Podcast

Puente Social – Vigésimo quinto capítulo de la tercera temporada: La revolución del amor

Felipe Gerdtzen y Claudia Bobadilla protagonizaron el último episodio del programa, en el cual conversaron sobre la expresión de amor como influencia para el aprendizaje.

Por Verónica Villalobos
Sábado 11 de Dic, 2021 - 13:13
Actualizada el Sábado 11 de Dic, 2021 - 13:16
Compartir

Durante la mañana del sábado 11 de diciembre, se emitió el último capítulo de Puente Social, en el cual los líderes del espacio Felipe Gerdtzen y Claudia Bobadilla sobre la revolución del amor desde perspectivas comunitarias.

En esta última instancia, los conductores dialogaron sobre experiencias de amor y aprendizaje junto a grandes influyentes del mundo social: Mónica Muñoz, Dirigente social y Gestora Cultural de Peñalolén, Ximena Llamin, concejala Mapuche de Peñalolén, María Paz Epelman, Directora de noticias de Chilevisión y Milena Pantoja, fundadora de Palabras del Todo.

¿Cómo es que el amor resulta fundamental para el aprendizaje?

Desde la perspectiva y experiencia de Mónica Muñoz, “he sido una persona que desde siempre he estado conectada con el amor y los sentimientos, y de la entrega. Pero, yo creo que el amor más grande en lo personal, como mamá, me enseño mi hija. Cuando tú aprendes que lo tenías soñado como persona, como mamá no es, y tienes que ver la realidad que te está tocando, mi hija me enseñó que los sueños míos como mamá, eran unos, y la realidad de mi hija eran otros“.

Mi hija se enamoró de otra mujer, y yo, la mujer conservadora de familia grande, me di cuenta que tenía que aprender a amar a mi hija como era mi hija, y de cachetada, me topé que aprendí a amar de esta manera, ella me enseñó otra forma de amar, ella me enseñó para mi vida”.

María Paz Epelman, por su parte, explicó que su proceso de aprendizaje y amor se remonta a su infancia y a la expresión del sentimiento por parte de su madre.

Mi mamá, es la persona que para mi, que representa el amor al otro de una manera tan radial que a veces llega a ser poco funcional. Me acuerdo que una vez llegué a mi casa, como a los 8 años, y entro a la pieza de mi mamá, y solo había un colchón en el suelo, no había nada más. Una cuadra más arriba (…) había una cabaña de madera donde vivía una familia, y se había quemado. Por supuesto, mi mamá, a esa altura, ya le había regalado todos sus muebles, su cama, veladores, comida, al punto que solo dejó el colchón. Entonces, son cosas que te marcan de niño” explicó.

Desde el punto de vista de Ximena Llamin, su perspectiva de amor ligado a la colectividad y enseñanza, incluye a su tío, quien era profesor.

“Él partió super joven de este mundo, físicamente, pero hoy definitivamente yo creo que me he preguntado tantas veces, las decisiones que he tomad han sido por el ejemplo que él me dio. Él, era una cuestión impresionante, fue profesor rural, le gustaba hacer clases en los lugares más inhóspitos, más alejados y tiene hartas anécdotas, entonces cuando él llegaba a la casa, todo se transformaba en positivo, me pedía mi guitarra, tocaba, cantábamos. Muchas veces uno dice que los padres son referentes, y si, mis padres lo son, mis abuelos, pero creo que quien me marcó sobre todo en lo social y político, fue mi tío”.

Milena Pantoja explicó que su lección imborrable tiene que ver con el nacimiento de su hija

“Nosotros somos almas que estamos aprendiendo a amar. La vida entera es una gran lección de amor, y creo que uno aprende del amor por experiencias luminosas, como contaba Ximena y María Paz, pero uno también aprende mucho del amor, desde las experiencias dolorosas de la vida, y yo me sumo a Mónica, que mi experiencia máxima de amor, es haber tenido a mi hija, porque me demoré 7 años en tenerla, y estuve 7 años en una lucha que es durísima para quedar embarazada, que ahora existe y que es maravillosa y me enseñó el amor incondicional, básicamente“.

¿Viste un error en la nota? Avísanos aquí
Lo más visto