Tecnologia y videojuegos

Jóvenes crean escudos faciales con impresoras 3D para enfrentar la pandemia

Ciudadano ADN conversó con José Ignacio y Lenka, parte de un equipo de aficionados a la impresión 3D que, agrupados en internet, comenzó a fabricar escudos orientados a ayudar a los profesionales de la salud que “en los hospitales hace lo que sea para protegerse”.

Por Ciudadano ADN
Viernes 29 de May, 2020 - 20:06

José Ignacio y Lenka, un publicista y una profesora de inglés, son aficionados a la impresión 3D, y por intermedio de otro amigo, se contactaron vía Internet buscando aportar al enfrentamiento de la pandemia. En la red encontraron modelos de protectores faciales y tuvieron la idea de fabricarlos y buscar gente que los necesite. Así nació su proyecto de regalar escudos faciales para la protección de otros, fundamentalmente trabajadores de la salud, quienes pueden contactarlos a través de su Twitter.

“Son un complemento a la mascarilla, no es que no tengas que usarla en la boca”, advirtió Lenka sobre el implemento, cuya forma es “básicamente un cintillo que tiene una mica de plástico que cubre la cara por completo”.

Ambos aclararon que no se trata de un emprendimiento. “No tenemos intención de convertir esto en una empresa, ONG ni fundación, ni es iniciativa original de nosotros. Todo el mundo de makers, que son las comunidades de personas que imprimen, se está organizando hacer escudos”.

El checo Josef Prusa lanzó un código libre para imprimir, que es el que José Ignacio, Lenka y su grupo están usando. “Hicimos un grupito en Flock (plataforma online para trabajar colaborativamente) y sobre la marcha empezamos a compartir ideas, harto conocimiento técnico medio nerd, y encontramos gente que necesitaba por Twitter”, contó Lenka.

El proceso derivó en altos volúmenes de solicitudes de escudos. “Hospitales que necesitaban 100 o 200, envíos a todo Chile, a ciudades como Osorno o Viña. En total hemos entregado cerca de 600 escudos”, contó Lenka. Además, el grupo está colaborando con el Servicio de Salud Metropolitano Sur Oriente, a cargo de todos los hospitales públicos del área.

“Ha sido una experiencia muy linda”, continuó Lenka. “Nos hemos organizado de forma horizontal y descentralizada, no tenemos jefes ni nada que se le parezca, todos aportan con lo que pueden, con los materiales”.

Leer también
Imagen post
Nacional

Sename se abastecerá de insumos sanitarios gracias a donación de Unicef

Imagen post
Nacional

Ministros reciben 15 toneladas de insumos médicos y ventiladores llegados desde China

Imagen post
Nacional

Presidente de Asociación de Oficiales Penitenciarios: “No tenemos los insumos, ¿hasta cuándo va a ser el aguante?”

José Ignacio advirtió que, ahora, uno de los problemas que enfrentan, es la falta de filamento, materia prima de las impresoras 3D, y que hoy está con problemas de stock en Chile. “No sabemos la razón, suponemos que es porque el comercio internacional está estancado. Así que estamos buscando cómo podemos reabastecernos para poder seguir ayudando”.

El costo que implica la elaboración de cada escudo no está claro, aunque Lenka explicó que “hemos intentado sacar cuentas: cada escudo pesa entre 20 y 30 gramos de filamento, y un rollo de 1 kilo de filamento cuesta entre 15 y 30 mil pesos. Es harto lo que se puede sacar con un kilo de filamento”. El cálculo se vuelve inexacto ya que hay varias versiones de escudos, algunos con más filamento que otros, pero todos deben tener “la firmeza necesaria para que sea un elemento que perdure”.

Por eso, lo que más necesitan hoy es filamento. El llamado de ambos es a “cualquier persona que tenga contactos de importación, o pueda donar o vender a un precio bajo. Donaciones de dinero no pedimos, simplemente queremos hacer redes y entregar implementos a gente que lo necesita, la demanda es abrumadora y es imposible cubrirla con un grupito. Somos personas comunes y corrientes, civiles, no tenemos formación de organizarnos, lo hemos hecho en el camino”.

En el extranjero, el modelo de Prusa ya está certificado como elemento médico, lo que asegura la utilidad del modelo para hospitales. “Tenemos en el grupo gente que trabaja en el Servicio de Salud y nos han dado sus opiniones valiosísimas, que les molesta la oreja, o la frente, o se empaña la mica. Vamos sacando información para mejorar”, explicó Lenka. Todo con el fin de “suplir una necesidad que el Estado no está cubriendo. En los hospitales la gente hace lo que sea para protegerse, mangas de plástico, goma eva, scotch. Es una realidad terrible y esto les puede salvar la vida. No es un accesorio de lujo, es fundamental”.

En paralelo a esta iniciativa, ambos planean seguir con la impresión como hobby, asegurando que les sirve “desde imprimir algo para la cocina, el tope de una máquina para la que no hay repuesto, hasta aplicaciones para educación o ciencia”: Según Lenka, la impresión 3D “es el futuro, cambia un paradigma de como nos planteamos las soluciones. De aquí a 20 o 30 años esto va a ser una realidad que no va a tener nada de novedad”.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto