;

Doctor en nutrición detalló las claves de la intolerancia a la lactosa y apuntó que “hay algunas opciones para evitar estos síntomas”

Además, el especialista hizo un llamado a seguir consumiendo leche conforme a las alternativas que nos ofrece el mercado, aludiendo a la importancia de este alimento.

Andrés Bustamante

Andrés Bustamante

15:46

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://www.adnradio.cl/embed/audio/538/1711658253001/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Revisa la seccion lo ultimo

En otro capítulo de Tu Nuevo ADN, Andrea Obaid conversó con Andrés Bustamante, doctor en nutrición y alimentos, sobre la intolerancia a la lactosa y un reciente estudio que dan cuenta del contexto a nivel nacional.

Esta problemática es la principal barrera para el consumo de leche y productos derivados. En este marco de investigación, un reciente trabajo del Comité Científico de Lácteos, en colaboración con el Consorcio Lechero, se consignó que esto podría afectar hasta un 50% de la población.

Además, se concluyó que un 48% de las mujeres dijo no consumir leche por esto motivo, mientras que fue un 36% de los hombres que apeló a esta razón.

Como primera apreciación, el invitado explicó que “la intolerancia a la lactosa son los síntomas que son causados por una mala absorción de la lactosa. La lactosa, más bien, se rompe a nivel intestinal, son dos unidades pequeñas que son la glucosa y la galactosa”.

ADN
ADN

“Cuando vemos perdiendo la capacidad de romper la lactosa a nivel intestinal, que pasa usualmente a medida que vamos envejeciendo, esta lactosa llega al colón y es fermentada por la microbiota intestinal”, detalló.

De esta manera, indicó que la sintomatología clínica, una vez que pasa esto, se da cuando se “originan gases, distensión abdominal, la gente se hincha”. Bajo la misma línea, el especialista comparó los efectos con lo ocurrido con las legumbres.

El final es parecido, porque se producen gases después de la acción microbiana a nivel del colon”, aunque especificó que la diferencia pasa porque la lactosa presenta “disacáridos, que es una molécula mucho más pequeña, no debería llegar al colon”.

Bustamante también hizo hincapié en que “hasta el año de vida somos capaces de usarla mu bien”, ejemplificando con la leche materna, aunque después “esa actividad se va perdiendo a medida que envejecemos”.

De todas formas, uno de los puntos que destacó es que “la leche es uno de los alimentos más completos nutricionalmente (...) yo recomendaría seguir tomando leche, pero hay algunas opciones para evitar estos síntomas indeseables en aquellas personas que tienen intolerancia a la lactosa”.

Análisis del estudio

Conforme al estudio realizado, el también académico de la Universidad de Chile abordó el reporte que consigna que “cerca de un 50% de la población chilena es ‘lactasa no persistente’. Esto quiere decir que cuando somos adultos tenemos muy poca actividad de la enzima que rompe la lactosa.

Asimismo, comentó que esto responde a la realidad de Hispanoamérica; “Tiene que ver con la genética, por ejemplo, en las poblaciones europeas están más acostumbrados, genéticamente se adaptaron”.

De igual forma, aclaró que esta diferencia “no tiene nada que ver con el procesamiento de la leche” y responde más bien a un tema genético, ya que se cree que “sus genes se fueron modificando para tener un gen que codifica para tener la enzima, que permite que la tengan hasta la adultez”.

Diferenciaciones en la población

Tal como indican los números, la población femenina tiene más presente esta afección en relación a los hombres. Y si bien “las mujeres tienen una intolerancia levemente mayor que los hombres, la verdad es que son bastante similares”.

Por otra parte, aparece la realidad de los niños, un apartado que resulta ser fundamental conforme al crecimiento y desarrollo de los más pequeños. En la misma línea, el doctor hizo hincapié en que “hasta el año de edad estamos muy bien adaptados para tomar leche, porque somos muy eficientes en utilizar la lactosa”.

De ahí en adelante empieza a caer la actividad de la lactasa, que es la enzima que rompe”, aludiendo incluso a los niños de 5 años que comienzan con dicha pérdida.

Aun así, Andrés Bustamante enfatiza en que eso no significa que se deba dejar de lado el consumo de leche. “Debemos tomar leche. Es un alimento nutricionalmente muy valioso”.

Ahí, frente a quienes presenten intolerancia, “el mercado ya ofrece algunas opciones, hay varios productos que son bajos en lactosa y otros que son libres de lactosa”.

Más productos

Otro aspecto a tener en cuenta es que la lactosa también está presente en otros alimentos que son derivados de la leche, los cuales también generan cierto nivel de limitaciones o dudas al momento de consumirlos.

Bustamante explicó que “hay una gama de productos lácteos súper amplias (...) cambia muchísimo el contenido de lactosa dependiendo del tipo de producto”.

La fermentación de los lácteos hace que disminuya en forma considerable el contenido de lactosa en los alimentos”, aseguró, ejemplificando con los quesos, ya que “aquellos frescos tienen más que los quesos maduros”.

Contenido patrocinado

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen vivo

ADN Radio
En vivo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Ciudades

Elige una ciudad

Compartir

URL copiada al portapapeles

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad