Música

“Letra y Música” y una selección de canciones cuyos creadores llevaban “una procesión por dentro”

A partir del noveno aniversario de la muerte de Amy Winehouse, una de las primeras figuras del siglo XXI que pasó a ser un mito, la columna musical de Ciudadano ADN revisó una serie de temas compuestos o interpretados por artistas que han sido abiertos a la hora de hablar de sus problemas emocionales.

Por Ciudadano ADN
Jueves 30 de Jul, 2020 - 19:58

Hace pocos días se cumplieron 9 años de la muerte de Amy Winehouse. Un final triste para una de las cantantes que, tras el fin de su vida a los 27 años de edad, se convirtió quizás en la primera figura mítica de la música del siglo XXI, con las contradicciones vitales que alimentaron su leyenda. A partir de esa conmemoración, en “Letra y Música”, la columna musical de Ciudadano ADN, el académico de Literatura Creativa UDP Ricardo Martínez presentó una selección de cantantes que llevan, o llevaban, una dura procesión por dentro.

El experto en cultura pop valoró la tendencia de las estrellas contemporáneas que, a diferencia de las de tiempos pasados, visibilizan sus problemas emocionales, con una conciencia del papel que juegan. “Son cosas que le pasan a todo el mundo, no solo a algunas personas, por lo tanto es algo de lo que hay que hablar y transparentarlo”, reafirmó.

Amy Winehouse, “Back to Black”:  Su estilo de cantar creó una escuela a principios de este siglo. Las estrellas de su nivel, reflexionó Martínez, no tienen muchas redes de apoyo transparentes; más bien entran en relaciones “mucho menos humanas, donde la gente trata de aprovecharse de ellas, y eso las deja en una situación de desprotección”. Esta misma canción tiene que ver con un quiebre amoroso, y en ella se encuentran elementos que luego fueron seguidos por intérpretes como Pharrell Williams, que tienen que ver “recuperar una especie de voudeville musical de los años 30 y traerlo al presente. Realmente Amy Winehouse fue una persona muy revolucionaria en su época”.

Adele, “Someone like you”: Un artículo del Wall Street Journal intentó explicar por qué esta gente hacía llorar a todo el mundo, concluyendo que una pequeña desafinación, llamada apoyatura en teoría musical, es la que emociona de inmediato. Muchas cantantes, particularmente mujeres, usan este recurso “que es como un pellizco”. La cantante británica también es muy transparente con sus situaciones de cambios de ánimo, y cómo han afectado su carrera, llegando a periodos donde no ha podido cantar por problemas con sus cuerdas vocales.

Bruce Springsteen, “Born to run”: El Jefe ha contado en varias ocasiones sus periodos oscuros, que incluso han llegado a bloquear su capacidad creativa y hacerlo desistir de recitales, algo contrastante con el poder y energía de su música, según Martínez, que tuvo la oportunidad de verlo en vivo en Amnistía 1988. “Nunca vi a alguien con ese dominio escénico. Tocaba dos acordes y todo el público quedaba absolutamente capturado”. Para el columnista, Springsteen es más reconocido por sus presentaciones en vivo que por sus discos estudio. “Él siempre ha pensado que ese es el espacio donde puede desplegar su capacidad”.

Nirvana, “Lithium”: Probablemente del llamado “club de los 27” -varios músicos, de distintas generaciones, que coincidentemente han terminado con su vida a esa edad-, Kurt Cobain sea el más reconocido de las últimas décadas. Su legado, para Martínez, fue clave en los años 90 y el desarrollo de la veta del rock.

Shakira, “Pies descalzos, sueños blancos”: Uno de los primeros temas de la colombiana, que en los años 90 “para una generación de veinteañeros fue una sensación absoluta”. Hoy, Shakira ha sabido proyectar su carrera en la medida que han ido cambiando los gustos y las generaciones. Y en el último tiempo ha hablado de sus problemas emocionales, que al igual que Adele, le han provocado incluso problemas con sus cuerdas vocales. Sin embargo, sigue creando, porque “estos artistas en que la procesión va por dentro tienen momentos de mucha explosión creativa, y otros en los que se repliegan”. Incluso, músicos clásicos como Robert Schumann, tuvieron “años donde hizo 50 obras, y otros donde hacía 2”.

J Balvin (ft. Tyga), “Loco contigo”: Un cantante que en el último tiempo ha sido muy explícito respecto de sus condiciones y situaciones particulares. Incluso, en su Instagram llegó a hacer una publicación con una frase decidora: “Todos vemos la gloria, pocos saben la historia y mucho menos las batallas internas que la mente puede hacerte”.

Luis Fonsi (ft. Demi Lovato), “Échame la culpa”: Los medios estadounidenses también se han encargado de cubrir las situaciones por las que Demi Lovato ha pasado en los últimos años. En esta canción comparte con Luis Fonsi, quien giró de balada a ritmos bailables, alcanzando su Peak con el megahit “Despacito”. “Encontró una forma de cantar que le ha dado muchos réditos en los últimos años”, comentó Martínez sobre el cantante que ya tiene un gran récord: es quien ha ganado más gaviotas en Viña del Mar, superando a muchos otros consagrados.

Nino García, “Espejismo cruel”: Una de las historias musicales mas dramáticas en Chile es la protagonizada por este artista, fallecido en 1998, y que se cuenta en detalle en “Sin razón, la herencia musical de Nino García”, libro de Alejandro Cuevas. Se trata de un artista que “por alguna razón no ha sido valorado en todo el impacto que tuvo”. Multifacético, creó desde baladas y músicas para conservatorio hasta jingles para televisión. “Se entregó por completo a la música, creando un estilo muy particular ligado a la balada española”. Elementos de este tema como los microarreglos -pequeños sonidos que aportan a la música- muestran que era un genio musical. “La suya es una obra mayor”, sostuvo Martínez. Sin embargo, García no se sintió valorado y su decisión de quitarse la vida fue una prueba de que su trayectoria y todo su esfuerzo como creador nunca fue muy respetado en Chile. “Que no se sepa tanto de él es una injusticia”. 

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto