Música

Quilapayún fue ovacionado tras estreno de espectáculo basado en obra de Pablo Neruda

De forma inédita, la agrupación nacional presentó ante el eufórico público del espacio “Quilicura Teatro Juan Radrigán” una adaptación musical de la Cantata Fulgor y Muerte de Joaquín Murieta, creada por el poeta chileno.

Jonatan Cabrera Torrealba – Quilapayún
Por Verónica Villalobos
Lunes 24 de Ene, 2022 - 09:08
Actualizada el Lunes 24 de Ene, 2022 - 14:28
Compartir

Fue todo un éxito. La presentación de Quilapayún en el festival  Quilicura Teatro Juan Radrigán desató la euforia de los asistentes.

El grupo sorprendió con el estreno inédito de la Cantata Fulgor y Muerte de Joaquín Murieta, originalmente creada bajo la pluma del poeta nacional, Pablo Neruda, y que para esta oportunidad contó con la lectura de los actores Francisco Melo y Mariana Muñoz.

La función, realizada en el espacio Plaza Lo Campino, comenzó a las 21 horas y dio el puntapié inicial con un emotivo homenaje propuesto por la Corporación Cultural: la lectura de una de seis cartas de vecinos del sector, quienes perdieron a algún ser querido producto de la pandemia de Covid-19.

Las luces se apagaron y las pantallas ubicadas a los costados del escenario dieron paso a las palabras escritas por Matías Córdova y dedicadas a su padre Vladimir, bajo la voz e interpretación del actor Alfredo Castro, y la dirección de Rodrigo Pérez.

“Antes de caer la noche, sigo mirando por la ventana esperando tu llegada a la vuelta del trabajo. Aún espero que me cuentes tus días, tus chistes, tus intereses. Sigo esperando nuestra conversación, donde arreglamos el mundo o donde lo echamos a perder. Sigo esperando tu cariño, de haber sabido que ese día iba a ser nuestro último abrazo, no te hubiera soltado nunca”, decía parte de la carta.

Jonatan Cabrera Torrealba - Quilapayún

Jonatan Cabrera Torrealba – Quilapayún

La cantata musicalizada por Quilapayún

Posterior a esto, los músicos de Quilapayún salieron al escenario, siendo Eduardo Carrasco quien realizó una breve introducción sobre la presentación.

“Es la primera vez que se va a presentar esta obra en público. Es un estreno absoluto, y para nosotros reviste importancia porque tenemos la experiencia de la Cantata de Santa María. Hace 51 años presentamos por primera vez esa obra, en un teatro de Santiago, y les aseguro que ese momento quedó grabado para siempre en nuestro corazón y significa que este momento también quedará grabado”, comenzó diciendo el compositor.

Asimismo, el artista realizó hincapié en que el texto trabajado es creación de Pablo Neruda, pero que la música pertenece en mayor parte a su propia invención, así como también detalló que el montaje fue un trabajo en equipo.

“La obra trata un problema que ha comenzado a ser importante en estos momentos, que es el tema de la violencia. Es un tema triste, digámoslo. Es una obra que muestra cómo una rebelión individual no tiene sentido, no tienen sentido las aventuras personales aunque sean muy generosas, muy heroicas, pero no conducen a lo que quisieran proponerse, y solo la obra colectiva, lo que pudiéramos hacer todos juntos buscando lo común, lo que tenemos en común, solo eso tiene verdadero sentido“, explicó.

Con la colaboración de David Pelayo en la percusión, Juan Ángel Muñoz en el chelo, Jorge Fortune en la Ingeniería en Sonido, los actores Mariana Muñoz y Francisco Melo en la voz, el diseñador e ilustrador Pablo de La Fuente en las imágenes, y la compositora audiovisual Gabriela Lazcano en la puesta en escena, la cantata comenzó entre la expectación de los asistentes.

“Ésta es la larga historia de un hombre resentido, natural, valeroso. Su memoria es un hacha de guerra, es tiempo de abrir el reposo, el sepulcro del claro bandido, y romper el olvido oxidado que ahora lo entierra”, narró Melo previo a que las guitarras y voces complementarias llenaran el escenario y acapararan la total atención de la audiencia.

Jonatan Cabrera Torrealba - Francisco Melo - Quilapayún

Jonatan Cabrera Torrealba – Francisco Melo – Quilapayún

Cierre emotivo y lleno de euforia

Tras casi 90 minutos de presentación, la agrupación culminó el espectáculo con una canción dedicada a la muerte del personaje literario. Y, al abandonar la tarima, el público se puso de pie, obligando a que los artistas regresaran a escena.

En ese momento, los músicos levantaron sus instrumentos y se dispusieron a deleitar a los asistentes con icónicos temas propios: La Muralla, Malembe y El pueblo unido jamás será vencido.

Con respecto a la presentación, el creador de la adaptación musical, Eduardo Carrasco, explicó en exclusiva para ADN.cl que el espectáculo fue “una prueba de fuerza, y salimos adelante, porque de inmediato recibimos la atención del público. Empezaron a aplaudir entre las canciones, eso es signo de que la cosa esta funcionando”.

Siguiendo con el proceso de creación musical del relato, Carrasco explicó que “yo tenía hecha buena parte de la música, faltaban algunas cosas, y el proceso de montaje fue una respuesta a la tontera de la pandemia, una especie de rebelión, una salvación para nosotros, un desafío, y resultó todo bien. Es una obra difícil, y exigente en todo sentido, pero todas las dificultades que se nos presentaron, las pudimos sortear”.

Por su parte, el integrante del grupo Ricardo Venegas, quien además es vecino del sector, confesó que “estamos felices, porque la gente siguió muy bien la historia, la historia de este bandido mitad leyenda, mitad mito que es Joaquín Murieta“.

Junto con lo anterior, Venegas se refirió al impacto que el arte propicia a las nuevas generaciones, destacando que “nosotros llevamos 56, 57 años de vida como Quilapayún, y nos damos cuenta que muchas de las canciones que hicimos hace años, tienen plena vigencia incluso en el día de hoy. Y esta obra, que si bien es cierto que trata de la violencia, de este bandido que le mataron la mujer, que después le cortaron la cabeza, que puede parecer una cosa muy trágica, nos hace reflexionar sobre la violencia, justificada no justificada, contra quién se rebeló, contra quién está peleando (…) entonces hay una serie de elementos buenos de analizar”.

En tanto, el músico Ismael Oddó, hijo del memorable miembro de la banda Willy Oddó, reveló que la instancia “no es un concierto común, porque tiene ese carácter teatral (…) donde la tensión de la obra no debe cortarse nunca, y eso depende de todos nosotros, de la música, del relato, de la iluminación, de las gráficas maravillosas y del conjunto de elementos que hace que esa obra sea lo que la gente descubrió“.

Sumándose a las palabras de Venegas y Carrasco, Oddó también se refirió al rol de la violencia en el mensaje del espectáculo, pues trata de la “toma de posición radical, pero que no lleva a ningún lugar si es individual, sino en la medida en la que se hace colectiva, esa radicalidad y esa necesidad de empujar hasta el final de los cambios que se necesitan para lograr algún tipo de justicia. Esta obra pega totalmente con lo que vivimos hoy día, no fuimos nosotros los que escribimos esta reflexión, es Neruda”.

Asimismo, Francisco Melo, quien colaboró con la presentación de la agrupación nacional con un sereno y potente relato, explicó que la experiencia, la cual lo tomó por sorpresa tras recibir un inesperado llamado de Eduardo Carrasco, le pareció “profundamente emocionante“.

“Aquí no solamente está Quilapayún, que ha recorrido y permanecido en el tiempo, están los hijos, está este grupo emblemático que cruza nuestra historia política y social. Está Pablo Neruda, guiándonos con su palabra“, señaló el intérprete, enfatizando en el impacto de las aristas que construyeron la potente presentación.

Con respecto a su proceso creativo ante la narración de extractos de la Cantanta Fulgor y Muerte de Joaquín Murieta, Melo agregó que “como artista me gusta involucrarme directamente con el evento en sí, con el hecho, con el llamado telefónico, con todos los recuerdos que tiene Neruda en el colegio. Con el hecho de juntarme en la casa de los Quilapayún, ahí compartir con sus familias, y el hecho de estar aquí en Quilicura, con las pruebas de sonido, la temperatura, todo eso generen un momento único. Siento que nunca había sucedido como sucedió hoy día“.

Jonatan Cabrera Torrealba - Quilapayún

Jonatan Cabrera Torrealba – Quilapayún

Jonatan Cabrera Torrealba - Quilapayún

Jonatan Cabrera Torrealba – Quilapayún

Jonatan Cabrera Torrealba - Quilapayún

Jonatan Cabrera Torrealba – Quilapayún

Quilicura y su compromiso con el arte

La alcaldesa de Quilicura, Paulina Bobadilla Navarrete, explicó en exclusiva para ADN.cl que el Festival Quilicura Teatro Juan Radrigán, iniciado el 5 de enero y que ha contado con la participación de grandes artistas, es un honor para la comuna, puesto que “la cultura es un derecho, no un privilegio, y eso es lo que estamos haciendo en este Festival, llevándolo a cada uno de los rincones de la comuna. Eso no se había hecho antes, hoy día es una realidad. ¿Qué queremos? Un acceso democrático y que no dependa asistir a un evento como éste por tu nivel socioeconómico, para nosotros es un orgullo, me siento feliz, las vecinas y vecinos están contentos”.

La autoridad realizó hincapié en el compromiso de la comuna con la cultura, potenciando “cada uno de estos proyectos” así como también escuelas municipales, y actividades gratuitas con acceso para todos los vecinos y vecinas.

Cabe destacar que, además de la líder de la alcaldía del sector, al evento asistieron otras autoridades tales como la concejala Daniela Cuevas, el concejal Gonzalo López y la presidenta de las juventudes comunistas y diputada electa por el distrito 12, Daniela Serrano, quienes también gozaron con la puesta en escena de Quilapayún y su aplaudido espectáculo.

 

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto