Fútbol

A la Uruguaya: Se cumplen diez años de la dramática clasificación celeste en Sudáfrica 2010

Luego de 40 años Uruguay se volvía a meter entre los cuatro mejores del Mundo, de la manera más emocionante que se pudiese imaginar.

Por Claudio Caldera
Jueves 02 de Jul, 2020 - 22:15
Actualizada el Jueves 02 de Jul, 2020 - 22:33

Por Cristián Cavieres Armijo

Probablemente haya sido el mejor partido de Sudáfrica 2010 o por lo menos, el más emocionante. Ghana y Uruguay se midieron por los cuartos de final de aquella Copa del Mundo, el 2 de julio en el Soccer City de Johannesburgo.

Sudamérica había instalado a cuatro representantes entre los ocho mejores del certamen. Brasil ya había quedado eliminado horas antes cayendo frente a Holanda, mientras que Argentina se medía con Alemania y Paraguay ante España, al día siguiente.

Pero ese partido de la Celeste tuvo todas las emociones habidas y por haber. En el primer tiempo, fue la selección africana la que abrió la cuenta tras un potente tiro fuera del área de Sulley Muntari.

En el segundo tiempo, el equipo del Maestro Tabárez salió con otra actitud y mediante un tiro libre, apareció el mejor jugador uruguayo de esa copa, Diego Forlán. “Cachavacha” que la clava arriba en el segundo palo del arco de Kingson, golazo.

Pasaron los minutos y terminó el partido igualado uno a uno, tuvieron que ir al tiempo extra. En el suplementario, Ghana se vio más entero en lo físico, Uruguay fiel a su estilo luchando. Transcurrió el tiempo hasta que llegó quizás, el momento del Mundial.

Minuto 119 y tiro libre para los ghaneses desde la derecha. Pelota que cae en el área, Muslera que no puede manotear, le queda a Appiah quien conecta, Luis Suárez que salva en la línea, el balón se devuelve y cabecea Adiyiah, Muslera que queda a medio camino, el balón iba a entrar, solo Fucile y el propio Suárez quedaban por salvar a Uruguay. El primero se estira para atajar, pero es el delantero quien manotea y desde luego, se sanciona el penal y la expulsión del “9” celeste.

Todos saben que era el único recurso, Suárez abandona la cancha. Frente al balón Asamoah Gyan y la gran oportunidad de instalar por primera vez a una selección africana en semifinales de un mundial adulto. El ghanés quiso romperle el arco a Muslera, pero en su afán el balón da en el travesaño y se va fuera. La decepción de Ghana y la alegría charrúa, con un Luis Suárez que de villano se transformó en héroe y celebraba mientras se iba a camarines.

Partido finalizado y mediante los penales se iba a definir el clasificado. Forlán es el primero y convierte, Gyan en su revancha ahora sí anota. Mauricio Victorino, quien por esos días defendía la camiseta de Universidad de Chile aumentó para los latinos. Stephan Appiah iguala a dos.

Por esas cosas del destino, viene Andrés Scotti, defensor de Colo Colo en esa época y también convierte. Turno de Mensah quien, tras un débil remate, Fernando Muslera contiene. Posibilidad de ratificar la ventaja para Maxi Pereira, pero el “Monito” se la regaló a la galería.

Viene Adiyiah, el mismo que vio ahogado ser héroe nacional, pero Suárez le impidió el gol en el último minuto, con la posibilidad de empatar, pero otra vez el golero oriental va a su izquierda y se luce.

Hasta que llegó el momento del “Loco”. Washington Sebastián Abreu, un verdadero comodín del plantel era el encargado de sentenciar este dramático partido. Se pone frente al balón, corre y fiel a su estilo a lo “Panenka” define con clase. Sus compañeros corren a abrazarlo, la algarabía consumada y Ghana que se va de la manera más increíble, eliminada de Sudáfrica 2010.

Muchos dicen que fue como ha sido su historia, a la uruguaya, “Qué no, ni no” y no sabemos si el más destacado literato se le habría ocurrido escribir ese final. Ya ha pasado una década de esa inolvidable noche en Johannesburgo.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto