Regional

Paciente de cannabis medicinal en Doñihue falleció tras ser procesada por la Ley 20.000

Vilda Meza tenía 43 años y una negligencia médica la dejó tetrapléjica. Sus plantas de marihuana fueron incautadas y, días antes de su muerte, había sido sobreseída.

Por Pamela De Vicenzi
Con información de Viviana Liberona
Jueves 13 de Ago, 2020 - 23:41

De un paro cardiorrespiratorio falleció Vilda Meza, una paciente de cannabis medicinal de la comuna de Doñihue, quien presentó un deterioro en su estado de salud luego de un allanamiento de su vivienda, que la llevó a ser procesada por la Ley 20.000.

La mujer utilizaba aceite medicinal luego de sufrir una negligencia médica que afectara su columna vertebral, dejándola parapléjica, con un 70% de discapacidad. Las complicaciones se presentaron en medio del proceso judicial al que fue sometida.

Esta situación la convirtió en un emblema de lucha al fallecer sin fármacos naturales, los cuales no podía fabricar a falta de marihuana ni comprar luego de la prohibición de la venta del fitofármaco Cannabiol.

Leer también
Imagen post
Internacional

Uruguay analiza una reforma legal para permitir la venta de cannabis a turistas

Imagen post
Nacional

Tribunal retiró cargos por tráfico de droga a hombre que cultivaba cannabis con fines medicinales

Imagen post
Tiempo Libre

Ana María Gazmuri y cannabis medicinal: “Duele tanta desinformación, a veces desde batas blancas”

El defensor penal público jefe de Rancagua, Leonardo Díaz, sostuvo que “como tenía esta indicación médica, nosotros como defensa pedimos el sobreseimiento definitivo de la causa, aunque no estaba ni siquiera formalizada, pero sí se le habían incautado las plantas de marihuana”.

“Con fecha 10 de agosto se hizo la audiencia en la que además declaró el médico que le había recetado el THC y el tribunal consideró que había una causal de justificación que está establecida en el inciso final del artículo 50 de la Ley 20.000. Por lo tanto, decretó el sobreseimiento definitivo de la causa”, detalló Díaz.

La directora ejecutiva de la Fundación Daya, Ana María Gazmuri, afirmó que “estamos muy tristes, muy apenados, pero también indignados. Esto no debiera ocurrir, esto es inaceptable, una vulneración de derechos. Es más, el día lunes en la audiencia se había logrado el sobreseimiento de Vilda, pero el Ministerio Público insistió en usar su plazo de cinco días para apelar, insistiendo en tratar a Vilda como si fuera una traficante“.

Agregó que “luego, después de que ella había encontrado por fin un tratamiento que la ayudara a mejorar su calidad de vida, de haber un proceso correcto, con acompañamiento médico, capacitándose de la manera correcta para cultivar sus plantas medicinales, para hacer sus preparaciones bajo los estrictos estándares de Fundación Daya, se vio víctima del Estado de Chile al ser criminalizada, allanada, sus plantas incautadas“.

Un caso emblemático que para los usuarios de cannabis medicinal piensan que no debería seguir pasando, si el Senado avanzara en la ley de cultivo seguro.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto