Conciertos y festivales

¿De quién fue la idea?: la verdadera historia tras el icónico collage que recibió Miguel Bosé en Viña 2018

“Cuando lo vi en cámara yo casi morí, desmayada, al lado del escenario”, contó Carla Ruz en Viudos de Viña de ADN.

Por Natalia Cáceres
Domingo 28 de Feb, 2021 - 22:40
Compartir

La Quinta Vergara y el propio Miguel Bosé no fueron los únicos que quedaron con la boca abierta la noche del 20 de febrero de 2018.

“Queremos que te lleves este regalo para que nunca te olvides de esta ciudad que tanto te quiere“, le decía la alcaldesa Virginia Reginato, mientras le entregaba el premio: un collage de tres kilos, realizado por Broncerías Chile, con diez fotografías del artista, una por cada vez que se había presentado sobre ese mismo escenario, en el marco de su última visita al Festival de Viña del Mar.

Y lo lograron… aunque no por las razones que esperaban: Que si parecía una cartulina de disertación para el colegio, que si daba vergüenza ajena, y, cómo no, la cara del mismo Bosé, capturada en una fotografía entre el asombro y la incertidumbre, dieron material para cientos de memes que se tomaron internet rápidamente, volviéndose un “ícono” de esa edición del Festival.

Carla Ruz, la productora general del certamen durante ese año, estuvo hablando hace unos días en el programa Viudos de Viña de ADN sobre todos los secretos tras bambalinas de los camarines de la Quinta Vergara, y contó la verdadera historia detrás del recordado collage de Miguel Bosé, indicando que fue idea del director del espectáculo, Alex Hernández.

Eso fue una solicitud de Alex, que me comenta y me dice ‘mira, vamos a entregar este premio. Me gustaría que fuera un collage de las diferentes actuaciones de Miguel Bosé en la Quinta’, y yo le digo ‘okay, vamos a diseñarlo, vamos a verlo, veamos cómo lo armamos’. Y el boceto, de hecho, por ahí lo debo tener, está con un okay y, después, se mandó a hacer. Así fue”, contó la productora.

Ruz asegura con vehemencia que, en persona, el collage no se veía igual que en cámara.

“Cuando lo vi en cámara yo casi morí, desmayada, al lado del escenario; porque yo lo vi, lo tuve en mis manos”, confesó. “De hecho el director lo visó y dijo ‘está perfecto, vamos con esto, lo vamos a instalar’, atril, todo, lo típico que uno arma todo lo que es la planta en el escenario. Y cuando lo veo en cámara me empecé como a desmayar. Y yo decía ‘Pero ¿Por qué se ven esos brillos si no son tan así?’. No mal. Y claro, un mea culpa, pero ya estaba hecho”.

Al ser consultada sobre porqué no le dieron una gaviota de platino en lugar del famoso collage, Ruz señaló que prefirieron darle otro valor a las gaviotas, optando por un premio más representativo del “monstruo”. “No se pensó en eso. Siempre se pensó en un reconocimiento más cercano a la Quinta, más cercano a la gente. Por eso en el fondo se validó tener imágenes de sus otras actuaciones”, explicó.

“Ese premio era, creo, si mal no recuerdo, creo que eran las diez veces que estaba en la Quinta Vergara. El que venía después era Chayanne, que llevaba como ocho (veces en la Quinta Vergara). Entonces, no podía ser un premio de gaviota, porque básicamente no era un premio de competencia. No era de su participación, sino, más bien, era de su trayectoria en la Quinta Vergara“, explicó la productora.

El premio, que fue ampliamente publicitado y anunciado días antes de su entrega, al final fue debut y despedida. Y la peor parte fue que el equipo de Miguel Bosé no pudo llevarse el premio, debido a sus dimensiones. “Yo creo que a estas alturas ya no debe ni existir ese premio“, finalizó Carla Ruz en Viudos de Viña.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto