Tecnologia y videojuegos

“Gabo”, el robot que lucha contra el coronavirus en el Hospital San Juan de Dios: “Es una experiencia nueva”

El robot surge como una iniciativa del proyecto de teleneurología del recinto de salud, encabezado por el neurólogo Mauricio Salazar, quien contó en Ciudadano ADN que “Gabo” permitirá asistir a pacientes con patologías de salud mental evitando el contacto directo con los médicos.

Por Ciudadano ADN
Jueves 23 de Jul, 2020 - 20:08
Compartir

Es “Gabo”. El nuevo integrante del hospital San Juan de Dios es un robot, parte del proyecto de teleneurología, que ingresa a los pabellones para atender a los pacientes, evitando el contacto directo entre médicos y pacientes. Por ahora, “Gabo” “está dirigido a atenciones de salud mental, pero se va a adaptar a otras, apoyando tanto a pacientes como funcionarios”, expresó en conversación con Ciudadano ADN el neurólogo Mauricio Salazar, creador del proyecto.

No es el primero en su tipo: “Pudú” ya opera hace un tiempo en el Hospital Clínico de la Universidad de Chile. De hecho, el proyecto partió con una intensivista de ese hospital, quien se dio cuenta que necesitaba fortalecer la atención en salud mental, evitando el uso excesivo de protección. “Empezamos a pensar en conjunto a dar soluciones”, contó Salazar. Así, llegaron hasta Javier Ruiz del Solar, de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile, que con su equipo creó el robot, que lleva el nombre en honor al hijo de Salazar, “que nos impulsa a hacer este trabajo para aportar un granito de arena en esta pandemia”.

Desde el punto de vista de la robótica aplicada, “Gabo” es el primer robot social que va a interactuar con pacientes en nuestro país. “Es una experiencia nueva, en Chile no hay otra similar”, de hecho, en países como China, Japón y Corea, los robots “han jugado un rol fundamental en este tiempo de pandemia”. Salazar puntualiza que la telemedicina en Chile viene desarrollándose hace bastante tiempo, pero “el coronavirus nos dio un impulso mayor”.

La acción de “Gabo” seguirá los pasos de “Pudú”, robot con el que “ya se ha hecho una prueba”. En la ocasión, “la intensivista cuenta que lo primero que le dijo la paciente fue ‘un gusto en conocerla’, porque había tenido atención a través de la mascarilla y el escudo facial. Esto es un nuevo contacto y una experiencia muy positiva. Pretendemos volver a la humanización y tener un contacto más ameno, fraterno y directo”.

Neurología y coronavirus: atención a otras patologías

Salazar recordó que entre un 50 y 60% de pacientes con coronavirus tienen “algún síntoma neurológico” durante su evolución, además de la posibilidad de otras infecciones y patologías asociadas. Los accidentes vasculares llegan con “mucho mayor gravedad” producto del virus, al igual que las neuropatías. Luego de ser dados de alta, también se repiten síntomas como la cefalea, y los trastornos psicológicos, como cuadros de ansiedad o depresión “mucho más prolongados y prominentes. Esto va a disminuir esa ola de consultas”. Además, emergencias como infartos y encefalopatías se están viendo en “grupos no habituales” como pacientes jóvenes. “Eso nos ha mostrado que hay cosas que no sabemos y hemos ido aprendiendo en este camino”, dijo Salazar sobre el virus.

Mientras las cifras muestran un descenso en los contagios y la mortalidad, Salazar observa que las urgencias “siguen estando bastante llenas, con casi todas las camas ocupadas”. Esto, posiblemente vinculado a que cerca de 300 camas normales se han reconvertido a críticas. “Al menos en el San Juan de Dios se sigue trabajando a full”, dice, aunque agregando que “estamos viendo una luz de esperanza”.

Pese a todo, hace un llamado a que eso “no nos haga sentir que le estamos ganando la batalla al coronavirus. Tenemos que tener mucho más cuidado de no cometer los mismos errores de otros países con rebrotes mucho más grandes que el primero”. Al mismo tiempo, valoró los esfuerzos de los trabajadores, muy expuestos al estrés, y para los cuales se creó una Unidad Salud Mental. “Su carga ha sido muy alta, y hay que sacarse el sombrero por ellos. Podemos hablar de muchas políticas públicas, pero los que están con los pacientes salvándole la vida son ellos”.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto