Tendencias y curiosidades

Japonés encontró la fórmula perfecta para hacer dinero sin mayor esfuerzo: se puso a sí mismo en arriendo

El asiático se aburrió de intentar encajar en trabajos convencionales y probó con una insólita ocupación. Hoy tiene más de tres mil ofertas.

Shoji Morimoto
Por Scarlet Stuardo
Lunes 18 de Ene, 2021 - 18:11
Actualizada el Lunes 18 de Ene, 2021 - 18:12
Compartir

Con 37 años, el japonés Shoji Morimoto replanteó su vocación encontrando una fórmula que lo ha llenado de propuestas laborales durante estos últimos días: se alquila a sí mismo “para hacer nada”.

La insólita ocupación partió cuando el nipón se promocionó como una persona que puede “comer, beber y dar comentarios simples”, pero nada más.

Esta sencilla y extraña descripción fue escrita en junio de 2018 luego que lo despidieran de su antiguo trabajo. En ese entonces, Morimoto trabajaba en una editorial y había terminado un posgrado en la Universidad de Osaka (Japón) pero no le fue fácil adaptarse y renunció: fue ahí cuando su exjefe le dijo con sarcasmo “no importa si estás aquí o no”, lo que le sembró la idea, contó al periódico japonés Mainichi Shimbun.

Shoji Morimoto

¿Hacer “nada”?

El trabajo de Shoji Morimoto, descrito por él como “alquilar a una persona que no hace nada”, consiste básicamente en acompañar a las personas. Ya sea dar paseos al lado de alguien en silencio, acompañar a personas a ir a visitar a sus parientes al hospital o ser de compañía en un reunión social con desconocidos.
Su empleo le ha sido muy rentable: al principio lo hacía gratuitamente y hoy cobra 10 mil yenes (un poco más de $70 mil). Según el citado medio japonés, ya tiene cerca de 280 mil seguidores en Twitter y ha recibido más de tres mil solicitudes para trabajar. 
Esta popularidad la obtuvo luego de aparecer en la cadena de televisión japonesa NHK, que llegó a él gracias a su tuit donde ofrecía su extraño servicio. “Iniciaré un servicio denominado ‘persona para alquilar’. Úselo en escenas donde necesita a una persona”, detalló y explicó el precio de su trabajo, al que hay que sumar comida y transporte.
Si bien no suele conversar, sí escucha: a personas que necesitan desahogarse ya sea por una situación personal o laboral, o porque quieren hablar con alguien fuera de su círculo, según el periódico. “Creo que lo mejor que uno puede hacer es permanecer a su lado”, opina.

Shoji Morimoto

Aún así, Morimoto tiene claro que es un trabajo y no “un acto de caridad”, tal como define. No le gustan los elogios, a pesar de los numerosos agradecimientos que recibe por su trabajo.

“No soy un amigo ni un conocido. Estoy libre de las cosas molestas que acompañan a las relaciones, pero puedo aliviar la sensación de soledad de las personas. Tal vez sea algo así para mí”, describió el japonés.

Finalmente, esta ocupación le ha traído a Shojiha tenido la posibilidad de viajar e ir a Disneylandia, incluso movilizarse en un helicóptero. “Nunca me aburro con este trabajo. Puedo hacer lo que nunca antes imaginé “, expresó.

Shoji Morimoto

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto