Televisión

Víctor Carrasco, guionista de clásicas teleseries de TVN: “Me parece extraño que no recibamos nada por las repeticiones”

El autor de recordadas teleseries de la era dorada de TVN como “Sucupira”, “La Fiera”, “Pampa Ilusión” y “El Señor de la Querencia” conversó con Ciudadano ADN sobre las repeticiones de ficción que inundan las parrillas de la televisión abierta; sobre su último traspié, “Río Oscuro”, y sobre su faceta de director teatral vía Zoom, con la que hoy estrena una nueva obra, “La voz humana”.

Por Ciudadano ADN
Miércoles 12 de Ago, 2020 - 23:35
Actualizada el Jueves 13 de Ago, 2020 - 17:21
Compartir

Víctor Carrasco es un histórico autor y guionista de teleseries chilenas. Entre su currículum están clásicos de la era dorada de TVN como “Estúpido Cupido”, “Sucupira”, “Oro Verde”, “La Fiera”, “Pampa Ilusión”, “El Circo de las Montini”, “Los Pincheira” y “El Señor de la Querencia”. Títulos que, a raíz de la pandemia y también de la masificación de las nuevas plataformas y hábitos de consumo, están siendo muy revisitados a través de YouTube.

Sin embargo, los creadores de estas obras no reciben ningún pago por los derechos de repetición, a diferencia de los actores y actrices, que están protegidos por la Ley 20.243, conocida como “Ley Larraín”. “Me parece extraño que los que escribimos teleseries en Chile no estemos recibiendo nada. Los canales igual lucran con lo que está en YouTube. Mucha gente las está viendo en la televisión también”, expresó Carrasco en conversación con Ciudadano ADN.

Además, el regreso de estas clásicas teleseries, muchas veces reconvertidas en fenómenos de culto, ha permitido que “se reactiven formas de hablar, dichos que se hicieron populares con esas teleseries”.

Para el guionista, “hay una deuda, literalmente, con esos derechos”. Según recordó, “en los años 90 se firmaban contratos bastante leoninos, en cuyas cláusulas se renunciaba a perpetuidad al derecho de autor. Pero al derecho de autor no se renuncia porque es inalienable. Ahí hay algo que volver a hablar, sobre todo antes que se acabe TVN, que parece que siempre está agónico. Es algo que nos corresponde a los muchos autores que hemos escrito durante 40 años las teleseries que se han hecho en este país, y que espero que se sigan haciendo”.

Las teleseries de ayer y hoy

Muchas de esas teleseries, según opinan algunos, tocan temáticas que no pasarían la “prueba de la blancura” de los tiempos actuales. Una de ellas sería “El Señor de La Querencia” (TVN, 2008), aunque Carrasco opina que “gallos como ésos siguen existiendo en todas partes, si no no estaríamos lamentando los abusos que vemos hoy en día”. El autor plantea que, en tiempos pasados, “no teníamos mucha conciencia de lo que estábamos haciendo, pero había mucha libertad de tratar temas que hoy serían más difíciles de tratar. Ayer alguien publicaba en Instagram una escena de “Pampa Ilusión” (TVN, 2001) donde una chica había sido abusada y el padre la culpaba a ella, y alguien se mandaba toda una declaración diciendo ‘no la pueden culpar a ella porque se vestía de cierta manera o tenía cierta actitud. Son cosas que hablamos y siguen vigentes”. En opinión del guionista, “hay algo muy maravilloso en las teleseries, que es poder contribuir a políticas de Estado para, por ejemplo, hablar sobre la violencia, el abuso o el femicidio”.

Carrasco está temporalmente alejado de las telenovelas, luego del traspié que significó “Río Oscuro”, teleserie de Canal 13 que en 2019 no cumplió con los resultados de rating esperados, y que terminó siendo emitida pasada la una de la mañana. “Fue una seguidilla de malas decisiones, pero hay una responsabilidad mía también. Quisimos hacer una teleserie media híbrida, un thriller en un mundo cerrado, y parece que eso no funciona”. Fue una sensación bien desagradable”, reconoce el autor. “Presencié cómo se me escapaba de las manos. Yo soy súper controlador y tengo que yo mismo controlar esa necesidad de control. Y hay cosas que uno no puede manejar 100%. También hubo decisiones propias respecto al estilo, a la forma, a ciertos temas que no fueron las más apropiadas. Tratamos de hacer un golpe a la cátedra y eso fue muy extremo, y simplemente no le interesó a la gente”.

Ahora, como autor se reconoce “bien perdido, y tengo que reconocerlo”, admitiendo que este fracaso “me costó aceptarlo, y me vino un bajón después de eso. Me afectó mucho, la verdad. Un guionista argentino amigo al que le lloraba mis penas cuando veía resultados paupérrimos, me decía ‘bienvenido al mundo real, te falta fracasar más'”. Ahora, después de esta experiencia, reconoce que “si me llegara una oferta, que no me ha pasado, lo pensaría 20 veces y haría preguntas que en su momento no hice”.

Leer también
Imagen post
Televisión

Duró solo dos meses en pantalla: La teleserie Jesús seguirá con emisiones online

Imagen post
Espectáculos

Dayana Amigo y repetición de teleseries: Es muy raro verse, soy muy dura conmigo

Imagen post
Tendencias y curiosidades

Carolina Arregui por el reestreno de Brujas: “Tengo solo buenos recuerdos de esta teleserie”

También tiene su diagnóstico de las teleseries actuales: “Por ahora las cosas se siguen haciendo muy bien, pero un poco a la vieja usanza, por decirlo de alguna forma. Es bueno pegarse un refresh, no necesariamente tratando de dar un golpe a la cátedra, que es lo que, siendo muy autocrítico, yo traté de hacer”. Para el autor, un camino posible para el género pasa por retratar la realidad tal como es. “Yo trataría de ir a buscar lo que está pasando en la calle, las preocupaciones de la gente común y corriente, sin edulcorar ni poner anestésicos. Pero cuando propones cosas así, te dicen ‘no, esto no le va a importar a nadie'”.

Consultado respecto a una eventual incursión en las producciones para el streaming, tal como lo han hecho colegas suyos como José Ignacio “Chascas” Valenzuela, Carrasco confiesa que “me interesa porque estoy muy obsesionado con lo que está pasando en el mundo del teatro, y también hay una recepción de la gente. Ahora, yo no soy muy buen relacionador público de mí mismo, me cuesta acercarme a la gente y voy a tener que aprender a hacer eso”. Ahora, tiene un proyecto con la actriz trans chilena radicada en Londres, Talisa García, pero aún está en ciernes. “Hay que tener paciencia, por ahí ando”.

Como entendido en el género, a la hora de escoger sus teleseries favoritas, Carrasco menciona  la brasileña “Todo Vale” “que me parece magistral”, y entre las suyas está “entre La Fiera y Pampa Ilusión”. También se declara “muy admirador” de la obra de Pablo Illanes, destacando “¿Dónde está Elisa?”, hoy repuesta a través de TVN, y “Fuera de Control”, que en 1999 compitió con “La Fiera”, de su autoría. “Es fantástica”, expresó.

Hacer teatro a través de Zoom

Luego de su experiencia con “Mentes salvajes”, exitoso montaje que Carrasco recientemente estrenó online con la actuación de Héctor Noguera, Paulina Urrutia, Francisca Gavilán, Natalia Valdebenito y Gabriel Cañas, hoy se apresta para su segundo proyecto en el mismo formato.

“La voz humana”, es una “obra preciosa de la dramaturgia universal”, escrita por el francés Jean Cocteau para Edith Piaf, “aunque nunca se atrevió a hacerla”. Amparo Noguera y Francisco Pérez Bannen serán los intérpretes de la versión a cargo de Carrasco, a quien el teatro a través de las plataformas “me parece sumamente interesante”. “Es una conversación telefónica, básicamente, y la vamos a llevar a Zoom. Está tan bien articulada que se puede llevar a una situación tan habitual para todos en este minuto como Zoom”.

Se trata de “una revisión muy desgarradora del fin de una relación”. Cuenta Carrasco: “Cuando uno se separa es muy interesante, y la obra plantea ese quiebre y la dificultad de enfrentarlo, con pasadas de cuenta y conversaciones finales muy dolorosas. Es algo muy universal y muy actual”.

Las funciones parten el próximo jueves 20 de agosto y se llevarán a cabo hasta el 13 de septiembre, los jueves, viernes y sábado a las 19:30 hrs. a través del sitio web de Matucana 100, jueves viernes y sábado a las 19:30 hrs. La duración es de tan solo 35 minutos. “Puede ser un poco agotador cuando es más largo, y el texto dura eso. Es una obra muy intensa pero muy agradable de ver y de sumergirse en esa intensidad”.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto