Televisión

Katherine Salosny se enfrenta a la cesantía durante la pandemia: “He tenido que echar mano a mis ahorros, a mi seguro de cesantía y a mi 10% también”

La animadora conversó con Ciudadano ADN sobre su situación actual, con su programa en Telecanal congelado y su restaurante de Tunquén cerrado, pero con diversos proyectos (“uno se pone creativa en el encierro”, dijo) y muy pendiente de su rol como madrina de dos jóvenes a través de World Vision.

Por Ciudadano ADN
Viernes 07 de Ago, 2020 - 15:35

“Alimentando corazones” es la campaña que coincide con los 40 años de World Vision, y que promueve la crianza basada en la ternura. Una de sus colaboradoras es Katherine Salosny, quien conversó con Ciudadano ADN.

“La Catalina va a cumplir 14 años, y yo la tomé cuando tenía 6 meses. El Diego ya está en proceso de egreso, a los 18-19 años, pero se postergó por el tema de la pandemia”, contó en Ciudadano ADN la animadora, que lleva años colaborando con la institución y se mantiene en contacto con sus dos ahijados. “No es que sean niños huérfanos”, puntualiza, “sino que entra toda la familia y se fomenta la crianza con ternura. Uno está presente en cumpleaños, aniversarios, a veces con videollamadas. Se trata de sacar a una familia entera del círculo de la pobreza y de falta de oportunidades”.

Frente a la pandemia y a la eventual renovación que produciría en la sociedad, para valorar lo esencial, Katherine se reconoce “un poco pesimista”. Para ella, “el aprendizaje viene con las nuevas generaciones y los cambios se van a ver en 20 o 30 años más. Cuando se abren los malos, y hemos visto esas imágenes, no hay una intención de cambio, y vamos a volver al consumismo. Espero estar profundamente equivocada, pero eso es lo que siento”, expresó, reconociendo que la crisis la llevó a preguntarse “dónde quiero estar y cómo quiero vivir, descubriendo que hay que darle una vuelta a la palabra austeridad. Ya el hecho de entrar a un mall como que me violenta un poco”.

“Hoy no nos podemos abrazar, pero por Dios que anhelamos esa cosa afectiva”, reconoció la animadora, valorando la ayuda que ha surgido entre ciudadanos ante la falta de recursos, levantando acciones como ollas comunes. “Con todos mis vecinos nos hemos estado ayudando, con pequeños o grandes gestos. Esa es la parte positiva”, rescató.

Producto de la pandemia, Katherine no solo suspendió su programa en Telecanal (“aunque pretendemos volver pronto”, adelantó), sino que tuvo que cerrar el restaurante que había abierto en Tunquén. “Ha sido un proceso muy doloroso. Nos estaba yendo muy bien. He tenido que echar mano a mis ahorros, a mi seguro de cesantía y a mi 10% también”, contó. El teatro, donde hasta hace algunos meses era parte de la obra “Greta”, también está congelado. “Hay un pesimismo instalado. Va a costar llenar las salas, y que haya 15 personas no es ganancia para nadie”.

Leer también
Imagen post
Televisión

Katherine Salosny y polémica de José Miguel Viñuela en “Mucho Gusto”: “Se da por una ansiedad de querer estar”

Imagen post
Televisión

Kathy Salosny y la falta de sintonía entre la TV y la gente: “Es una televisión que te atonta un poco”

Imagen post
Espectáculos

Kathy Salosny contó que Jordi Castell tuvo affaire con importante cantante mexicano: Él lo confirmó

Sin embargo, asegura, proyectos no le faltan. “Uno se pone creativa en el encierro, y me he juntado con equipos muy potentes”, dice. Para la animadora, se trata de un momento de crisis del cual saldrán oportunidades. “Hay cambios en los medios de comunicación, y en la forma de hacer televisión. Es interesante lo que está pasando, y me gusta mucho”. Uno de sus proyectos es, nuevamente, para Telecanal: un espacio de entrevistas a creadores de Pymes en el contexto de la pandemia, para el que ya está trabajando. “Me he visto muy sorprendida de cómo los chilenos y chilenas desde la resiliencia se han puesto creativos”, contó.

La animadora, a propósito de distintas polémicas protagonizadas por tradicionales espacios de una televisión cuya audiencia va en baja, reconoce que “está complicado el espacio para la televisión abierta, y la gente los ha castigado mucho. Son empresas privadas que compiten, pero ves los matinales y están todos haciendo lo mismo”. Por eso, asegura, se siente cómoda con las nuevas plataformas de Internet. “Ahí tienes tu propia línea editorial y, como la gente entra al living de tu casa, hay una intimidad y honestidad distinta. Van a pasar cosas, tengo la sensación, y muy pronto se van a enterar”, adelanta.

A propósito de esas plataformas, Katherine también trabaja en la Fundación para la Confianza, donde cada día martes hace un live junto a especialistas y una línea abierta para comunicarse con quienes quieren dar testimonios o necesitan orientación frente a casos de violencia doméstica. “Han aumentado los casos, no así las denuncias”, expresó alarmada. “Los niños y adolescentes que están siendo abusados hoy están con su victimario. Eso es brutal. Pero mientras se alce la voz de los que están silenciados, se abre un puente”.

La animadora tampoco es indiferente ante el estado actual de un país donde la cesantía campea, y las ayudas gubernamentales son insuficientes para muchos. “Se habla de que Chile es un país pobre, pero no es así. Es un país empobrecido. Está mal distribuida la riqueza. ¿Qué es esto de que puede quebrar el país? Eso no ha sucedido en ninguna parte del mundo. En esta situación catastrófica, ¿cómo no echar mano a lo que tenemos y ayudar a la gente? Es muy humillante que la gente tenga que demostrar que es pobre y lo está pasando pésimo. La consigna es ‘no califico’. Es denigrante. Me violenta”.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto