Vocería Virtual, la experta afirmó que «los adultos mayores de 60 años que se vacunen con CoronaVac de Sinovac podrían quedar más susceptibles a infectarse con el virus. Autorizar su uso, por sobre la recomendación de los expertos del ISP, es no tener idea de inmunología y pone en riesgo la salud de las personas».

Además, indicó que «en algunas personas puede favorecer la enfermedad. La efectividad de Sinovac no supera el 50%, pero adicional a eso, no es tan buena la inmunidad en las personas mayores de 60. Si no activa la inmunidad, estamos de acuerdo no le hizo nada, pero si la activa parcialmente eso es un problema, porque si la persona se encuentra con el virus se va a facilitar la infección y eso no es deseable«.

A través de un comunicado, la Universidad de Chile hizo un llamado a participar del proceso de vacunación con esta tecnología, sin mencionar directamente a su académica. «Las vacunas analizadas y autorizadas por las entidades especializadas nacionales e internacionales, incluyendo la vacuna Sinovac, son seguras y han demostrado una óptima efectividad«, sostuvieron desde la entidad.

«El ministerio debería respetar la opinión de sus expertos»

Consultada por ADN sobre sus dichos, Molina —quien se encuentra en Uruguay— hizo sus descargos sobre las reacciones en torno a sus argumentos y dijo que «mi intención no era confundir a la población, sino informar«. «Quiero aclarar que soy pro vacunas. Estoy convencida que las vacunas son la solución, porque no creo en la inmunidad natural para generar la inmunidad de rebaño», sostuvo.

Agregó que «lo que yo cuestiono es el tema de esta vacuna, en el sentido que los ensayos clínicos normalmente duran entre 10 a 20 años. Esta vacuna, con el tema emergente, está durando un año. Por lo tanto, tenemos que ser muy delicados en esos ensayos clínicos«, argumentó la inmunóloga.

Acerca de la vacuna de Sinovac, la académica detalló que «el ISP, que es el organismo asesor que tiene el Gobierno, aconsejó, con los resultados a la vista, que la vacuna fuera usada hasta los 59 años«.

[dps_related_post ids=»4736376,4734188»]

En esa línea, Molina aseveró que «entre quienes ejecutan los ensayos clínicos y el ministerio toman la decisión de inoculárselo a mayores de 60 años«, algo que, a su juicio, «decidieron sin resultados» de los ensayos.

«Esta vacuna —Sinovac— tiene una eficacia de sembrado de protección contra una infección, determinada por el estudio entre vacunados y placebo, de un 50-51%. De diez que se vacunen, cinco podrían generar una buena inmunidad. Eso, para personas de hasta 59 años. Por lo tanto, en personas mayores de esa edad, el porcentaje de la eficacia, y por lo tanto en este caso sería la efectividad de la población, va a ser mucho menor», expuso.

Molina comentó que además de lo anterior está el tema de la inmunosenescencia, que es el deterioro gradual del sistema inmune producto del avance de la edad.

«Un porcentaje muy elevado de personas no se van a estar inmunizando. Otro grupo de personas van a generar un tipo de anticuerpo de muy baja afinidad que lo que hace es favorecer la infección. Ese porcentaje de personas podría aumentar, ser más infectivo y por lo tanto no es recomendable», sostuvo.

«Ahora, todos estos porcentajes para determinar si se usa o no se usa (la vacuna) deberían haberse hecho en ensayos clínicos, lo que no ocurrió. En este momento se hacen ensayos en humanos», recordó la académica.

Ya de lleno en la entrevista que generó la controversia, Molina dijo que «lo que yo cuestiono es que el ministerio debería respetar la opinión de sus expertos y si sus expertos le aconsejan que hasta que no haya ensayos clínicos confiables tomar la decisión de usar en adulto mayor, no debería pasarse por arriba de esa opinión«.

«Lo que después expliqué fue cuál podía ser el fenómeno o la explicación desde el punto de vista inmunológico de este tema», sentenció.

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen vivo

ADN Radio
En vivo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Ciudades

Elige una ciudad

Compartir

URL copiada al portapapeles

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad