Regional

Roberto Jacob, alcalde de La Serena: “Pensé que era broma cuando me dijeron ‘vamos a ver el aforo de las playas’”

En conversación con La Prueba de ADN, la autoridad comunal se refirió a las dificultades que podrían acarrear la llegada de turistas durante la temporada estival y criticó las medidas del Gobierno en torno a los permisos de vacaciones.

Por Natalia Cáceres
Viernes 08 de Ene, 2021 - 23:04
Compartir

Aproximadamente 40 mil personas han llegado hasta La Serena utilizando el permiso de vacaciones que estableció el Gobierno para permitir el traslado hacia otros lugares del país, en el contexto de la crisis sanitaria. Por esta razón, el alcalde de la comuna, Roberto Jacob, expresó su preocupación y sobre todo tras el retroceso de la zona a la fase 3 de Preparación.

La llegada de visitantes, si bien significa un gran aporte para la reactivación de la economía, las autoridades temen que puedan dispararse las cifras de contagios y deban volver a cuarentena. En conversación con La Prueba de ADN, el edil se refirió a cómo enfrentarán esta temporada de verano, tan diferente a las anteriores.

En tiempos normales, claro que estamos preparados para recibir a mucha más gente. Pero en estas condiciones podemos recibir gente, o más gente, siempre y cuando se mantengan las medidas sanitarias o los protocolos sanitarios que está exigiendo el servicio de salud, porque de otra manera corremos el riesgo de retroceder a fase 2 y quizás a cuarentena“, advirtió Jacob.

Agregó que “eso es lo que no queremos, porque nos costó mucho llegar a fase 4 (Apertura Inicial), y con eso, cuando hablamos de reactivación de la economía, es una posibilidad de que la gente, que durante un año entero no pudo vender, perdió plata, pudiese recuperarse y reactivarse. Y eso significa que al estar funcionando hay mayor cantidad de empleo. No se olviden que nosotros somos la región que tiene la mayor cantidad de cesantía en Chile“.

Hace algunos días el alcalde, en conjunto con otras autoridades del sector, pide al Gobierno y a las autoridades de salud que se extremen las precauciones con los turistas, para asegurar que la comuna no se verá perjudicada y podrá mantener los comercios abiertos.

“Lo que nosotros estamos solicitando y pidiéndole al Gobierno, y al servicio de salud, es que a la gente que venga les obliguen a hacerse el PCR antes de ingresar a la zona, porque de otra manera va a ser muy difícil tener el control”, señaló el alcalde.

A su juicio, es una medida que “hay que tomar sí o sí”, ya que sienten que, incluso si están realizando test rápidos en las playas del sector del Faro tres veces a la semana, no es suficiente para controlar a toda la población y temen que la situación empeore, principalmente debido a los turistas asintomáticos. 

Con respecto a la medida que están adoptando para controlar el flujo de personas en las playas durante el periodo de mayor afluencia con las “banderas rojas”, que se elevarían cuando se alcance el aforo máximo, Roberto Jacob criticó que la capacidad de fiscalización de la comuna es muy reducida, por lo que para poder realizar este tipo de control necesitarían contratar mucho más personal, sobre todo en estas fechas.

Primero tendría que tener una puerta de entrada, con un par de porteros, controlando la gente que entra en una playa que tiene de 8 a 14 kilómetros. Y una puerta de salida. O sea, es algo absolutamente inviable. La única forma de saber la cantidad de aforo es contando las personas”, cuestionó.

“Segundo, ¿los vas a sacar de la playa? ¿Los vas a echar de la playa? O vas a permitir”, continuó. “Es una medida absolutamente inviable. Pensé que era broma cuando me dijeron vamos a ver el aforo de las playas. No somos capaces de controlar el aforo de los restaurantes y en otros lugares, y vamos a ser capaz de controlar el aforo en una playa, lo encuentro absurdo. Perdónenme, creo que me dediqué mejor a ver cómo paramos la pandemia, cómo ocupamos el tiempo en otras cosas, pero no tirando cosas al voleo como a eso de las playas, lo encuentro absurdo”.

Además, Jacob señaló que incluso si tuvieran el personal para controlar todas las playas, la medida enviaría un mensaje confuso: “Las banderas rojas indican marejadas, indican un montón de cosas, y ahora le van agregar una función más, que la playa está con aforo completo según no sé quién va a contar”.

Si bien admitió que no han tenido mayores problemas en la comuna, a diferencia de lugares como Arica, donde la falta de presupuesto obligó a que se suspendiera la trazabilidad, el llamado sigue siendo a que la comunidad mantenga las medidas de autocuidado y prevención, no solo por ellos mismos, sino que también por los demás.

“El mayor cuidado es llamar a la gente a que se cuide, a la gente que respete las normas, a la gente que muchas veces los jóvenes salen a la calle, carretean y después sin ninguna responsabilidad vuelven a la casa, donde los adultos mayores se han cuidado por seis meses, y al final el contagiado y el que corre el riesgo es el adulto mayor, que se contagió sin ni siquiera salir de su casa. Entonces eso es una irresponsabilidad que deberían medir los jóvenes cuando salen a carretear”, finalizó.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto